Salamanca volvió a citarse este jueves 17 de enero con una tradición que lleva cuatro decenios celebrándose: la bendición de los animales de compañía con motivo de la festividad de San Antón. Acudieron a la misma más de un centenar de mascotas: gatos, tortugas, pájaros y conejos. Pero quienes más destacaron en número fueron los perros, con más de un centenar, protagonizando curiosas escenas en el parque.

El acto comenzó a las 12 del mediodía en la iglesia de los Padres Capuchinos, donde se ofició una eucaristía por parte del superior del convento, Domingo Montero. Después, el propio sacerdote procedió a bendecir a los animales que sus dueños llevaron al parque de San Francisco.

La revista Ferias, mercados y mataderos es la organizadora.

Comentarios