Casi el 60% de la sociedad se muestra contrario a la reducción de la velocidad a 30 kilómetros por hora en la ciudad

Casi el 60% de la sociedad se muestra contrario a la reducción de la velocidad a 30 kilómetros por hora en la ciudad

La mayor parte cree necesario retirar el permiso en caso de infracciones graves y de igualar las responsabilidades por conducir utilizando el teléfono móvil con conducir habiendo ingerido alcohol. En este sentido, cerca de tres de cada cuatro personas prefieren limitar la tasa de alcohol a 0,0

El Plan de Seguridad Vial avanzado por el Ayuntamiento, a cumplir en los próximos cuatro años, ya va tomando forma con la implantación de las seis cajas de radares que se situarán en distintos puntos de la ciudad. 

Sin embargo, otro de los puntos de este Plan, entre otros, es la rebaja de la velocidad permitida en algunas de las calles de la ciudad a 30 kilómetros por hora como las que se encuentran entre Gran Vía y paseo de Canalejas, y diferentes zonas en los barrios de La Vega, Blanco, Pizarrales, San José, Garrido, Ciudad Jardín, Teso de la Feria, Puente Ladrillo y Tejares, así como otras consideradas como residenciales a 20 kilómetros por hora. 

Estas limitaciones, eso sí, no son del gusto de la sociedad. Una encuesta publicada en el VI Estudio 'Españoles ante la Nueva Movilidad', realizada por el Centro de Demoscopia de Movilidad, refleja que el 59% rechaza que se rebaje a 30 kilómetros por hora la velocidad en las vías de un solo sentido de la ciudad. 

Solo es una estadística entre otras muchas otras referentes a la seguridad vial que están de actualidad. De hecho, en esta encuesta también se refleja que el 71% de los usuarios se muestra en contra de reducir a 80 kilómetros por hora la velocidad máxima en vías convencionales. 

Los resultados del estudio, que se han presentado esta semana, indican también que el 90% de los españoles es partidario de retirar temporalmente el permiso a los usuarios que cometan infracciones graves, mientras que un 73% aboga por igualar responsabilidades por conducir utilizando el teléfono móvil con conducir habiendo ingerido alcohol.

Asimismo, la investigación señala que el 71% de los encuestados apoyaría obligar a los ciclistas a que cuenten con un seguro específico y el 67% de los participantes en el estudio estaría a favor de limitar la tasa de alcohol a 0,0.

Educación vial

Para reducir la siniestralidad, el 78% de los encuestados apuesta por reforzar la formación desde edades tempranas, aumentando la educación vial en los colegios. Además, a la hora de prevenir accidentes y mejorar la seguridad al volante, la formación es un aspecto clave para todos los encuestados y un 5% considera que la educación en este aspecto es buena.

En este sentido, el 84% de los encuestados manifiesta que nunca ha recibido un curso o formación en materia de seguridad vial en la empresa, cuando el 45% de ellos estaría interesado en recibirlo. Asimismo, el 55% de los titulares del permiso B de conducir afirma que nunca ha recibido formación para motocicletas de 125 cc, de los que un 45% sostiene que se "animaría" a usar la moto si recibiera unas clases específicas.

Por otro lado, los resultados de este estudio indican que la mitad de los españoles muestra su intención de cambiar su forma de movilidad, incluso a vender su coche, si se les garantizara una solución de movilidad eficiente para sus desplazamientos personales y profesionales.

Además, el coche compartido se ha posicionado --por primera vez en el estudio-- como la alternativa preferida de transporte (30% de los votos) que elegirían los españoles para desplazarse a diario, seguido del autobús con un 22%.

Comentarios