CAMBIO CLIMÁTICO

​El cambio climático “es irreversible”, pero es necesario adaptarse

Foto de archivo de la inundación producida en Salamanca el pasado 28 de mayo
​El cambio climático “es irreversible”, pero es necesario adaptarse

El futuro no va a estar determinado solamente por el CO2, sino que el incremento del gas metano puede hacer que los cambios que se van a producir sucedan de manera más rápida

El cambio climático que se va a producir es irreversible. Así de contundente lo afirma José Abel Flores, catedrático de Paleontología que explica a SALAMANCA24HORAS que fenómenos como la subida del nivel del mar o la fusión de Groenlandia o la Península Antártica “en las características generales del planeta, son ya irreversibles”.

Hablando, eso sí, de tiempos humanos, matiza. “Una generación humana son 30 años, y hablamos de que son irreversibles para los próximos 100 años, es decir, para tres generaciones”, continúa, lamentando que la situación de la Antártida según los datos que se ofrecen y el deshielo que se está produciendo “es absolutamente irreversible”.

Por ello, el objetivo de todos los que se dedican a luchar contra la subida de las temperaturas (José Abel Flores fue Premio Castilla y León de Protección del Medio Ambiente en 2011) es mitigar dicho aumento “y que en lugar de una subida de cinco o seis grados centígrados sea más corta y que los tiempos se reduzcan”.

Para esto es necesario “mantenernos ahí” y no contaminar en exceso, ya que se están teniendo en cuenta los factores negativos, como que las emisiones solares se van a reducir (“y somos muy dependientes de los ciclos solares” asegura), lo que da unas previsiones controladas.

Eso sí, estas no tienen en cuenta imprevistos que pueden suceder “aunque hablamos más de ciencia ficción”, como puede ser una erupción volcánica “que podría determinar una caída momentánea de las temperaturas”, tal y como ya ha sucedido históricamente. Pero esta duraría “un año, no más, porque es una situación mientras las cenizas permanecen”.

Así, considera que la situación actual “y hay que tenerlo muy en cuenta, es de adaptación”, teniendo siempre claro que “el paradigma energético tiene que cambiar, como ya ha cambiado en la historia de la humanidad”, que se tiene que acomodar a esto “lo mejor posible”.

Para proteger el clima hay que emplear energía

José Abel Flores destaca una frase que siempre dice, y es que “para proteger el clima hay que emplear energía” pero, eso sí, “utilizarla de la forma más razonable posible”, motivo por el que considera que la ciencia y la tecnología “tienen su razón de existir”.

Él, a sus estudiantes, les explica que “la responsabilidad del científico es saber qué está sucediendo y saber cuándo va a suceder el cambio”, siendo muy precisos en el cuándo y en el cómo, concreta, “para adelantarnos en todo: en cultivos, en acumulación de aguas, en la industria, en sistemas de navegación”, y un largo etcétera.

Tampoco duda en señalar al culpable: la sociedad. Porque, hoy en día, “somos muchos”, recuerda. Actualmente el censo poblacional supera los 7.600 millones de personas, “pero para la previsión de intentar que la temperatura no suba más de dos grados se estima que haya 9.000 millones de personas, al menos”, pudiéndose alcanzar incluso los 10.000 millones.

Además, el catedrático en Paleontología recuerda que “la población siempre va paralela al producto interior bruto (PIB)”, algo que considera curioso porque “el PIB de unos cuantos países va siempre paralelo al consumo energético y a la emisión de gases de efecto invernadero” que, fundamentalmente, es dióxido de carbono (CO2), “pero hay un gas que a menudo se olvida, el metano”.

El metano “es mucho más activo” y lo produce el ganado, necesario para subsistir

El metano es uno de los gases más contaminantes porque “es mucho más activo” que el CO2. Uno de sus grandes productores es el ganado, necesario para subsistir “porque las siguientes generaciones van a necesitar proteínas fáciles”.

Otro de los grandes productores del ganado son los arrozales por el sistema que tiene, que funcionan emitiendo mucho gas de este tipo. “Y las previsiones de crecimiento de la población es en sociedades de arroz”, que supondrá un incremento de la emisión de metano “que a ver cómo se corrige”.

Energéticamente hablando, José Abel Flores considera necesario “ir hacia un modelo de fisión y distinto de obtención de energía”. Pone como ejemplo la fusión nuclear con agua oceánica, pero se trataría de una fórmula energética “que tendrían poquitos países”. Así, opta por la energía nuclear, porque “ahora mismo, otras alternativas no tienen la eficacia que deberían”.

Además, destaca la paradoja de los coches eléctricos, que aunque son pocos se mueven por una energía “producida con petróleo”, como es la electricidad. Así, aunque no contaminan el entorno, sí lo están haciendo en otro punto, motivo por lo que ve necesario un cambio de paradigma.

Comentarios
Lo más