​Un limusín vuelve a triunfar por segundo año seguido en la subasta nacional de ganado bovino de Salamaq

El campeón de la raza Charolesa volvió a quedar desierto por segundo año consecutivo
​Un limusín vuelve a triunfar por segundo año seguido en la subasta nacional de ganado bovino de Salamaq

Se superó el precio del 2017, con 7.400 euros. Además, por segunda edición consecutiva, el campeón de la raza Charolesa volvió a quedar desierto, y en la puja de dicha raza ocurrió un incidente que paró la subasta durante unos minutos

Este lunes, el recinto ferial de Salamanca albergaba uno de los momentos más esperados por los ganaderos salmantinos y de la región, ya que tenía lugar la celebración de la subasta nacional de ganado bovino. Y, al igual que el año pasado, ha sido un semental de la raza Limousin el más valorado, mientras que el campeón de la raza Charolesa ha quedado desierto, también por segunda edición consecutiva.

De hecho, fue casi al final de las vacas expuestas cuando salía el subcampeón de la raza Limusina en el Concurso de Ganado Público celebrado en Salamaq este fin de semana. De la ganadería de José Luis Bernardo, una intensa puja que provocó los aplausos y los vítores del público hacía que el semental alcanzase un valor de 7.400 euros, lo que suponía un incremento de 4.400 euros.

Por su parte, el campeón de la raza Charolesa, que partía con un precio de 8.000 euros, volvió a quedar desierto otro año más. No así el subcampeón, que era vendido por un precio de 6.000 euros, lo que supuso un incremento de 500 euros.

Una subasta que comenzó lenta con los precios de salida

La subasta empezaba con las hembras de Raza Parda de Montaña. Cuatro vacas de la ganadería de Eduardo Díez Fernández que eran vendidas por el precio de salida (1.000 euros cada res) a dos ganaderos diferentes; por su parte, 9 reses de la ganadería de José Laencuentra Prats, de mayor edad que las anteriores, eran pujadas por un mismo ganadero, que se llevaba todas ellas por 14.400 euros en total.

Tampoco suscitaron mucho interés las hembras jóvenes de la raza Retinta, siendo dos ganaderos los que se hacían con 7 de 9 vacas subastadas (protagonizando el primer ‘pique’ de la mañana) pero con un precio máximo de 1.200 euros, quedando además dos reses desiertas.

Con la raza Asturiana de los Valles comenzaban las verdaderas pujas

Fue pasado el mediodía cuando el Anillo de Exhibiciones del recinto ferial rompía en aplausos. Con el primer macho de la raza Asturiana de los Valles se producía la primera gran puja, alcanzando un semental de nombre Marce un precio de 3.850 euros, cuando su precio de salida estaba fijado en 1.600 euros.

Todas las reses de esta raza, de la ganadería Aseava, fueron muy bien valorados, siendo subastados todos por un precio superior al de arranque, con un par de ejemplares a 2.850 euros y otro a 2.650 euros.

En los machos de raza Pirenaica, sin embargo, volvía la calma. Dos fueron subastados, quedando uno de ellos desierto y el otro siendo vendido por 4.400 euros, lo que suponía un incremento de 900 euros respecto a su precio de salida. Respecto a las hembras de la misma raza, las 13 que eran subastadas fueron adquiridas por un mismo ganadero por un precio total de 22.720 euros.

Subasta de ganado Salamaq 2018 (46)

La subasta se ‘calentaba’ de cara a las reses de raza Limousin y Charolesa

La raza Avileña – Negra Ibérica tenía mayores pujas que se cifraban en números similares a los precios de salida tanto para el macho subastado (por un precio de 3.500 euros) como para las hembras de la Ganadería de Cea (todas ellas por el precio de salida a dos ganaderos salvo una, que sufría un ligero incremento).

Las hembras de reposición de dicha raza sí vivían unas pujas más activas, ya que cuatro ganaderos se disputaron y repartieron las 18 reses, llegándose a un precio de 1.350 euros por una vaca de Juan Francisco Mayo Sanchidrián, quien también vendía otras dos por 1.330 euros.

Respecto a los novillos reproductores de la raza pura Blonda de Aquitania, varias fueron las pujas que incrementaron su precio de salida, pero no excesivamente siendo, eso sí, muy repartidos, ya que sólo un ganadero se hizo con dos reses. Además, tres de estos sementales quedaban desiertos, dos de ellos los que salieron en último lugar, ya que la gente se preparaba para la raza Limousin.

Una raza Limusina valorada y una subasta de charoleses ‘accidentada’

La subasta de la raza Limusina empezaba con pujas flojas, apenas pagando el precio de salida o pequeños incrementos, que no hacían presagiar lo que estaba por venir. Y es que a falta de tres ejemplares salía el subcampeón del Concurso de Ganado Puro celebrado en Salamaq. Poco a poco fueron varios ganaderos los que interesaron por ‘Mickey’, de la ganadería de José Luis Bernardo, hasta alcanzar un precio de 7.400 euros, a la postre la res más valorada.

Por su parte, el campeón de dicho concurso era el siguiente en salir. Sin embargo, con todavía la gente comentando la anterior puja, apenas alcanzó el precio de 4.300 euros, quedando lejos de las reses más valoradas de dicha raza. Y es que el precio pagado por el subcampeón incrementó un poco las pujas de los siguientes sementales, si bien la segunda gran apuesta llegó en la antepenúltima res, cuando un ganadero pagó 7.000 euros por ‘Marino’, lo que lo convirtió en el segundo novillo más valorado de la subasta.

Así, todos los ojos estaban puestos en saber qué ocurriría con el campeón macho de la raza Charolesa, ya que en la anterior edición quedó desierto. Eso sí, tras unas primeras pujas suaves, con tres reses quedando desiertas, llegaba un incidente que obligaba a parar la subasta durante unos minutos.

El problema fue que un ganadero burgalés, con dos reses en subasta, equivocaba el orden de salida. Al principio nadie se daba cuenta, pero uno de los ganaderos que pujó y se llevó a uno de los novillos fue quien advirtió del error, explicando que él había pujado por uno de los animales que no se correspondía con el que iban a asignarles. Tras conversar con el otro hombre que se había hecho con el segundo de los sementales, ambos acordaron que cada uno se hiciese con el animal que querían en un principio, subsanando así el error y continuando las pujas.

Subasta de ganado Salamaq 2018 (77)

Los precios por los charoleses, normalmente disparados, estaban muy en la línea de toda la subasta, con pujas que se quedaban en el precio de salida o que apenas se incrementaban unos cientos de euros. Así hasta llegar al campeón, de Antonio Pascual de Pedro y que tenía un precio de salida de 8.000 euros. Sin embargo, nadie decidía apostar por él y, pasado el tiempo de puja, quedaba desierto, repitiendo lo sucedido el pasado año.

Así, el charolés más caro era subastado después, por un precio de 5.800 euros, lo que suponía un incremento de 2.700 euros, y consiguiendo ligeros aplausos de los allí presentes, que veían como dos reses eran retiradas debido a pequeñas lesiones en sus patas.

Por último, todas las hembras charolesas (cinco en total) iban a parar al mismo ganadero, que se hacía con ellas por un total de 14.200 euros, poniendo así fin a una nueva subasta.

Comentarios
Lo más