​Felipe VI pone en marcha ‘VEGA’, el láser de petavatio más potente de España que alberga la USAL

El Rey en el momento de activar el primer disparo del láser
​Felipe VI pone en marcha ‘VEGA’, el láser de petavatio más potente de España que alberga la USAL

Entre los 10 más potentes del mundo, su uso permitirá acelerar partículas hasta velocidades relativistas e indirectamente, lograr avances en diversos campos científicos, como la biomedicina

En su visita de este martes a la Universidad de Salamanca, el Rey de España, Felipe VI, fue el encargado de activar el primer disparo del láser de petavatio ‘VEGA’, que se encuentra en el Centro de Láseres Pulsados del Parque Científico del Estudio salmantino en Villamayor y que es el láser de estas características más potente de España y entre los 10 más potentes del mundo.



Uno de los científicos responsables de ‘VEGA’, José Antonio Pérez Hernández, explicó que lo realizado hoy por Su Majestad es “el colofón final” a toda una serie de pruebas que se habían realizado previamente, y que a partir de hoy el láser servirá para “potenciales aplicaciones en la aceleración de partículas” además de “las aplicaciones indirectas que conlleva en la transferencia de ciencia y tecnología”, entre ellas la biomedicina.

Así, si ya con el láser de 200 teravatios tenían gran demanda de la comunidad internacional (este año han recibido 29 proposiciones de las que se han aprobado siete, campañas que da tiempo a hacer en un año, y entre las que destacan la de la Universidad de Osaka, la Universidad de Alberta o la Universidad de Lund), a partir de la próxima semana se evaluarán las peticiones para ‘VEGA’, que hasta el momento ascienden a 24.

Eso sí, sólo el Comité de Acceso conocerán los proyectos e investigaciones que se llevarán a cabo, ya que en ningún momento se hará público qué tipo de investigaciones se aceptan o se rechazan, solamente si estas lo han sido.

Un proyecto que se inició en 2007 y que a finales de este 2018 ha alcanzado su auge gracias, en gran medida, a los más de 40 trabajadores de todo tipo que se dedican a ‘VEGA’, que tiene de especial “que consigue focalizar mucha energía en un corto espacio de tiempo y en zonas muy pequeñas”, como es un milímetro, destacó José Antonio Pérez.

Esto permite generar un plasma “que alcanza temperaturas altísimas, como la de una estrella (4.000 o 5.000 grados Kelvin), en un corto período de tiempo”, además de acelerar partículas “a temperaturas relativistas”, que generan dicho plasma y una radiación “que se puede manejar y tener aplicaciones”, desde la biomedicina (irradiar células y ver cómo puede afectar al ADN) hasta lograr radiografía de estructuras.

Porque lo más interesante de ‘VEGA’ es que permite trabajar “en dimensiones de escala atómica y con partículas aceleradas como un acelerador convencional”.

José Antonio Pérez Hernández

Comentarios
Lo más