MUÑOZ

Cuarenta años desde el trágico accidente de Muñoz en el que fallecieron 32 personas

Cuarenta años desde el trágico accidente de Muñoz en el que fallecieron 32 personas
Cuarenta años desde el trágico accidente de Muñoz en el que fallecieron 32 personas

Tuvo lugar el 21 de diciembre de 1978 y en él fallecieron 32 personas tras ser arrollado un autobús escolar en un paso a nivel sin barreras

Este viernes, 21 de diciembre, se cumplen cuatro décadas del terrible accidente ferroviario que, un 21 de diciembre de 1978, segó la vida de 32 personas en Muñoz (Salamanca), tras ser arrollado un autobús escolar en un paso a nivel sin barreras.

A las 13.30 horas de este viernes se realizará un acto en recuerdo de las víctimas en La Fuente de San Esteban, al que acudirán numerosas personalidades. Desde Ciudadanos Del Reino de León han recordado también en este día este terrible accidente.

Eran poco más de las 9 de la mañana del 21 de diciembre de 1978, cuando una terrible noticia sacudió a la sociedad salmantina, un trágico accidente ferroviario que tuvo como víctimas casi exclusivas a una generación de niños llamada a ser el futuro del Campo Charro, y que dejó una herida abierta en localidades como La Sagrada, San Muñoz, Ardonsillero, Carrasalejo de Huebra y Muñoz.

Todo ocurrió en el punto de confluencia entre la línea ferroviaria Salamanca-Fuentes de Oñoro, y la carretera que, desde la N-620, daba acceso a la localidad de Muñoz. Era un paso a nivel sin barreras, que el autobús escolar, que había iniciado su ruta en Carrascalejo de Huebra, debía cruzar para entrar y salir de Muñoz a recoger a los alumnos de dicha localidad, pues no había otro acceso asfaltado a la misma.

Antes de ocurrir el fatal accidente, el autobús escolar ya había recorrido unos 40 kilómetros, habiendo recogido a los alumnos de Carrascalejo, La Sagrada, San Muñoz y Ardonsillero, llegando a Muñoz a recoger a los seis niños de este pueblo, que fueron los últimos en subirse al mismo. No obstante, tras salir de Muñoz, el vehículo debía volver a la N-620 para realizar el tramo final del trayecto, los escasos 8 kilómetros que le restaban para acabar la ruta, que tenía como destino final La Fuente de San Esteban, previo paso por Boadilla.

Sin embargo, para acceder de nuevo a la N-620, el autobús escolar debía cruzar nuevamente el paso a nivel sin barreras ubicado junto al apeadero de Muñoz, en el cual fue embestido por una locomotora de la Serie 321 de Renfe, que circulaba a cerca de 100 km/h por la línea férrea Salamanca-Fuentes de Oñoro (en dirección a Salamanca), y que partió en dos el autobús escolar, arrastrando la parte delantera del mismo durante ochenta metros. La parte trasera del autobús, por su parte, quedó junto a las vías en el lugar del accidente, huérfana del resto de vehículo, que transportaba en el momento del siniestro a 97 personas.

Las consecuencias del accidente fueron fatales, teniendo como resultado 32 fallecidos y 61 heridos. Del total de fallecidos, 31 eran niños (de entre 6 y 14 años de edad), a los que se sumó como víctima mortal un padre de 57 años, que acompañaba a su hijo enfermo al centro médico de La Fuente de San Esteban.

“Un trágico accidente del que se cumplen 40 años, y que se llevó por delante buena parte de la fuerza y el futuro de las cinco localidades del Campo Charro implicadas en el mismo, que desde entonces ha sabido reponerse a un dolor y recuerdo aún presente para seguir adelante”, han recalcado desde Ciudadanos por el Reino de León. 

Comentarios
Lo más