SALMANTINOS POR EL MUNDO

​A Göttingen para hacer la tesis porque “encontrar trabajo como científico recién graduado en España no es fácil”

Pablo en el laboratorio
​A Göttingen para hacer la tesis porque “encontrar trabajo como científico recién graduado en España no es fácil”

Pablo Redero hace su investigación en uno de los institutos punteros en Química Orgánica para ampliar sus horizontes. Una ciudad muy parecida a Salamanca por ser no muy grande pero con ambiente universitario y muy cosmopolita

Pablo Redero es otro de esos jóvenes salmantinos que ha emigrado para no ver frenada su progresión, en este caso académica. Con 22 años (cumple los 23 este lunes, 3 de diciembre) se encuentra en Gotinga (Göttingen), ciudad situada en el centro de Alemania y que posee una gran universidad.

Precisamente ese fue el motivo que llevó a Pablo hasta el país teutón. Recuerda que llegó a finales de octubre para empezar su tesis doctoral en el Institut für Organische und Biomolekulare Chemie, una plaza que encontró a finales de julio, cuando estaba terminando su máster.

Fue entonces cuando se puso en contacto con el director de este centro de investigación para realizar una estancia de varios meses, “pero al final me ofreció la posibilidad de hacer la tesis doctoral aquí y no quise dejar escapar esta oportunidad”, asegura. Un instituto que es puntero en investigación en Química Orgánica, “la rama que más me apasiona de esta ciencia”. A ello se le une que Gotinga “es una ciudad con muy buen ambiente universitario donde se puede conocer a gente de todo el mundo”.

“Empezar de cero en un país cuya lengua no dominas nunca es fácil”

Los inicios de Pablo en Gotinga no fueron sencillos, porque “empezar de cero en un país cuya lengua no dominas nunca es fácil”. De hecho, él nunca había estudiado alemán, “así que en cuanto supe que iba a venir aquí me apunté a clases particulares para poder venir con algo de bagaje”. Eso sí, el idioma tampoco ha sido una gran barrera porque “afortunadamente, en Gotinga casi todo el mundo habla inglés, y eso facilita muchas cosas del día a día”.

Además, también cuenta que, a través de varios conocidos, pudo contactar con una chica española que trabaja en la ciudad alemana de ‘au pair’ y que le ha ayudado “muchísimo desde el primer día”. Así, “gracias a ella he podido hacer mis primeros amigos en la ciudad”.

El haber conocido a gente hace que Pablo se sienta integrado en gran manera, aunque la adaptación “no es completa de momento, entre otras cosas por el idioma”, y todavía sigue haciendo trámites para alojarse en Alemania, pero segura que “sinceramente creo que no me podría ir mejor hasta ahora”.

“Fácil no es una palabra que va asociada a encontrar trabajo como científico en España”

Pablo está haciendo su tesis doctoral en Gotinga para ampliar sus horizontes. Porque “fácil nunca es una palabra que va asociada a encontrar trabajo como científico recién graduado en España”, y para ello “hay que moverse mucho, ofrecerse, crear un perfil propio” y, sobre todo, “tener buen nivel de inglés”, que fue precisamente lo que le permitió llegar aquí.

Su vida allí consiste en ir todas las mañanas cerca de las 9 horas al laboratorio. Algunos días organizan un seminario donde ponen en común el trabajo que están realizando y comentan las publicaciones que consideran relevantes para su investigación, y posteriormente, cerca del mediodía, comen todos juntos en el comedor del campus. “Después seguimos trabajando hasta las 6 o las 7 de la tarde, dependiendo del día”, para así finalizar su jornada.

“La verdad es que esta ciudad me recuerda mucho a Salamanca”, comenta Pablo Redero, puesto que “las dos son ciudades pequeñas pero con grandes universidades donde se respira un gran ambiente estudiantil muy cosmopolita”, aunque “aquí (Gotinga) los salarios son más altos”, así como los precios de los productos y de los servicios. De la ciudad se quedaría, entre otras cosas, con la gran red de carril bici que tiene y que facilita ir “de un extremo a otro de la ciudad sin dar rodeos y además haciendo ejercicio”, detalla.

Pablo también está aprovechando para viajar en cuanto tiene ocasión. Hace tres semanas viajó a Hamburgo para conocer la ciudad “y visitar, entre otras cosas, el Millerntor Stadion, el campo del FC St. Pauli”. También le gustaría visitar Hannover, Colonia, Dortmund “y, por supuesto, Berlín”.

“Acabo de empezar una etapa muy ilusionante, y no pienso más allá de la tesis”

Otra de las cosas que extrañó a Pablo pero no mucho “porque venía advertido” son los horarios de las comidas. Eso sí, lo que sí le ha sorprendido “ha sido el gran nivel de inglés de prácticamente todos los ciudadanos de Gotinga”, porque “no importa que vayas a un gimnasio o a una panadería, que te pueden atender en inglés perfectamente”.

Por su parte, lo que más echa de menos de Salamanca “es a mi familia y a mis amigos”, aunque “al estar en contacto a diario con ellos, el problema es mucho menor”. Quitando eso, “no echo en falta nada, estoy realmente a gusto”, afirma, aunque no niega que le gustaría volver a España en un futuro, si bien “ahora no pienso en ello”.

Porque Pablo acaba de empezar “una etapa muy ilusionante” y le quedan “mínimo” tres años por delante trabajando en su tesis doctoral en Gotinga. No piensa más allá de ello, y “una vez que la termine (la tesis) imagino que tendré que elegir entre seguir trabajando en el sector académico o probar suerte en la industria química”. Algo que decidirá “dentro de bastante tiempo y con ayuda de la experiencia que quiera”.

pablo pistorius

Comentarios
Lo más