El investigador José Manuel López Nieto comienza el ciclo 'Qué sabemos de...' en el Irnasa

Imagen de la charla | Foto: Dicyt.com
El investigador José Manuel López Nieto comienza el ciclo 'Qué sabemos de...' en el Irnasa

La charla 'La química verde' comienza a las 12 horas y tiene entrada libre hasta completar aforo

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro propio del CSIC) ha acogido este viernes la primera de las cuatro conferencias previstas en su sede a lo largo del mes de noviembre dentro del ciclo ‘Qué sabemos de…’ del CSIC. José Manuel López Nieto, investigador del Instituto de Tecnología Química (centro mixto de la Universidad Politécnica de Valencia y el CSIC) impartió la charla ‘La química verde’, basada en su libro homónimo.

“La química verde es una revisión de la química para el futuro”, afirmó en declaraciones a DiCYT. En su opinión, “el problema de la contaminación no viene dado solamente por el empleo de la química, porque en realidad ocurre en cualquier sector debido a la cantidad de materias primas que utilizamos y consumimos”. Un ejemplo es la automoción. “El problema no es que los coches sean contaminantes, sino que en el mundo hay unos 1.500 millones y la pequeña contaminación que provoca un vehículo multiplicada por esa cifra nos lleva a la situación actual”, comenta.

Ante este panorama, el planteamiento que se realiza a partir del concepto de química verde y de química sostenible pasa por modificar los consumos e intentar suavizar el impacto que pueda tener cualquier proceso. “La filosofía es que no se trata sólo de obtener un producto determinado, sino de ver cuál es su posible impacto medioambiental y cómo podemos ponerle remedio para que sea menor”, explica.

José Manuel López Nieto cree que es importante tener en cuenta que los cambios van a ser paulatinos. Volviendo al ejemplo de la automoción, “si hoy nos planteáramos cambiar los 1.500 millones de coches por vehículos eléctricos, sería inviable porque ni la propia industria sería capaz de hacerlo. Tienen que ser cambios paulatinos a corto y medio plazo. Además, tienen que ser viables económicamente desde el punto de vista de la industria; si no lo son, es difícil que se vayan a llevar a cabo”, añade.

El consumo, una de las claves

Su centro de investigación está focalizado en el desarrollo de materiales para ser empleados como catalizadores para la industria química. Por eso es consciente de que las soluciones vendrán desde la investigación científica. No obstante, para resolver el problema es imprescindible la colaboración de toda la sociedad. “El consumo es una de las claves, vivimos en una sociedad que ha desarrollado un consumo desaforado”, señala, “no se ha tenido en cuenta el impacto medioambiental que tienen los desechos”.

Sin embargo, el bienestar no pasa necesariamente por un consumo excesivo. Un ejemplo es que Estados Unidos gasta el doble de energía que Europa, cuando el nivel socioeconómico de ambas zonas del mundo es similar. “Está claro que hoy en día nadie va a plantear una reducción del bienestar, tenemos que consumir, pero desde un uso más respetuoso con el medio ambiente”, apunta el investigador del Instituto de Tecnología Química. Además, no se debería exigir el mismo esfuerzo a todos los países del mundo. “La limitación de emisiones no puede ser la misma en los países desarrollados que en los países en vías de desarrollo, porque hipotecaríamos el futuro de los segundos”, destaca.

El sector agrario

La conferencia de hoy ha tenido como escenario el IRNASA, un centro dedicado a la investigación agrícola y ganadera, muy relacionada también con los productos químicos y los problemas que generan en el medio ambiente y dentro de una comunidad autónoma, Castilla y León, que depende en gran medida de este sector.
En este caso la solución pasa por “el empleo de diferentes tipos de abonos en la agricultura”. De hecho, “ya hay una respuesta interesante desde la química, en los próximos habrá un cambio fundamental en cuanto a los procesos de síntesis, que proporcionarán abonos con un menor impacto medioambiental”, asegura. Otro aspecto destacado será el empleo de polímeros que sean biodegradables y que, por lo tanto, tengan un impacto medioambiental menor.


Este ciclo de conferencias continuará en el IRNASA todos los viernes de noviembre a las 12:00. Las próximas citas serán con José Pío Beltrán Porter y la charla 'Cultivos transgénicos'; Clara Blanco Rodríguez, con 'Grafeno: ¿El material del futuro?' ; y Ana Martínez Gil, con 'El Alzheimer'.


Comentarios
Lo más