DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer destaca la importancia de la detección y tratamiento en las fases iniciales

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer destaca la importancia de la detección y tratamiento en las fases iniciales

El 80% de los casos leves que ya se están produciendo aún no han sido diagnosticados, según los últimos informes

La presidenta de Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer (AFA Salamanca), Magdalena Hernández, ha asegurado que las fases iniciales son “las más importantes para tratar la enfermedad” y ha explicado que “lo que tenemos que procurar todos es atender las fases iniciales, empecemos a prevenir, empecemos a cuidar antes para que la fase final, sea mucho más corta de lo que está siendo en este momento”.

En este sentido, ha lamentado que, precisamente, esta fase final, en la que los enfermos “están encamados, en la que están completamente dependientes, está siendo la más larga” y ha detallado que, para evitarlo se está trabajando mucho en las nuevas tecnologías y con programas específicos para la detección de la enfermedad en fases iniciales. Según la presidenta de esta asociación, hay proyectos, incluso algunos que están llevando a cabo desde AFA Salamanca, que se están viendo que “son terapias muy efectivas en estas fases iniciales”.

Magdalena Hernández ha recalcado que la enfermedad de Alzheimer es “una enfermedad muy insidiosa y muy dura, sobre todo al principio” y ha señalado que es muy difícil de detectar en un principio por las personas más cercanas al enfermo.

Según ella, lo que tiene que llamar la atención, en las fases iniciales es la propia respuesta del enfermo es un comportamiento distinto al que esa persona ha tenido a lo largo de su vida, es muchas veces de reacción a situaciones cotidianas, como no reconocer al vecino o pensar que se han afeitado cuando en realidad no lo han hecho. “Son muchos pequeños detalles que en un principio la familia no lo entiende, sobre todo, los más cercanos”, ha asegurado.

De las más de 90.000 personas dependientes que hay en Castilla y León, más del 40% tiene un deterioro cognitivo, según ha detallado la Junta de Castilla y León, lo que convierte a la enfermedad de Alzhéimer en una cuestión socio-sanitaria de primer nivel, que genera dependencia y que afecta no solo a la persona que sufre la enfermedad sino también a la familia cuidadora.

Desde la Junta de Castilla y León aseguran ser conscientes de la “especial necesidad de apoyos” y, por eso, “trabaja para mejorar la atención, apoyos y recursos a las personas con Alzhéimer y a sus familias, aspecto al que se destinaron el pasado año 142 millones de euros”.

El 80% de los casos leves no han sido diagnosticados

Según el último informa realizado por el comparador de seguros de salud Acierto.com, ha habido un incremento en el número de diagnósticos y el deterioro cognitivo es el síntoma más inmediato y el que más alarma al paciente: es la principal causa de consulta neurológica entre las personas mayores de 65 años. Por desgracia, el 80% de los casos leves que ya se están produciendo, aún no han sido diagnosticados.

El proyecto KNOW Alzheimer, una iniciativa de los profesionales involucrados en la atención y el cuidado de las personas que sufren enfermedad de Alzheimer y de las asociaciones de familiares de pacientes, ofrece un decálogo de signos de alarma para, en caso de identificar varios, ponerlo en conocimiento del médico.

Así, apuntan a los cambios en la memoria, la dificultad para resolver problemas, la dificultad para realizar tareas habituales, la desorientación en tiempo y lugar, la dificultad para relacionar objetos, los problemas en el lenguaje oral y escrito, el hecho de colocar objetos fuera de su lugar habitual, la falta de juicio para tomar decisiones, la pérdida de iniciativa y los cambios en el humor o en la personalidad.

Comentarios