Cambios de destino a última hora, pan duro y sábanas usadas. Una luna de miel de crucero tirada por la borda para una pareja salmantina

El crucero no llegó a pasar por Venecia pese a estar en el itinerario
Cambios de destino a última hora, pan duro y sábanas usadas. Una luna de miel de crucero tirada por la borda para una pareja salmantina

Dos salmantinos critican que el crucero que habían contratado pasó de un viaje de boda idílico por las Islas Griegas a un infierno en el que se han visto afectados 180 españoles. "Nos han fastidiado el recuerdo de una luna de miel de ensueño", aseguran

Tras el día más feliz de su vida, este pasado 22 de septiembre, tocaba la luna de miel, el viaje inolvidable, el que se hace una vez en la vida… y en su caso, esperan que así sea. María es una salmantina entre los 180 españoles que se han visto afectados por la "mala organización" y la "desinformación" en el crucero por las Islas Griegas organizado por Costa Cruceros entre el 24 de septiembre y el 1 de octubre, tal y como desvelaron en un vídeo que se hizo viral en las redes sociales.

“Nos han fastidiado el recuerdo de una luna de miel de ensueño”, lamenta esta salmantina, quien asegura que “el crucero ha sido nefasto” y que llegó a sentir hasta “maltrato a los españoles” cuando intentaban reclamar en mitad del viaje.

Tal y como ha explicado a SALAMANCA24HORAS, el crucero costó más de 3.000 euros y el itinerario previsto contemplaba visitar la ciudad italiana de Bari, las islas griegas de Corfú, Mikonos y Santorini, así como paradas en la ciudad croata de Dubrovnik y la italiana Venecia.

Sin embargo, a las semanas de contratar el crucero, relata María, la agencia de viaje contactó con ella para comunicarle que la visita a Corfú sería sustituida por la ciudad griega de Argostoli. “De una isla a otra dijimos que no pasaba nada”, explicó la salmantina afectada. Pero las sorpresas fueron llegando poco a poco. De hecho, a las tres semanas de emprender el viaje, les volvieron a comunicar que se anulaba también Venecia en el itinerario, en este caso debido a una manifestación naturista que, al parecer, impedía a los cruceros entrar allí por el peligro que conllevaba. 

“Era una guarrada un viaje de novios sin Venecia, pero dijimos que para adelante, que queríamos ver Santorini y Mikonos”, señaló María. Pero la realidad es que no sabían que tampoco habría ni Venecia, ni Santorini, ni Mikonos. Cambiaron esas escalas por otros puertos que no estaban previstos.

Cuando, finalmente, llegó el día del viaje, volaron desde Madrid a Bari, donde embarcaron ese lunes día 24 en el crucero. A las siete de la tarde, una hora antes de la salida del barco, tal y como detalla María, les reunieron para comunicarles que se cancelaban algunas otras escalas por meteorología adversa, algo que luego se enteraron de que la empresa lo sabía desde el día anterior. “Sabemos que el tiempo no se puede controlar, pero si el día anterior se sabe, lo podían haber dicho”, lamenta.

En cuanto a Dubrovnik, ciudad que sí visitaron, María critica que sólo estuvieron cuatro horas, tiempo insuficiente para ver nada. “Nos pusimos a reclamar porque no nos entendían y estaban sin libro de reclamaciones”, ha señalado la salmantina afectada, quien recalca que no les daban explicaciones.


Mal servicio a bordo

“El crucero fue nefasto”, ha insistido. El pan "estaba duro" y los camareros “no te contestaban”. “A las diez de la mañana se acababa el desayuno cuando habíamos pagado 24 horas de comida y bebida gratis”, ha añadido, y se ha referido también a la piscina que, según detalla María, era al aire libre, y “con el frio que hacía, a ver quién se bañaba”.

“Las sábanas no estaban cambiadas de un cliente a otro”, ha recalcado también, y subraya que “luego nos dijeron que las propinas eran obligatorias”. “Si no pagaba las propinas, no nos dejaban salir del barco hasta España”, remarca indignada, destacando que “tenía un motivo de peso para no pagarlas. Nos estaban dando un servicio lamentable”.

“Yo exijo que me devuelvan la diferencia de dinero que corresponde al crucero que he hecho yo y no al que pagué, ya que pocas cosas se cumplieron de él; eso o que me dejen hacer una luna de miel como Dios manda”, solicita María, quien se encuentra en trámites de reclamación “pero sin respuesta” por el momento, por parte de la organización. Eso sí, los casi dos centenares de afectados han comenzado a moverse para realizar una denuncia conjunta. 

Diario a bordo

Comentarios
Lo más