Con la aplicación del Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos, éstos tendrán un “DNI único por envase”

Con la aplicación del Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos, éstos tendrán un “DNI único por envase”

El SEVEM entrará en vigor en toda la Unión Europea el 9 de febrero de 2019 y su finalidad es prevenir la entrada en la cadena del medicamento de productos falsificados. Las farmacias tendrán que adaptarse al nuevo sistema

El Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos (SEVEM), cuyo objetivo es evitar que en el canal legal de la farmacia no existan medicamentos falsificados, entrará en vigor en toda la Unión Europea el próximo 9 de febrero de 2019.

Este sistema, que forma parte de las disposiciones del Reglamento Delegado que desarrolla la Directiva de Medicamentos Falsificados (2001/83/CE), se aplicará a toda la cadena del medicamento, es decir, tanto a la producción, como a la distribución y a la dispensación en farmacias y hospitales, y afectará en España a cerca de 15.000 presentaciones farmacéuticas, lo que supone la inmensa mayoría de los más de 17.000 fármacos comercializados actualmente.

Tal y como ha explicado el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca, Carlos García, estos medicamentos presentarán desde entonces un código de barra en dos dimensiones “que nos dará la fecha de caducidad directamente y lo va a desactivar del mercado”. “Cada medicamento tendrá un DNI único por envase”, ha subrayado y ha detallado que “lo identificamos cuando lo recibimos y en el momento de la dispensación deja de existir”. Además, incorporarán un dispositivo que permita asegurar que los envases no han sido manipulados en ningún punto de la cadena “para evitar que los medicamentos se abran”, ha señalado Carlos García.

Estos cambios no sólo afectan a los fabricantes, también a las farmacias que “nos tendremos que adaptar a la nueva situación”, como ha señalado Carlos García, con cambios de equipamiento y la adquisición de nuevos lectores para los nuevos códigos. Cada uno de éstos, según estima el presidente de los farmacéuticos salmantinos, puede costar entre 150 y 400 euros, dependiendo del tipo de lector. “No sabemos a cuánto ascenderá”, ha reconocido y ha explicado que cada implicado en la cadena tiene que asumir unos costes.

Sobre la existencia de medicamentos falsificados, Carlos García ha recalcado que en el canal farmacia no existen, pero reconoce que en la venta por Internet, que es ilegal, sí que hay venta de fármacos falsificados. “Hay un movimiento de medicamentos ilegales a través de Internet donde a veces el medicamento ni lleva un principio activo que debería tener y otras veces son tóxicos”, ha lamentado.

Con respecto a la venta por Internet de medicamentos, ha explicado que no se pueden dispensar de manera online fármacos que requieren de prescripción, pero sí se pueden vender a través de Internet especialidades farmacéuticas publicitarias, aquellos que no necesitan receta médica, siempre y cuando el vendedor sea una farmacia que previamente tiene que estar identificada y autorizada. 

Comentarios
Lo más