La empresa organizadora del evento 'skater' se defiende y afirma que ha cumplido "con creces" los requisitos exigidos para la organización del evento

La empresa organizadora del evento 'skater' se defiende y afirma que ha cumplido "con creces" los requisitos exigidos para la organización del evento

Los organizadres señalan que, para obtener el pertinente permiso del Ayuntamiento, aportaron un seguro de responsabilidad civil con una cobertura de hasta 1 millón de euros, "muy superior a la que se exige legalmente para la organización de este tipo de eventos"

Sala U, la empresa organizadora del evento skater celebrado el pasado 9 de septiembre en el que un joven resultó herido grave al sufrir una caída cuando participaba en la exhibición con su monopatín, ha querido ejercer su derecho a réplica en la mañana de este jueves, 4 de octubre, afirmando que, desde el punto de vista legal, "hemos cumplido con creces los requisitos exigidos para la organización de este tipo de eventos" y, desde el punto de vista relativo a la ética profesional, "nos hemos puesto en todo momento a disposición del participante en lo que como organización podíamos resolver".

Los organizadres señalan que, para obtener el pertinente permiso del Ayuntamiento, aportaron un seguro de responsabilidad civil con una cobertura de hasta 1 millón de euros, "muy superior a la que se exige legalmente para la organización de este tipo de eventos". Además, la empresa, según afirma, contrató los servicios de instalación de un skatepark con otra empresa "de reputada competencia en el sector, organizando eventos con la misma instalación en varias ciudades de España", que fue la montadora de la instalación y que a su vez, "presentaba también un seguro que cubre cualquier responsabilidad que se pudiera derivar de sus servicios y del estado de la instalación". "La instalación fue utilizada desde las 12:00 horas y hasta las 20:00 horas, cuando se produce el accidente, habiendo sido utilizada el día anterior también sin ningún tipo de incidente por parte de los participantes", indica la empresa.

"El accidente se produce al intentar saltar el participante fuera del propio recinto, como se puede apreciar con claridad en el video que recoge el momento de la caída, por una rampa de una altura de dos metros en la que en ningún momento estaba previsto ni dispuesto a tal efecto. La organización ni conocía, ni puede impedir de facto al producirse en carrera, la intención del participante de ejecutar una acción de tan alto riesgo", cuenta la empresa. En este caso, el vídeo que recoge la caída no acredita con claridad que el joven se encuentre realizando el salto en una rampa situada fuera del recorrido de la exhibición, sin haber sido retirada ni clausurada de ninguna forma. De hecho, en su trayecto hasta la rampa desde la salida, al menos en el vídeo cedido a SALAMANCA24HORAS, el joven parece seguir una trayectoria recta, en la que no se encuentra con ningún tipo de valla o de indicación de que no pueda utilizar esa rampa para realizar un truco.

"Es por el propio riesgo de la actividad de skate, y por la decisión personal de los participantes de ejecutar acciones y trucos con un riesgo mayor o menor, que la práctica totalidad de los campeonatos de la disciplina skate plantean en las condiciones de participación clausulas como las que, en este caso, fueron aceptadas expresamente por el inscrito", indican. Desde Sala U afirman que en todo momento fueron aportados los datos del seguro para que él determinase y cubriese, si así procedía, "cualquier responsabilidad legal o coste que pudiera derivarse de ella". "Consta por correo electrónico que, desde el primer momento solicitado, se puso a disposición del abogado del participante los datos del seguro, que será quien, como en cualquier percance o siniestro acaecido, dictamine al respecto sobre la responsabilidad ".

Además, indican que en el momento de producirse el golpe del participante, fue "el propio organizador de Sala U" quien —lógicamente— reclamó la atención médica a la ambulancia y acompañó al participante al hospital, "permaneciendo con él desde el momento del accidente hasta pasada la una de la madrugada, ofreciéndose incluso a llevarle a Valladolid al día siguiente". "En los días sucesivos, tanto mediante comunicación telefónica, como por mail, se responde hasta en cuatro ocasiones al abogado del participante accidentado, se le pone en contacto con el seguro, intentando además, a través de terceros, personándose en el Hospital de Salamanca y hablando telefónicamente con el hospital de Valladolid, conocer el estado de salud de Mateo, que era lo más importante para nosotros en ese momento", concluyen.



Comentarios
Lo más