“Yo había bebido y me fui sola. Él se acercó, me agarró y arrastró hasta una caseta y allí me obligó a masturbarle y a hacerle una felación”

“Yo había bebido y me fui sola. Él se acercó, me agarró y arrastró hasta una caseta y allí me obligó a masturbarle y a hacerle una felación”

La Audiencia Provincial de Salamanca ha acogido este martes el juicio contra un joven acusado de agredir sexualmente a una chica en las fiestas de la pequeña localidad de Santa Teresa, en mayo de 2017

La Audiencia Provincial ha acogido en la mañana de este martes, 6 de noviembre, el juicio contra D.R.A., un joven de 19 años que en mayo de 2017, en las fiestas de la pequeña localidad de Santa Teresa, obligó presuntamente a una chica a la que había conocido horas antes a masturbarle y a hacerle una felación. El joven se enfrenta a una condena de 8 años de prisión.

La víctima ha afirmado sin ningún género de dudas que el chico se interesó por ella desde el primer momento, indicando que fueron unos amigos comunes “los que le dieron mi teléfono”. Ambos estuvieron acompañados por más gente en el local de una peña, y allí la obligaron “a perrear con él”.

Después, la chica comenzó a encontrarse mal por la ingesta de alcohol, por lo que se fue sola a casa de sus abuelos. Allí fue de nuevo el grupo de amigos, que la dejaron en compañía del acusado. Al quedarse solos, según el testimonio de la víctima, él la cogió de la cintura y la arrastró hasta una caseta cercana, donde la obligó a masturbarle y a hacerle una felación. “En un momento dado pude marcharme y él se quedó. Yo nunca le di mi consentimiento y él era mucho más corpulento que yo. No pude escapar”.

La joven le contó por la mañana lo ocurrido a su madre y presentaron la denuncia. El acusado, por su parte, ha negado los hechos, afirmando que “nunca la obligué a hacer nada. Entramos juntos a la caseta”.

“Pudieron echarme algo en la bebida”

El joven ha afirmado que era consciente de que la joven había bebido alcohol, mientras que la víctima, a preguntas de la defensa de D.R.A., ha señalado que mantiene que “pudieron echarme algo en la bebida porque no había bebido tanto y estaba muy mal”.

Sin embargo, la abogada de la defensa le ha preguntado si en ese tiempo estaba tomando algún tipo de medicación que no podía mezclar con alcohol, a lo que la víctima ha señalado que sí, pero que "por eso creo que me echaron algo, porque sólo tomé una copa y media".

De ser hallado culpable, el joven deberá también indemnizar a la víctima con 15.000 euros por los daños morales y casi 300 euros más de indemnización por unas heridas que la joven tenía en las piernas, presuntamente, porque el acusado la arrastró hasta la caseta.

Comentarios