Las residencias 'de Chicote', asediadas por las constantes denuncias de sus trabajadoras

Las residencias 'de Chicote', asediadas por las constantes denuncias de sus trabajadoras

el goteo constante de denuncias viene generando que tanto el abogado de la empresa que gestiona los centros como la hasta hace unas semanas directora de las dos residencias, Anabel Álvarez, tengan que pasar por los Juzgados de Colón cada semana, con el fin de asistir y testificar en juicios de ámbito laboral

Las dos residencias de ancianos situadas en las localidades de Babilafuente y Castellanos de Moriscos que protagonizaron el programa ¿Te lo vas a comer? del popular chef Alberto Chicote, se encuentran a día de hoy asediadas por las continuas denuncias que reciben de sus trabajadoras.

Tal y como ha podido comprobar SALAMANCA24HORAS, el goteo constante de denuncias viene generando que tanto el abogado de la empresa que gestiona los centros como la hasta hace unas semanas directora de las dos residencias, Anabel Álvarez, tengan que pasar por los Juzgados de Colón cada semana, con el fin de asistir y testificar en juicios de ámbito laboral. 

Se trata principalmente de litigios relacionados con despidos y reclamaciones de cantidades económicas que las trabajadoras consideran que no han sido debidamente abonadas por la empresa a la hora de pagar los finiquitos, aunque también han tenido lugar juicios por despidos improcedentes e incluso por accidentes laborales ocurridos en las residencias. 

Los juicios que se han celebrado hasta el momento y que involucran como parte demandada a la empresa que gestiona las residencias de Babilafuente y Castellanos de Moriscos han sido más de una decena. En otros casos, las partes enfrentadas han alcanzado acuerdos sin llegar a tener que verse las caras ante los magistrados.

Como ejemplo, en uno de los casos una trabajadora de una de las residencias fue despedida estando embarazada y la rescisión de su contrato fue declarado nulo por sentencia judicial. La empresa fue obligada a readmitir a la trabajadora, aunque poco después volvió a echarla y su caso se encuentra otra vez en el Juzgado.

En otro caso, según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, otra trabajadora sufrió un accidente laboral y la empresa nunca cumplimentó un parte de baja, por lo que la mutua no se hizo cargo de los gastos sanitarios, generando importantes contratiempos a la persona afectada. En este juicio, Anabel Álvarez, citada como testigo, declaró a la juez no ser en aquel momento la directora de las dos residencias de ancianos, sino sólo de una, negando además que la trabajadora hubiera sufrido una lesión en el centro.

En esa misma vista oral, la parte demandante demostró que Anabel Álvarez actuaba como directora de ambos centros, gracias a las tarjetas de visita que entregaba la propia Álvarez en su trabajo y en las que figuraba su nombre y el cargo de directora de Babilafuente y de Castellanos de Moriscos. Además, la hasta hace unas semanas mandataria tuvo que reconocer su propia voz en una grabación que había realizado con su teléfono móvil la demandante, instantes después de sufrir el accidente laboral, y en la que le contaba a la directora lo que le acababa de ocurrir.

Comentarios