El contrato de alquiler estándar en Salamanca es para estudiante o residente sanitario y de menos de un año de duración

El contrato de alquiler estándar en Salamanca es para estudiante o residente sanitario y de menos de un año de duración
Alquilar, opción más elegida por los jóvenes
El contrato de alquiler estándar en Salamanca es para estudiante o residente sanitario y de menos de un año de duración

La inestabilidad laboral y los bajos salarios incitan a los jóvenes a apostar por alquilar en vez de comprar.

Los estudiantes universitarios son los protagonistas del mercado del alquiler en la ciudad de Salamanca. “Ellos y residentes sanitarios que vienen por un tiempo determinado constituyen un buen número de nuestros clientes”, señala Deborah Abajo, integrante de Solución Inmobiliaria, a SALAMANCA24HORAS. Según ella, “la duración de estos contratos suele ser de unos diez meses”. Fuera del ámbito estudiantil, Abajo destaca que “la gente que se independiza tiende a alquilar y, si tiene pocos recursos, lo hace en la periferia, donde se pueden encontrar inmuebles por 400 euros”. En cuanto a los precios del alquiler en la capital, indica que en las zonas de La Salle, Pizarrales y San José pueden encontrarse pisos por unos 450 euros al mes. Sin embargo, en el centro es difícil que bajen de 800. En Solución Inmobiliaria destacan que el principal problema con el que se encuentran algunos ciudadanos a la hora de alquilar es que “hay propietarios que exigen requisitos complicados de cumplir porque las nóminas son las que son”.

“Incluso hay familias que alquilan porque tienen problemas a la hora de que les concedan hipotecas”, nos cuenta David del Arco, responsable de Tecnocasa en Salamanca. “Existe mucha demanda de alquiler y poca oferta. Por eso, pisos por los que antes se pagaban 400 euros al mes, ahora se alquilan por 500 fácilmente”, remarca. En su opinión, eso deriva en un problema para las inmobiliarias: “En Salamanca hay muchos pisos a la venta. Solamente en Garrido Sur y en los alrededores del paseo de la Estación se encuentran 700 inmuebles para vender. En toda la ciudad hay unos 5.000. Es una barbaridad y el comprador está un poco perdido. Los salmantinos que compran son los que trabajan en la hostelería y en la poca industria que existe, porque los demás trabajos tienen sueldos precarios”.

Las condiciones laborales constituyen un hándicap que inclina la balanza hacia el alquiler en caso de dudar entre adquirir una vivienda o no. “La gente joven anda muy justa. Muchos optarían por comprar y no pueden, por lo que se está dando un retroceso en los precios de venta en Salamanca”, explica a este medio Manuela Castaño, directora de la inmobiliaria El Búho. “Hemos notado un aumento en el número de alquileres de habitaciones en pisos compartidos para ahorrar. Los jóvenes prefieren disponer de una economía no destinada a la vivienda y sí al ocio”, relata Castaño. Según los datos que maneja, la juventud sigue deseando alquilar en el centro de Salamanca, pero cada vez lo hacen más en el alfoz por motivos monetarios: “Algunos inquilinos no tienen más remedio que irse a Santa Marta o Villamayor porque la renta es menor”.

Comentarios
Lo más