Nacho Vegas: "que haya músicos perseguidos y censurados denota que asistimos a una evidente regresión democrática"

Nacho Vegas: "que haya músicos perseguidos y censurados denota que asistimos a una evidente regresión democrática"

El cantautor asturiano regresa a Salamanca, tras varios años de ausencia, para presentar su último disco, Violética, en el teatro Juan del Enzina. El concierto tendrá lugar este sábado, 3 de noviembre, a las 21:00 horas

Nacho Vegas (Gijón, 1974) es una referencia indiscutible en la música española de los últimos 20 años. Nacido del indie de la banda Manta Ray en los ya lejanos tiempos del Xixón Sound, inició su carrera en solitario en 2001 con el disco Actos Inexplicables, convirtiéndose en un cantautor a caballo entre el folk y el rock, con destacadas colaboraciones con Enrique Bunbury (El Tiempo de las Cerezas) o Christina Rosenvinge (Verano Fatal). En los últimos tiempos sus canciones han evolucionado, pasando a componer letras mucho más comprometidas políticamente que las de sus primeros trabajos discográficos. Este sábado 3 de noviembre llega al teatro Juan del Enzina (21:00 horas) con entradas a 12 euros y 10 para la comunidad universitaria. Nacho Vegas presentará su nuevo trabajo, Violética.

Violética, su último trabajo, se abre con el poema El corazón helado, de los hermanos Caxigal, que fueron dos maquis asturianos. ¿Es toda una declaración de intenciones?

Hay algo de ello, sí. Cuando me encontré con el poema por primera vez me di cuenta de que tenía una carga emocional muy fuerte, que es lo que me gusta de las canciones, además de unas dimensiones políticas y sociales debido al contexto que vivieron los hermanos Caxigal. La canción tiene un posicionamiento político claro, porque los autores eran antifascistas y fueron asesinados, pero también detalla la vida en el monte, en la clandestinidad. Habla de que establecer compromisos y militancias tan duras afecta irremediablemente a tu vida íntima y a tus relaciones afectivas. Por eso me gusta que refleje estas dos miradas: la social y la intima y más personal.

Un disco doble en 2018 que recuerda por su longitud a Cajas de música difíciles de parar (2003), ¿es por llevarle la contraria a la industria?

No era mi objetivo hacer un disco doble, pero como me he tomado mi tiempo desde el último —cuatro años—,tenia bastante repertorio. Grabamos más canciones de las que salen en el disco, unas 24, pero intenté que fuera un disco sencillo. Sin embargo, sentía que dejando fuera tantas se me quedaba cojo. En la edición de vinilo es triple, pero permite que la gente lo pueda escuchar de mil maneras distintas. No es una cuestión de ir a contracorriente, pero me gusta cuidar las secuencias de los discos y mimarlos bastante.

¿Qué representa Violeta Parra en esta obra?

El disco cuenta con varios guiños a ella muy conscientes. Por ejemplo, la versión de Maldigo del alto cielo, que me ha sido un verdadero desafío por lo difícil de interpretrar ese desgarro vital que impera en la canción. No quería que fuera un disco homenaje a Violeta Parra, pero sí que estuviera muy presente en él, ya que en los últimos años he profundizado mucho en su vida, obra y, volviendo a las dos miradas que mencioné antes, en la facilidad que tenía para escribir canciones de amor que a la vez contaban con una dimensión social y de denuncia política. Su compromiso está presente en toda su obra, formando parte de una música popular que le pertenece al pueblo.

Desde Actos Inexplicables hasta aquí… se han ido politizando mucho las canciones de Nacho Vegas, ¿no?

Creo que en los últimos siete u ocho años he asociado el compromiso político a mi trabajo de una manera más consciente, sin ocultar un posicionamiento concreto. Ha cambiado un poco mi mirada porque ha cambiado también el mundo a mi alrededor. La cultura popular dice mucho de los momentos históricos que un autor vive y los procesos sociales que se desarrollan. Al final, las canciones parten de algo muy intimo, pero hablan siempre del mundo en el que vives. 

¿Ha cambiado también su forma de componer?

Creo que he ido adquiriendo algo de sabiduría, o eso espero, con el tiempo; pero no significa que haga mejores canciones. Aunque alguna gente piensa que sí, mi percepción es que no me encuentro en una cuesta abajo compositiva. Es cierto que cuando compuse Actos Inexplicables tenía la presión de que mis canciones tuvieran que interesar a alguien, porque era mi primer trabajo en solitario, y ahora esa presión no es tan acusada. Aún así, quiero preservar esa inocencia y ese grado de pureza a la hora de escribir, sin repetir fórmulas que me funcionaron en el pasado.

¿Cuánto de investigación en la música popular asturiana tiene Violética?

Más que investigación, me he fijado mucho en la gente que ha investigado. Desde hace un tiempo me interesan los musicólogos y folcloristas que investigaron en el acervo musical de sus antepasados, como la propia Violeta Parra. En Asturias, por ejemplo, está Xosé Ambás, que se dedica a rescatar nuestro cancionero. Cuando haces música popular contemporánea y, en mi caso, rock, lo haces mirando hacia el futuro, pero sin dejar de ser consciente de que procede de una tradición, unos saberes y unos conocimientos compartidos. La cultura popular nos pertenece a todos y tenemos derecho a usarla y transformarla. Creo que los cantantes tenemos la obligación de fijarnos en la pureza que transmite nuestra música tradicional.

Nacho Vegas1

En el disco llama poderosamente la atención “Tengo algo que decirle”, en la que usted habla con el subdelegado del Gobierno sobre "balas de goma" y "torturas". ¿Cómo se le ocurrió?

En Violética trato cuestiones que en los últimos tiempos me han preocupado especialmente. Entre ellas, ciertas medidas represivas que han sido normalizadas por el Estado y que incluso se aplauden desde amplios sectores de la sociedad. No pienso sólo en la policía y los antidisturbios cuando tuvo lugar el 15-M, también hablo de lo que se vio el 1 de octubre en Cataluña. El hecho de que haya músicos perseguidos y censurados denota que existe una regresión democrática evidente y, desde el activismo, he podido ser testigo de cómo la gente lo sufre y afecta a su vida personal. Cuando lo ves un poco de cerca te crea una especial rabia, que es una materia prima perfecta para que surjan canciones.

¿Cuánto color violeta tiene España ahora?

Se ha demostrado en los últimos años, escenificándose especialmente el pasado 8 de marzo, que el feminismo es el verdadero eje movilizador de la sociedad y los movimientos sociales con perspectiva de clase. En un momento en que la izquierda se estaba preguntando por qué se habían perdido las calles, ha llegado el feminismo en tromba y se ha tomado conciencia de que es una de las luchas emancipatorias primarias. La lucha contra el capitalismo tiene que ir pareja con la lucha contra el patriarcado, sino la mesa queda coja.

Vuelve a Salamanca y actúa en un recinto tradicionalmente universitario, como es el teatro Juan del Enzina. ¿Qué espera del concierto?

Tengo muchas ganas, porque hace unos cuantos años que no tocábamos en Salamanca. Precisamente, en los últimos años he comprobado que he perdido parte del público de mi edad y se ha sumado gente más joven. Son personas muy receptivas, con otro tipo de músicas en la mochila, que suele ir a festivales y no siempre puede permitirse pagar el precio de un concierto de sala. Tengo ganas de comprobar cómo este público universitario recibe mi directo en Salamanca. 

Nacho Vegas es un cantante de mundo con gran éxito en América Latina. ¿Qué le genera la victoria de Bolsonaro en Brasil?

La verdad es que mucha preocupación. En Latinoamérica se está produciendo un giro neoliberal que ha llegado a su máximo exponente en Brasil, con un nuevo presidente que saca pecho de sus ideas fascistas. Creo que es para preocuparse.

Y en España, ¿cómo ve que los mítines de VOX hayan dejado de ser una especie de reunión para decidir si se pone el ascensor o no, para ser algo a tener en cuenta?

El 15-M fue un cortafuegos que sirvió para impedir que España no sufriera un movimiento de Ultraderecha del tipo de Amanecer Dorado en Grecia. Sin embargo, el problema ahora no sólo llega con VOX, porque la derecha está asumiendo su programa para no perder el voto más duro.

¿Qué está escuchando ahora mismo?

Estoy escuchando bastante a Vinicio Capossela , un cantautor italiano que me ha inspirado mucho para componer Violética.

Nacho Vegas 2

Comentarios
Lo más