​Darío Villanueva, director de la RAE, destaca la “sabiduría por ósmosis” que transmite la Universidad de Salamanca

​Darío Villanueva, director de la RAE, destaca la “sabiduría por ósmosis” que transmite la Universidad de Salamanca

Con motivo de la Tercera Reunión de la Comisión Interacadémica del ‘Glosario de términos gramaticales’, que se produce en el Estudio salmantino hasta el próximo sábado, el dirigente de la academia puso en valor el español como lengua, la tercera más hablada del mundo, y confirmó que abandonará la dirección por motivos personales y no por la ‘crisis económica’ que sufre la institución

Desde este miércoles y hasta el próximo sábado, tiene lugar en Salamanca, con su Universidad como anfitriona, la Tercera Reunión de la Comisión Interacadémica del ‘Glosario de términos gramaticales’, formada por integrantes de las diversas zonas lingüísticas del castellano.

Con motivo de dicha reunión, de la que la Real Academia de la Lengua Española (RAE) es organizadora, compareció en rueda de prensa junto al rector del Estudio salmantino (Ricardo Rivero) el director de la RAE, Darío Villanueva.

Previamente, Rivero recordó que la USAL mantiene “una colaboración constante con la RAE” y que esta semana en el Estudio salmantino está “protagonizada por el español”, primero con la reincorporación al patronato del Instituto Cervantes y ahora albergando esta reunión, que no es la primera de la RAE en la Universidad, y que servirá para “la promoción y cultivo de nuestra lengua”, algo que recogen los estatutos de la institución.

Así, Darío Villanueva coincidió con el rector en que a la USAL y a la RAE “las une un interés compartido por la lengua que se ha sustanciado en la firma de un convenio” con “gran eficacia en proyectos muy importantes para la comunidad hispanohablante”. Dicho acuerdo se ha transcrito tanto en la creación del Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española, el Corpus del Español del Siglo XXI y el Diccionario Panhispánico Jurídico.

Pero no termina ahí, y desde este miércoles se reúne Comisión Interacadémica del ‘Glosario de términos gramaticales’, que surgió “tras una iniciativa que tomamos las Academias hace tres años en un congreso en México y que tuvo, inmediatamente, un efecto con la constitución de la Comisión”.

Por ello, representantes de las distintas zonas lingüísticas, como detalló el director de la RAE, se reunieron “para trabajar conjuntamente en algo que tiene un interés no sólo teórico, sino práctico” respecto a la didáctica y la enseñanza de la lengua. Porque como bien explico Darío Villanueva, “el problema de la gramática, a la hora de ser definida, es que es denominada de manera distinta por cada uno de los estudiosos o profesores”, lo que “repercute de manera negativa en la enseñanza de la lengua y produce confusión”.

Ese es el motivo por el que se antoja necesario este ‘Glosario de términos gramaticales’, puesto que “pensamos que convenía un intento de agrupación terminológica” y dar “una referencia clara de cómo en cada hecho gramatical” se concentra en uno solo “pese a que reciba denominaciones distintas”.

Ese es el motivo por el que se antoja necesario este ‘Glosario de términos gramaticales’, puesto que “pensamos que convenía un intento de agrupación terminológica” y dar “una referencia clara de cómo en cada hecho gramatical” se concentra en uno solo “pese a que reciba denominaciones distintas”.

Algo que empezaron a hacer hace tres años y que cogió gran forma el pasado año en otra reunión también celebrada en la Universidad de Salamanca, si bien “esta va a ser la reunión definitiva”, confirmó Darío Villanueva, quien se enorgulleció de que “el sello salmantino acompañará al glosario, que inmediatamente será difundido”.

No sólo en papel, sino también de manera digital, detalló el director de la RAE. Aunque sí ve necesario editar esas “fórmulas ‘gutenbergianas’” junto a la compatibilidad digital, ya que “la difusión es imbatible, pero creemos en la vigencia del libro”.

Salamanca, “un ambiente ideal para reflexionar, discutir y concordar cuestiones importantes”

El director de la RAE resaltó que la experiencia del pasado año en Salamanca “fue magnífica”, ya que tanto la ciudad como la Universidad ofrecen “un ambiente ideal para reflexionar, discutir y concordar cuestiones importantes”, como las que afectan en esta ocasión a la tecnología gramatical.

De hecho, Darío Villanueva aseguró que en la ciudad charra “la sabiduría llega por ósmosis, y es difícil salir de aquí sin tener más conocimiento del que se tenía en origen”, además de ofrecer a la RAE “suerte”. Igualmente, puso en valor la labor del Centro Internacional del Español como “colaborador leal, franco y muy eficaz”, y sentenció que, aunque se termine el proyecto que atañe durante esta semana, pronto surgirán nuevas ideas.

Respecto a la obra que se está tratando estos días, el director de la RAE concretó que, de momento, hay 494 referencias terminológicas, si bien se pueden alcanzar las 500 de aquí al sábado. El glosario estará destinado a la actividad docente y “a ese tránsito entre la investigación lingüística y la didáctica de la lengua”.

Precisamente uno de los académicos de la RAE que participará en la confección de la obra, Ignacio Bosque, matizó que se tratarán “términos tradicionales y términos que no lo son tanto pero que se utilizan en la enseñanza”, como son los marcadores discursivos. Todo con el objetivo de “explicar lo tradicional de manera clara y didáctica y añadir conceptos no tan tradicionales”.

“Mi ciclo en la RAE ya estaba cumplido, y la vida sigue”

Respecto a su salida de la dirección de la RAE, Darío Villanueva explicó que ha dedicado 9 de sus 10 años en la Academia a estar como secretario (cinco de ellos) y director (cuatro). Así, confirmó que ya hace dos años decidió no continuar al frente, puesto que su ciclo “estaba cumplido y la vida sigue, tengo otras cosas que hacer”.

Así, nada tiene que ver con la ajustada situación económica que sufre la RAE, tanto por la asignación que recibe por parte del Estado, reducida en un 60% desde el 2008; como en las rentas que produce el capital de la Academia, también reducido drásticamente. Otras cuestiones que afectan son el descenso de ventas de obras de la Academia (algo que ocurre en todos los países en los mismos números, confirmó el director) y la falta de patrocinios culturales de las empresas, desaparecidos.

Eso sí, “la Academia no tiene deudas ni está hipotecada en modo alguno”, continuó Darío Villanueva, quien cree que la situación “se puede reconducir” pero, eso sí, sigue siendo necesario contar con los 85 trabajadores con los que se cuenta ahora mismo.

Para ello intentarán valerse de uno de sus productos estrellas, ‘En Clave RAE’, una plataforma de servicios lingüísticos con la que cuentan desde enero y que ofrecen a particulares e instituciones, tanto españolas como extranjeras, porque no hay “nada igual en otra lengua”. Además, cuentan con la ventaja de que, actualmente, el español es la segunda lengua en hablantes nativos y la tercera en total, según detalló.

De hecho, recientemente ha estado en China ofreciendo la plataforma después de que el Gobierno decidiera incluir el español como lengua de estudio en la educación secundaria, algo de lo que se congratula la Academia puesto que “con que tan sólo un porcentaje del 10% de los alumnos opten por ella, nos encontraremos 6 millones de estudiantes del español”, para lo que se necesitarán profesores e instrumentos que ellos pueden proporcionar con un beneficio económico para la RAE.

Comentarios
Lo más