UGT denuncia el desmantelamiento del transporte sanitario de Salamanca y la falta de cumplimiento de las medidas higiénicas en las ambulancias de la provincia

UGT denuncia el desmantelamiento del transporte sanitario de Salamanca y la falta de cumplimiento de las medidas higiénicas en las ambulancias de la provincia

El sindicato ha explicado que la no desinfección de las ambulancias tras el transporte de un paciente con una enfermedad infecto-contagiosa puede provocar riesgos tanto en profesionales como en pacientes. A ello se le une que las UVI Móvil no tienen calefacción. Además, la empresa concesionaria quiere trasladar el centro de coordinación a Valladolid, lo que redundaria en un peor servicio

UGT ha expuesto en la mañana de este viernes, en una rueda de prensa, la falta de cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias de las ambulancias del Sacyl en Salamanca.

Según ha detallado Fernando López, secretario general de los Servicios Públicos de UGT Salamanca, los vehículos requieren unas desinfecciones concretas, desde diarias hasta bimensuales, incluyendo extraordinarias cuando se traslada a un paciente que podría provocar, debido a una enfermedad infecto-contagiosa, riesgo de contaminación.

Así, sí tienen constancia de que las desinfecciones diarias, semanales e incluso mensuales se realizan “más o menos” forma adecuada al protocolo, ya que son los operarios de los vehículos los encargados de hacerlas. Sin embargo, el problema llega a la hora de las limpiezas bimensuales, puesto que ha de ser una empresa homologada quien la lleve a cabo, desmontando entera la ambulancia y paralizándola durante unos días. Estas no se están llevando a cabo según protocolo “porque es una pérdida de efectivos y de material a la hora de seguir trabajando”, además de un coste para la empresa.

Tampoco se están haciendo las extraordinarias. Tras trasladar a un paciente infecto-contagioso, el secretario general de Servicios Públicos de UGT Salamanca, detalló que se debería ventilar durante 15 minutos, desinfectar con una pastilla y, el operario, cambiarse de ropa.

“Esa muchas veces no se realiza, e incluso se ha admitido por la empresa en un comité, porque no hay ambulancia, no hay operarios y no hay trabajadores, y rápidamente se les manda a otro sitio”, concretó, un hecho “muy grave” puesto que pone en riesgo la salud tanto de pacientes como de trabajadores.

Esto ya se ha denunciado incluso a la inspección de trabajo, pero de momento no hay respuesta, lamentó Fernando López, insistiendo en que los vehículos no están preparados para seguir las funciones de transporte sanitario.

También hizo hincapié en ello José María García, responsable regional de Transporte Sanitario de UGT, quien reiteró que es un peligro que haya ambulancias con más de 500.000 kilómetros trasladando a pacientes. “Cada vez hay más averías y menos mantenimiento, no hay gastos”, explicó, lo que puede provocar una futura avería cuyas consecuencias sean “una desgracia”.

Contaminación de los ocupantes de las ambulancias por humo y sin calefacción “con estas temperaturas”

Chema García reflejó que no se trata solo de que los vehículos se paren, sino que muchos de ellos están “echando un humo que se meten dentro de las células sanitarias”, algo que han podido demostrar con detectores de CO2 dentro de las ambulancias. Esto provoca que sus ocupantes, tanto profesionales como pacientes (que van desde oncológicos hasta de rehabilitación o altas salidas del hospital) “estén intoxicándose”.

A ello se le une, como amplió Fernando López, que hay muchas ambulancias que no tiene calefacción y que tienen un radiador conectado para que los pacientes no pasen frío. Chema García concretó aún más, reflejando que “de las tres UVI Móvil que hay en la provincia, dos están con un radiador puesto porque la calefacción autónoma o no está o no aparece”.

Esto tampoco tiene solución “porque el mecánico está en período de excedencia, y viene un mecánico cada dos semanas a solucionar lo más urgente”. “Estamos viendo como Castilla y León, y Salamanca en concreto, están sufriendo una desmantelación del transporte sanitario de una manera extremadamente grave”, lamentó el secretario regional de Transporte Sanitario de UGT.

De todo ello (del mal estado de las ambulancias y de la falta de desinfección), según concretó Antonia Isabel Guerrero, secretaria de Sanidad de UGT Salamanca, tienen conocimiento la Junta, Sacyl y la Gerencia de Área, “y lo más alarmante es que, si lo saben, están permitiendo que sus pacientes estén sufriendo”.

La empresa concesionaria quiere trasladar el centro de coordinación a Valladolid

Por su parte, Chema García, matizo que se trata de la empresa Emergencias Sanitarias SA UTE. Es decir, fue una unión temporal de empresa que se juntaron para obtener la concesión, si bien cuatro de ellas pertenecen a Ambuibérica desde 2015.

Esto viene a colación porque, según detalló el responsable regional de Transporte Sanitario de UGT, la empresa quiere trasladar el centro de coordinación a Valladolid, cerrando el de la provincia de Salamanca. Algo que ya se ha comunicado “de manera informal” y provocaría que se pudiesen perder 14 puestos de trabajo.

“Nos han dicho que se les va a reubicar, pero es literalmente imposible”, por lo que Chema García cree que es la excusa “para decirnos que van a seguir desmantelando el sistema y el transporte sanitario”, recordando que si actualmente funciona bien “es por la labor que realiza el centro coordinador”, que llevan una media de 22 años “gestionando el servicio”.

Así, “conocen las calles al dedillo, los más de 250 municipios de la provincia con la idiosincrasia y la orografía que tiene cada uno”. Pero a los trabajadores les han ofrecido irse a Valladolid con unas malas condiciones, invitándoles a aceptar dicha propuesta o a renunciar “para ahorrar gastos, lo que conllevará a precarizar más el transporte sanitario”.

Todo ello pese a que en 2014, cuando se dio la concesión (que se renovó en julio del pasado año hasta 2022), la UTE “pujó por un centro de coordinación en Salamanca, porque son lotes provinciales”, por lo que estaría incumpliendo el pliego de condiciones si trasladan dicho centro a Valladolid.

Todo ello redundaría "en un peor servicio", porque aunque la empresa asegura que en Valladolid, Palencia y Zamora funciona bien, no se puede comparar a Salamanca ya que sólo la provincia tiene "cerca de 250 trabajadores y cerca de 700 servicios diarios", a lo que hay que añadirle que "una persona que no es de la provincia no conoce sus carreteras, su estado y sus condiciones".

“Se podría estar incurriendo en una subcontratación”

Fernando López explicó, además, que se podría estar incurriendo en una subcontratación en el caso de que se trasladase el centro de coordinación (que actualmente está en el Polígono de los Villares), ya que el servicio “lo va hacer otra empresa en otra ubicación que no es la que hay aquí”, puesto que comparten propietario pero no es la que tiene asignada la concesión.

Comentarios
Lo más