FÚTBOL - SEGUNDA B

Una parada milagrosa de Alcolea en la última jugada evita la derrota del Salmantino ante la Ponferradina

Una parada milagrosa de Alcolea en la última jugada evita la derrota del Salmantino ante la Ponferradina

El meta se fue coreado por el público tras su intervención. El choque fue muy disputado y los dos equipos tuvieron la posesión en fases del duelo

El Salmantino empató a cero en el estadio Helmántico ante la Ponferradina en un choque sin goles pero con alternativas en el marcador. Pero con un nombre propio: el de Pablo Alcolea. El meta local evitó con una milagrosa intervención ante David Grande la victoria visitante en el último segundo.

El técnico local José Miguel Campos apostó de inicio por Armando en el centro de la zaga junto con Antonis. Arriba, Moussa era la referencia para Sergio Molina, Amaro, Manu Molina, Fer Ruiz y Pablo González.

Pero el mayor poder del Salmantino reside en sus laterales. Largos, profundos, con buen centro y recorrido. Así comenzó generando peligro el equipo charro.

Sin embargo, los visitantes se sacudieron el dominio inicial con un par de posesiones largas. Su mayor peligro llegaba por el costado izquierdo con el veloz Dani Gómez.

La primera ocasión del envite la tuvo el Salmantino. Tras una falta mal lanzada por Pablo González, Calero disparó desde la frontal y Gian tuvo que mandar la pelota a córner.

Aunque el que tuvo la ocasión más clara de la primera mitad fue para los visitantes. Falta al segundo palo, Jon García cabecea al corazón del área y Yuri remata de tijera. Alcolea pudo sacarse el balón de encima y evitar el gol de la Ponferradina.

La segunda mitad tuvo más alternativas y más ocasiones. El Salmantino elaborando; la Ponferradina más vertical. El cambio de Owusu por Moussa dio mayor velocidad a los de José Miguel Campos pero fue Amaro quien pudo marcar a los veinte minutos de la reanudación con un disparo lejano.

En el tramo final, Manu Molina y Owusu también lo probaron. Pero el que tuvo la ocasión más clara fue David Grande. El delantero visitante remató de cabeza a un metro de la portería y Alcolea realizó un paradón. La pelota quedó muerta sobre la línea y un zaguero local pudo despejar para alivio de la grada.


Comentarios