Extrabajadores del colegio La Inmaculada de Armenteros llevan 5 años sin cobrar pese a que el Juzgado falló a su favor

Extrabajadores del colegio La Inmaculada de Armenteros llevan 5 años sin cobrar pese a que el Juzgado falló a su favor

Este grupo de profesores y trabajadores considera que el Juzgado de Instrucción Número 4 está realizando una "lentísima instrucción" de su caso, llegando a pensar que puede estar sucediendo de foma "deliberada", ya que no les da ningún tipo de explicación. Los afectados amenazan con ofrecer detalles del funcionamiento del colegio que podrían comprometer a diversos cargos políticos y empresarios de la provincia

Un grupo de personas formado por más de una decena de extrabajadores y exprofesores del colegio La Inmaculada de Armenteros denuncia que llevan cinco años sin cobrar, pese a que una sentencia firme del Juzgado de lo Social número 2 les dio la razón hace años y reconoció la deuda que la institución contrajo con ellos tras numerosos meses de impagos y su posterior despido.

Estos profesionales, que mantuvo lógicamente su caso en manos de la Justicia, manifiestan su malestar con lo que consideran que es una "lentísima instrucción" del Juzgado de Instrucción número 4, que lleva el proceso sin ofrecerles ningún tipo de explicación, ya que la última comunicación que el Juzgado tuvo con su abogado se produjo en el mes de abril, y los extrabajadores consideran que la lentitud puede ser "deliberada". Estos mismos afectados cuentan que, pese a que hace años el colegio vivió una situación muy comprometida acuciado por las deudas como consecuencia de una mala gestión, ahora se encuentra de nuevo en funcionamiento y se ha creado una fundación heredera de la que en su día puso en marcha el ya fallecido sacerdote Juan Trujillano.

"Tanto el colegio como esta nueva fundación están recibiendo subvenciones e ingresos", cuentan, por lo que no entienden cómo tras cinco largos años no han cobrado deudas que ascienden, en algunos casos, hasta los 40.000 euros. Su situación económica y desesperación ha llegado tan al límite que amenazan con ofrecer importantes datos, cifras y testimonios del colegio que comprometerían a diversos cargos políticos y empresarios de la provincia. "Queremos que se haga justicia y, si es necesario tirar de la manta, lamentablemente lo vamos a hacer porque está todo documentado", dicen.

El grupo de trabajadores que ha dado a conocer su comprometida situación, algunos con casi cuatro décadas de desempeño diario en el colegio La Inmaculada, estaba integrado en la Fundación Armenteros, entidad que dirigía el centro escolar y encabezaba el cura Juan Trujillano. La entidad se hizo muy famosa como consecuencia de su política de recepción de jóvenes necesitados y, posteriormente, de niños inmigrantes llegados, en muchos casos, en pateras y cayucos a las costas españolas. El colegio, que era concertado, comenzó a estar asfixiado por las deudas con Hacienda y la Seguridad Social, por lo que se inició el impago a los trabajadores. 

Dos años trabajando en su puesto sin cobrar ni un euro 

La situación se alargó durante dos años, tiempo en el que fallecido Juan Trujillano y el colegio perdió el concierto que tenía con la Consejeria de Educación, y en todo ese tiempo los trabajadores se mantuvieron en su puesto de trabajo, acudiendo cada día a trabajar, creyendo la promesa de que cuando la tormenta amainase, cobrarían.

Tras su despido, el impago llegó a los tribunales y una sentencia firme del Juzgado de lo Social número 2 les dio la razón tras un acto de conciliación, reconociendo la deuda del colegio contraída con ellos. Cobraron 6.000 euros cada uno del FOGASA pero nunca han recibido el resto. 

Sin embargo, La Inmaculada de Armenteros se encuentra en funcionamiento. De hecho, el pasado 30 de mayo el BOCYL publicó la resolución que acuerda la inscripción en el registro de la nueva fundación que dirige el colegio y que consideran los afectados "evidente heredera" de la antigua Fundación Armenteros. La nueva Fundación Educa La Inmaculada, según el BOCYL, se ha conformado con una dotación inicial de 30.000 euros aportada por los fundadores. Entre los patronos se encuentran importantes nombres ligados al sector cárnico de Guijuelo. "Creemos que han levantado otra fundación para no hacerse cargo de la deuda contraída con nosotros", indica el grupo de extrabajadores.

Y mientras tanto, como no puede ser de otra manera, cinco largos años sin percibir la deuda han generado importantes contratiempos en los afectados. Alguno de ellos sobrevive con una pensión de poco más de 400 euros al mes y una enfermedad degenerativa después de haber trabajado 40 años en Armenteros. "El colegio funciona, tiene dinero y en la prensa anuncian cenas de gala a beneficio de la institución. No entendemos que esté todo paralizado en el Juzgado porque creemos que tienen de donde agarrar, ya que cuentan con actividad. Si embargan sus cuentas podremos ir recibiendo poco a poco el dinero que nos deben desde hace tantos años", finalizan.

Comentarios