La auténtica Virgen de la Vega vuelve a recibir el cariño de los salmantinos en la víspera de su día

La auténtica Virgen de la Vega vuelve a recibir el cariño de los salmantinos en la víspera de su día

Una gran comitiva que ha salido desde la iglesia del Arrabal a las 19 horas vuelve a llegar a la plaza de Anaya, donde se realiza la tradicional ofrenda floral, que cumple su trigésima edición

Un año más, y ya van treinta, la víspera del día de la Virgen de la Vega, 7 de septiembre, la talla origina de su imagen ha salido para encontrarse con los salmantinos y volver a recibir la tradicional ofrenda floral en la plaza de Anaya, donde llega en procesión desde la iglesia del Arrabal. De allí ha salido a las 19 horas acompañado de un gran elenco formado por la asociación organizadora, del Traje Charro, así como de tamborileros y hasta doce grupos de folklore procedentes de toda la provincia.

Estos últimos están formados por San Marcos de Doñinos, Asociación Cultural La Charrita, Grupo La Tajuela de Villares de la Reina, Asociación de Pepe Lista, Asociación de Baile Charro el Puchero de Tamames, Asociación de Mujeres Barroca, Asociación Cultural Tres Bolillo de Villamayor, Grupo Folklore Charro, Asociación de Vecinos Navega, Grupo El Majuelo, Peña El Tamboril y Peña Almirez.

Toda esta comitiva ha puesto el toque salmantino al inicio de las Ferias y Fiestas de Salamanca y recorrerá, como es habitual, el Puente Romano, Rector Esperabé, Veracruz, Libreros, Compañía, Meléndez, Corrillo, Plaza Mayor, Quintana, Rúa Mayor y plaza de Anaya, donde culmina con la ofrenda floral que, recuerdan desde la asociación, puede realizar cualquier persona, por lo que animan a todos a participar.

La Virgen de la Vega es la patrona de la ciudad de Salamanca desde 1653. Cuenta la leyenda que la Virgen ayudó a los salmantinos y los defendió del asalto de las tropas que querían invadirla en 1706 durante la Guerra de Sucesión Española. La talla de esta virgen era la titular de un monasterio salmantino situado a orillas del río Tormes, perteneciente a los canónigos regulares de San Isidoro de León. Ante la ruina de esta iglesia, fue trasladada a otra y más tarde al convento de San Esteban para poder darle culto, donde permaneció de 1842 a 1904 que es cuando se instaló definitivamente en el altar mayor de la Catedral Vieja.

La preciosa talla de estilo románico data del siglo XII y se cree llegó a Salamanca procedente de Constantinopla pero no se sabe a ciencia cierta qué derroteros tomó hasta la llegada a la capital charra. De un metro de altura, labrada en madera, su imagen está realizada según el modelo bizantino de María con el niño y este con Trono. Está forrada de piezas de cobre, oro y bronce y adornada con esmaltes y rodeada por joyas y piedras preciosas engarzadas por orfebres, que fueron donadas a esta hermosa Virgen con el paso de los años por los habitantes de Salamanca.

Comentarios
Lo más