Dicyt/SALUD

Identifican nuevas variantes genéticas que predisponen a sufrir cáncer colorrectal

Identifican nuevas variantes genéticas que predisponen a sufrir cáncer colorrectal

El IBIOMED de la Universidad de León y 800 ciudadanos leoneses han participado en uno de los mayores estudios mundiales de este tipo de tumor

Un amplio estudio internacional en el que ha participado el Instituto de Biomedicina de la Universidad de León (IBIOMED) ha permitido identificar 40 nuevas variantes genéticas implicadas en la predisposición germinal al cáncer colorrectal. Los resultados, publicados en Nature Genetics, permiten avanzar en la prevención y tratamiento del primer cáncer en primer cáncer en frecuencia en España y el segundo en número de muertes.

“La susceptibilidad genética en este cáncer es de tipo poligénica”, explica a DiCYT Vicente Martín Sánchez, investigador de IBIOMED, es decir, que en su aparición “influyen muchos genes que interaccionan de manera compleja”, tanto que este aspecto aún es muy poco conocido. Además, esta susceptibilidad también está asociada a ambientales, aspectos como la dieta y la actividad física.

Gracias a este trabajo se han encontrado 40 variantes genéticas nuevas relacionadas con el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Sumadas a las que ya se conocían anteriormente, el número llega a 100. “Esto nos puede permitir predecir de una manera más precisa el riesgo individual de padecer cáncer colorrectal, personalizar los mensajes de prevención primaria y secundaria, incrementar los consejos para mejorar los estilos de vida y saber cuándo realizar una colonoscopia, por ejemplo”, explica el experto. Además, la investigación también sirve para conocer mejor cómo aparece el tumor y, por lo tanto, explorar nuevos tratamientos para curarlo.

Algunas de las variantes encontradas son poco frecuentes en la población, mientras que otras resultan más comunes. “Es difícil estudiar y conocer cómo se articulan los genes heredados y las exposiciones ambientales para favorecer la aparición del cáncer colorrectal. Son muchas las variantes implicadas y no sabemos bien como interaccionan entre ellas”, indica Vicente Martín.

Personalizar la prevención

En este sentido, el estudio supone un avance para mejorar el diagnóstico del cáncer colorrectal: “Va a facilitar la creación de puntuaciones que van a permitir estratificar el riesgo de padecer cáncer colorrectal y, por lo tanto, personalizar los mensajes preventivos y la indicación de técnicas de cribado de este cáncer”.

Actualmente la indicación del cribado es solo por la edad, para los mayores de 50 años, lo que no resulta nada preciso. “La gran mayoría de los mayores de 50 años no tendrán un cáncer colorrectal pero deben hacerse las pruebas. Con el análisis de las variantes genéticas detectadas vamos a poder ser más finos en la indicación del cribado de manera que habrá gente mayor de 50 años que no lo deberá de hacer, mientras que en otros casos podremos estudiar riesgos individualizados que mejorarán la participación en estos programas”, apunta el investigador del IBIOMED. Esta información también ayudará a entender la fisiopatología del cáncer colorrectal y, por lo tanto, en la investigación de tratamientos más seguros y eficaces.

La participación de León

El IBIOMED ha colaborado con el Complejo Asistencial Universitario de León en la captación de casos y controles (más de 800) que se han aportado al consorcio internacional GECCO, liderado desde Seattle, aportando información clínica, epidemiológica y de estilos de vida, así como muestras de ADN que han sido genotipadas en Estados Unidos. “Los investigadores de nuestro grupo ha colaborado en la obtención de los resultados y en la discusión de los mismos”, señala Vicente Martín.

El investigador quiere agradecer los “400 casos y 400 controles, ciudadanos de León, que han colaborado en este proyecto y a los profesionales del Complejo Asistencial Universitario de León, especialmente a los servicios de Cirugía, Oncología y Anatomia Patológica que han hecho posible nuestra participación en este gran proyecto internacional, del que éste es solo uno de los primeros resultados”.

Siguiente reto: comprender las interacciones

A partir de ahora, el objetivo será buscar más variantes e intentar comprender las interacciones que tienen entre sí y con las exposiciones ambientales, como la dieta, la actividad física y consumo de alcohol. También se pretende explorar nuevas técnicas de detección de rutas metabólicas que, reguladas por genes o variantes genéticas, están en la génesis del cáncer colorrectal.

En el estudio, uno de los más amplios del mundo sobre cáncer colorrectal, se han comparado casos y controles de 125.478 individuos, con participación de Estados Unidos, Canadá, Holanda, Austria, España, República Checa, Alemania, Reino Unido, Suecia y la Unión Europea. El consorcio internacional GECCO, con base en Seattle, fue el encargado de coordinar esta colaboración internacional a gran escala. Los investigadores españoles que han participado pertenecen al CIBER de Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) y de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP).

Comentarios
Lo más