Una franquicia de peluquerías con tres sedes en Salamanca, envuelta en una trama que habría defraudado 3 millones de euros a la Seguridad Social

Una franquicia de peluquerías con tres sedes en Salamanca, envuelta en una trama que habría defraudado 3 millones de euros a la Seguridad Social

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, el entramado se habría beneficiado presuntamente de falsos contratos de formación, obteniendo de forma fraudulenta bonificaciones y beneficios de las Seguridad Social

La Policía Nacional, en una investigación conjunta con la Seguridad Social e Inspección de Trabajo, ha detenido a un total de 37 personas en Sevilla relacionados con entramado empresarial de franquicias que habría supuestamente defraudado más de tres millones de euros a la Tesorería General de la Seguridad Social a través de falsos contratos de formación. La firma investigada es Peluquerías Low Cost, que según su página web cuenta con tres tiendas en Salamanca: uno ubicado en el paseo de Torres Villarroel, otro en Filiberto Villalobos y la última en le paseo de la Estación.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, el entramado se habría beneficiado presuntamente de falsos contratos de formación, obteniendo de forma fraudulenta bonificaciones y beneficios de las Seguridad Social.

Entre los arrestados se encuentran cinco directivos, entre ellos los propietarios de la red, tal como han confirmado fuentes de la investigación, quienes recuerdan que la operación continúa abierta en todo el país, donde tenían 600 franquicias.

En este marco, desde la Policía Nacional se detalla que en 2015 los cinco dirigentes de la organización crearon supuestamente un entramado empresarial con sociedades franquiciadoras y empresas presuntamente dedicadas a formación, "con la finalidad de lucrarse y beneficiarse de los incentivos y bonificaciones de la modalidad contractual de formación y aprendizaje", así como del pago de salarios "inferiores a convenio, obteniendo mano de obra ordinaria a menor coste".

"La cúpula de la organización era la encargada de la selección de los trabajadores, con experiencia y titulación, así como de realizar las gestiones de la Seguridad Social con las franquicias. Imponían a los trabajadores el aceptar contratos en formación, sin cumplir ninguno de los requisitos de los mismos", advierte.

Además, señala que los trabajadores eran empleados como mano de obra ordinaria, pero en sus contratos figuraban como trabajadores en formación, lo que suponía un "perjuicio grave para los trabajadores, tanto en sus cotizaciones de Seguridad Social como en sus condiciones diarias de trabajo y sueldo". "Debido a esta modalidad contractual, por medio de los falsos contratos de formación, los detenidos se habrían beneficiado de reducciones de cuotas a la Seguridad Social por un valor superior a los tres millones de euros", según recoge el comunicado.

Asimismo, se explica que los presuntos beneficios fraudulentos que obtenían se dividían en dos bloques que "funcionaron desde 2015 hasta finales del 2017". Por un lado, indica que la cúpula, integrada por los cinco jefes de la franquiciadora, "se beneficiaba de los saldos de acreedores de Seguridad Social, los cuales superan sobradamente el millón de euros", mientras que, por otro lado, los franquiciados "se beneficiaban del ahorro de las cuotas de Seguridad Social de sus empleados en formación".

De este modo, la primera fase de esta operación se ha saldado con un total de 37 detenciones, aunque continúa abierta, centrada en el resto de franquicias repartidas por todo el territorio nacional.

Contratos de formación y trabajadores sufriendo desmayos

El fraude de Peluquerías Low Cost no solamente ha afectado a la Seguridad Social, también a sus empleados que, según la investigación, trabajaban a destajo, con contratos de formación, sin apenas descanso, durante jornadas que se prolongaban hasta 12 horas y por un sueldo de 480 euros al mes, según han denunciado varios extrabajadores en las últimas horas.

Tal es así que, según la denuncia realizada en redes sociales por una peluquera, a través de Youtube, llegó a trabajar mediante presiones hasta doce horas diarias, de 10 a 22 horas de lunes a viernes y el sábado de 10 a 15. Más de cincuenta horas a la semana. La joven llegó a sufrir un desmayo mientras trabajaba un día porque eran las cinco de la tarde y no había tenido ni una sola pausa para comer algo.

Comentarios
Lo más