​El Ayuntamiento financiará el primer contrato laboral de 30 jóvenes de las universidades de Salamanca y Pontificia

​El Ayuntamiento financiará el primer contrato laboral de 30 jóvenes de las universidades de Salamanca y Pontificia

A través de dos convenios firmados el pasado curso se dará inicio a este programa que garantizará, al menos, el Salario Mínimo Interprofesional para los y las contratadas. El plazo de presentación de solicitudes finaliza el 31 de este mes, mientras que el 1 de diciembre se dará inicio a la experiencia laboral

El concejal de Economía y Empleo, Enrique Sánchez Guijo, acompañado del vicerrector de Política Académica y Participación Social de la Universidad de Salamanca, Enrique Cabero y el vicerrector de Investigación y Títulos de la Universidad Pontificia, Pedro Sangro Colón, han explicado los detalles del novedoso programa piloto de empleabilidad que el Ayuntamiento ha puesto en marcha de la mano de las dos universidades.

Un programa que “genera satisfacción y mucha ilusión”, como remarcó Sánchez-Guijo, tanto a las tres instituciones que han generado su puesta en marcha (firmándose los convenios con la USAL y la UPSA en noviembre de 2017 y en febrero de 2018, respectivamente) como a los destinatarios del mensaje, logrando así “dar un paso adelante en la inserción laboral de los jóvenes egresados de nuestras universidades”.

Así, se logra el objetivo de “facilitar el tránsito en ese famoso puente que es tan difícil, el que transcurre del ámbito académico al mundo profesional”. Y se hace, como explicó el concejal de Economía y Empleo, “con fondos municipales de todos los salmantinos”, ya que el Ayuntamiento subvencionará 30 contratos en prácticas para estudiantes que finalizasen sus estudios en el curso 2017/18.

Estos recibirán una “retribución mínima del Salario Mínimo Interprofesional”, detalló Sánchez-Guijo, y que está fijado en 735,90 euros. Serán seis meses de contrato más un mes adicional de paga extra, por lo que por cada estudiante el Consistorio subvencionará un total de 5.151 euros, hasta un total de 154.130 euros para los treinta estudiantes, de los cuáles 20 serán de la USAL y 10 de la UPSA.

Facilitar el acceso a una primera experiencia laboral y completar el Programa ‘Prometeo’

El objetivo, como bien aseguró el concejal de Economía y Empleo, es facilitar el acceso a una primera experiencia profesional a los jóvenes de las universidades mediante el desarrollo de un contrato de prácticas, pretendiendo así incrementar la empleabilidad y reducir el desempleo de jóvenes con estudios universitarios.

Este programa permitirá a los jóvenes acreditar a la finalización de sus estudios experiencia laboral; Con esta medida, además, se fomentará la obtención de un empleo de calidad y se favorecerá la retención del talento en las empresas de la ciudad de Salamanca.

Esta iniciativa, además, completa lo ofertado en el programa Prometeo, que llevó a 40 jóvenes, de cursos anteriores, a su primer empleo. Pero sólo podían acceder los estudiantes que finalizasen sus estudios en el curso 2016/17 o en años anteriores, por lo que “quedaban excluidos, de manera injusta, los que finalizasen el año pasado sus estudios”, algo que se corrige con este nuevo programa, aseveró Sánchez-Guijo.

Tal y como ha destacado el concejal, con estos proyectos se pretende contribuir a eliminar la brecha existente entre el mercado laboral y la formación universitaria de los jóvenes, al tiempo que responde a una nueva estrategia en el modelo de ciudad. Así, el convenio “tendrá continuidad en el próximo año” puesto que, además, permitirá a los egresados, “si no fructifica en los seis meses del programa su empleo, buscar trabajo con la doble condición de graduados que poseen experiencia profesional”.

Así, el plazo de presentación de solicitudes finaliza este 31 de octubre (tanto para empresas como para egresados), mientras que el próximo 1 de diciembre se iniciarán los diferentes contratos.

Este programa se enmarca dentro de las actuaciones incluidas en el marco de colaboración con las universidades, que tiene como principal objetivo es unificar esfuerzos y compartir recursos de infraestructuras, así como económicos para impulsar el emprendimiento y la consolidación de empresas, así como contribuir a facilitar el acceso al mercado laboral de los jóvenes universitarios. La colaboración con la USAL se viene realizando a través del Servicio de Inserción Profesional, Prácticas y Empleo (SIPPE).

De la mano de la Universidad Pontificia, la colaboración se viene realizando a través de la Facultad de Informática y Servicio de atención al estudiante, especialmente en el ámbito de la de la generación de startups tecnológicas y de la formación para el empleo.

La formación, el empleo y la incentivación de iniciativas empresariales innovadoras constituyen uno de los ejes principales de la política municipal. En este sentido el concejal ha reiterado el apoyo al desarrollo de iniciativas de los estudiantes que permitan la creación de empleo y promuevan la innovación.

Un programa que incentiva la cooperación educativa entre empresas y universidad

El vicerrector de Política Académica y Participación Social de la USAL, Enrique Cabero, agradeció al Ayuntamiento la inversión que hará con “esta iniciativa pionera en España” que apoya la empleabilidad y que “tiene una segunda dimensión, el fomento de la cooperación educativa de las empresas de Salamanca y las universidades”.

Y es que el programa “primará a las empresas que tengan suscritos convenios de colaboración” con las instituciones de educación para que los alumnos de estas realicen sus prácticas curriculares en dichas empresas, por lo que “se tienen que implicar necesariamente”.

Por su parte, el vicerrector de Investigación y Títulos de la Universidad Pontificia, Pedro Sangro, recordó que ya el Plan Bolonia “indicaba el camino de la necesidad del encuentro entre el mundo empresarial y la universidad”, siendo las prácticas vinculadas a los planes de estudio “la antesala a una iniciativa como esta”.

Por ello, a partir de ahora este programa permitirá “dar el salto a alumnos, que sean contratados en el primer eslabón de su vida laboral”, todo ello cotizando a la Seguridad Social. Además, Pedro Sangro cree que habrá “mucha más demanda que oferta”, y quiso agradecer, debido a su volumen de alumnos, que 10 de los 30 contratos sean para egresados de la UPSA.

Comentarios