La sexualidad y la atención en el medio rural, las reivindicaciones de las personas con parálisis cerebral

La sexualidad y la atención en el medio rural, las reivindicaciones de las personas con parálisis cerebral


Aspace Salamanca se suma este año a la campaña del Movimiento Aspace 'No mires a otro lado' con actos que han tenido lugar a lo largo de la mañana y que ha finalizado con un flashmob 

Este miércoles se celebra el Día Mundial de la Parálisis Cerebral 2018, en el que Aspace Salamanca ha querido visibilizar las necesidades del colectivo, en las que han destacado la sexualidad y la afectividad.

Con el título 'No mires a otro lado', la campaña pretende ampliar el concepto de sexualidad reivindicando que no solo se limita al erotismo, sino que también significa intimidad puesto que ocurre en espacios de la vida diaria como en el vestido, el desvestido y el aseo diario de las personas con parálisis cerebral.

Esta formación también se dirige a profesionales y familiares con el objetivo de que ‘dejen de mirar a otro lado’ y ‘miren de frente’ a la sexualidad y afectividad de las personas con esta discapacidad.

Manuela Muro, presidenta de Confederación ASPACE, ha asegurado que “es fundamental otorgar el mismo valor a la desnudez de las personas con parálisis cerebral que a la de cualquier persona que no tiene discapacidad”. “Las personas con grandes necesidades de apoyo también tienen derecho a la intimidad. Por ejemplo, no ser duchados o cambiados a la vista de desconocidos o la posibilidad de estar solos sin pañales”, ha añadido.

En los actos que han tenido lugar a lo largo de la mañana en la plaza de Anaya se han podido ver varios rostros conocidos como la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Cristina Klimowitz; el alcalde de Villamayor, Manuel Gago; el presidente de Aspace, Alberto Martín; la gerente de salud de área, Manuela Plaza; el delegado de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena y el subdirector de la ONCE en Salamanca.

Alberto Martín hablaba de que una de las reivindicaciones de este año es también “la atención en el medio rural a las personas con parálisis cerebral porque están mucho más lejos de los recursos que la sociedad tiene y se sufren grandes discriminaciones, exclusión social y muchos problemas con el transporte adaptados”.

Aseguraba que “son siempre miembros de la familia, especialmente mujeres, como madres o hermanas, las que se sacrifican y están en casa atendiendo a esa persona. Estamos haciendo una sociedad injusta porque todo el mundo tenemos que tener las mismas oportunidades de acceso a desarrollo y de participación en la sociedad”.


Achacaba los problemas a la falta de financiación, ya que los recortes por parte de la Administración “condicionan el desarrollo en la atención para estas personas”.








Comentarios