CRISIS DE LAS PENSIONES

​Las pensiones en crisis: Salamanca cuenta con menos de 1,5 trabajadores por cada pensionista

​Las pensiones en crisis: Salamanca cuenta con menos de 1,5 trabajadores por cada pensionista

Según los últimos datos registrados, el número de pensionistas asciende a 80.457 personas mientras que el número de afiliados a la Seguridad Social alcanzaba los 119.785. Antes de la crisis era de 1,7, y cada trabajador salmantino tenía que cotizar 382,4 euros para pagar las pensiones, mientras que hoy en día la cifra asciende a 592,34 euros

Una de las grandes preguntas que se hacen todos los economistas en España es cómo se logrará mantener el Sistema de Pensiones en el futuro. Pese a que la recuperación económica ha permitido que el número de afiliados a la Seguridad Social aumente en los últimos meses, también lo hace, y con una progresión mayor, el número de pensionistas.

Esto se debe a una población cada vez más envejecida cuya edad de jubilación se va acercando, por lo que en los próximos años el número de pensionistas no dejará de aumentar progresivamente, mientras que el número de afiliaciones a la Seguridad Social sufrió tras la crisis un gran descenso y, posteriormente, un estancamiento con ligero ascenso.

A 31 de diciembre de 2018 (última fecha en la que se han publicado datos), en Salamanca había un total de 80.457 personas cobrando pensiones contributivas (es decir, las que se reciben por jubilación, incapacidad permanente o fallecimiento), mientras que el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social ascendía a 119.785.

Esto supone que, en la capital del Tormes, haya un pensionista por cada menos de un trabajador y medio (1,49). Teniendo en cuenta que la pensión media en la ciudad charra es de 882,58 euros, para que se pudiese abonar dicha cifra sin recurrir a la ‘hucha’ de las pensiones (o a cualquier otro tipo de impuesto) sería necesario que por cada trabajador se cotizase a la Seguridad Social 592,34 euros.

Una cifra que implicaría un alto salario y que es muy alta tanto para los trabajadores por cuenta ajena como para los autónomos, por lo que difícilmente se alcanza. Así, buscar nuevas fórmulas para pagar las pensiones se antojan necesarias (ya sea aumentar el número de personas que cotizan o retrasar la edad de jubilación, dos medidas que también busca fomentar el Gobierno).

Evolución del ratio pensionista/trabajador desde el inicio de la crisis: preocupante descenso

El panorama antes de la crisis era diferente al actual. Mientras que en Salamanca el número de pensionistas ascendía a 74.496 (6.000 menos que hoy en día), las personas afiliadas a la Seguridad Social eran 126.353 (casi 6.000 más que en diciembre del pasado año). Así pues, por aquel entonces, el número de trabajadores por cada pensionista era de 1,7

Además, la pensión media también era mucho menor (650,08 euros; es decir, se cobran 231,25 euros más hoy en día). Esto se debe, principalmente, a que la retribución de la pensión de jubilación ha aumentado en casi 300 euros (de los 1.002,54 euros que se cobran hoy en día frente a los 721,69 que se percibían en 2008 al retirarse).

Por tanto, cada afiliado en la Seguridad Social en Salamanca tenía que cotizar 382,4 euros para que cada pensionista recibiese su retribución sin que se viese afectada la hucha de las pensiones (una cantidad mucho más fácil de alcanzarse, motivo por el que el Fondo de Reserva incluso engordó hasta 2008, además de un ingreso excepcional en 2010).

Esta ‘hucha’ de las pensiones se aprobó en el Pacto de Toledo de 1995 y se creó, por Ley, en 1997 (formalmente llamado Fondo de Reserva). Este se iría dotando de los “excedentes de cotización sociales que puedan resultar de la liquidación de los Presupuestos” con el objetivo de que se permitiese “atenuar los efectos de los ciclos económicos, tanto respecto a la recaudación de cotizaciones, como a la preservación del empleo”, según recoge la propia Ley.

Cotizar desde la juventud y una mejor calidad del empleo que produzca más ingresos a la Seguridad Social, dos factores clave a la hora de no vaciar la ‘hucha’ de las pensiones

Otro de los grandes problemas para mantener el Sistema Público de Pensiones es la capacidad de cotización. Por un lado, la tasa de paro juvenil sigue siendo bastante alta y, pese a que el Gobierno crea diferentes planes para tratar de reducirla, el que los jóvenes comiencen a cotizar a la Seguridad Social se antoja fundamental en el futuro para que la ‘hucha’ de las pensiones no se vacíe.

Por otro, está la calidad del empleo creado tras la crisis. Como se ha remarcado desde hace años, el trabajo que se tiene hoy en día es mucho más precario que antes de 2008, lo que provoca que las cotizaciones a la Seguridad Social sean menores.

Estos dos problemas son los primeros que se han de solucionar para que el Sistema de Pensiones se mantenga estable durante los próximos años, donde el número de pensionistas crecerá de manera exponencial.

Salamanca, la cuarta provincia de Castilla y León donde más pensionistas hay y la tercera donde menos cobran

El caso de Salamanca en las pensiones no deja de ser curioso. Según los últimos datos publicados, la charra era la cuarta provincia con mayor número de pensionistas en toda Castilla y León (80.457), sólo superada por León, Valladolid y Burgos.

Sin embargo, es la tercera provincia de la región donde menos se percibe. La pensión media asciende a 882,58 euros, sólo por encima de Zamora (800,30 euros) y Ávila (827,65 euros); y muy lejos de lo que cobran los pensionistas vallisoletanos (1.070,70 euros) o de los burgaleses (1.015,15 euros). La tercera provincia en la que más se cobra de pensión media es Palencia (970,74 euros).

Que estas tres provincias sean las que tienen una mayor pensión media se debe, principalmente, a que la pensión media por jubilación es la más alta de la región (por encima de los 1.100 euros), algo que se debe, entre otros factores, a la industria que poseen.

Comentarios
Lo más