"Si llega a colisionar contra nosotros de frente, el accidente podría haber sido fatal"

"Si llega a colisionar contra nosotros de frente, el accidente podría haber sido fatal"

Los dos ocupantes del coche que a última hora de la tarde del domingo circuló en sentido contrario varios kilómetros y provocó un accidente se encuentran estables y fuera de peligro. Sin embargo, el susto en el cuerpo aún le dura a algunos de los conductores que se cruzaron con el coche y dieron la voz de alarma

Los dos ocupantes —un hombre de 88 años y una mujer de 87— del coche que a última hora de la tarde de este domingo circuló en sentido contrario por la autovía A-62 y provocó un violento accidente tras colisionar con otro coche, han pasado la noche en observación en Urgencias del Complejo Asistencial, estables y fuera de peligro, y han recibido el alta médica a lo largo del día de hoy. 

Según la investigación del siniestro, el conductor del turismo se despistó y accedió a la autovía en sentido contrario, provocando momentos de absoluto pánico entre el resto de conductores, hasta que se produjo la colisión con uno de los turismos que circulaban por la vía. Siniestro que, milagrosamente, no produjo heridos de consideración. 

Sin embargo, el susto en el cuerpo aún le dura a algunos de los conductores que se cruzaron de frente con el coche en cuestión. Es el caso de Augusto, un salmantino que poco antes de las 20:00 horas del domingo, y en compañía de su hija de 9 años, circulaba por un tramo de la autovía. Augusto aún le da vueltas al incidente del que fue testigo. "Me había incorporado en la entrada por el cementerio y circulaba hacia la salida del Helmántico. Es una distancia corta que realizo casi todos los días pero que prefiero hacer por la autovía, ya que es más cómoda y se tarda menos", explica Augusto a SALAMANCA24HORAS.

"Llevaba un par de kilómetros y me encontraba en el carril central cuando el coche se cruzó por mi izquierda en sentido contrario". Augusto se quedó blanco e inmediatamente llamó al 112 para advertir a la Guardia Civil de lo que estaba pasando. El Servicio de Emergencias recibió dos decenas de llamadas de conductores que comprobaron atónitos que el coche no se detenía y seguía haciendo kilómetros en sentido contrario. 

Augusto afirma que el coche que le adelantó "iba a bastante velocidad". "No me dio ni tiempo a darme cuenta, fue visto y no visto y, por suerte, no chocó contra nosotros. En cuanto pude reaccionar llamé a Emergencias para dar el aviso", cuenta. Además, afirma que en ese momento había "bastante tráfico" en la calzada.

Augusto dejó a su hija en casa, en Villares de la Reina, y realizó de nuevo el trayecto de regreso, ya que tenía turno de noche en el trabajo. "Ahí vi que el coche estaba volcado y se encontraban ya los Bomberos y la Guardia Civil".

"Horas después todavía le doy vueltas y pienso en mi hija. Si llega a colisionar con nosotros de frente, el accidente podría haber sido fatal", finaliza Augusto.

Comentarios
Lo más