CALZADA DE VALDUNCIEL

Al cura acusado de abusos sexuales en Calzada de Valdunciel se le suman dos nuevas víctimas: "Pasamos por su casa varias generaciones del pueblo"

Santuario de Valdejimena, en el que reside el cura Francisco Carreras, según la información de El País
Al cura acusado de abusos sexuales en Calzada de Valdunciel se le suman dos nuevas víctimas: "Pasamos por su casa varias generaciones del pueblo"

El periodista salmantino Íñigo Domínguez revela en El País que Francisco Carreras, quien fuera expulsado de Miami, habría abusado a varias generaciones de niños

El diario El País publica nuevas informaciones sobre el sacerdote Francisco Carreras, que fue expulsado de la archidiócesis de Miami en 1981 tras una denuncia de abusos sexuales y enviado de vuelta a la provincia de Salamanca, en la que siguió abusando de menores durante años, según el mismo medio, en diversos destinos y localidades.

Así, a las tres víctimas ya conocidas se les han sumado, según el artículo del periodista salmantino Íñigo Domínguez de este martes, 29 de enero, dos más. Ambos han querido denunciar que sufrieron abusos cuando el párroco estaba en Calzada de Valdunciel, donde ya hubo una tercera víctima que denunció los hechos en el pasado mes de diciembre, y que hacen un total de cinco en la provincia charra.

Estas dos nuevas personas, al igual que las anteriores, aseguran que podría haber decenas de víctimas, puesto que según recogen las informaciones de El País a través del testimonio de uno de los afectados, “pasamos por su casa […] varias generaciones de niños del pueblo”.

El mismo medio, sin embargo, aclara que estos dos nuevos casos, al igual que los anteriores, habrían prescrito, si bien no se sabe si hay víctimas más recientes. Además, se encargan de añadir una foto del párroco en los años 90.

Acusado de abusos en Miami y en Salamanca

El País explica que el sacerdote, tras ser ordenado en Salamanca, fue enviado a Estados Unidos, y ya en la archidiócesis de Miami fue acusado de abusos, motivo por el que fue expulsado de la iglesia local y enviado de vuelta a Salamanca con la advertencia de las acusaciones que pesaban sobre él.

Los testimonios que recoge este nuevo artículo coinciden con las anteriores. Ambas víctimas, que prefieren mantenerse en el anonimato, cuentan que Carreras “abusaba de todos nosotros en grupos de cuatro o cinco, y no decíamos nada, a quién se lo ibas a contar. Tenía al pueblo abducido”, cuenta una de ellas, quien también asegura que al menos habría ocho víctimas más.

Otro de los nuevos testimonios, como recoge El País, habla de que eran masturbados y “hacía felaciones, nos ponía documentales de culturismo para que nos gustaran los hombres”, además de explicar de que aprovechaba excursiones a las comarcas de Sanabria o Las Batuecas para abusar de ellos incluso pegándoles. Por ello, según relata, ha necesitado tratamiento, ya que tuvo problemas psicológicos.

El charro Íñigo Domínguez también recoge testimonios de que Carreras también les ponía a sus víctirmas películas de terror, como Poltergeist o El Exorcista con ocho o diez años, y que hacían sesiones de espiritismo en las que convocaba demonios “y al mismo tiempo nos metía mano”, cuenta una de las víctimas, quien también confirma que en ocasiones les hacía fotos con una cámara Polaroid.

El obispado de Salamanca, que dos meses después de la información de El País aún no ha dado explicaciones sobre el caso y continúa guardando silencio. Los obispos en este periodo fueron Mauro Rubio, fallecido; Braulio Rodríguez, hoy arzobispo de Toledo; y el actual, Carlos López. En 2011, ante las primeras noticias de denuncias de EE UU, el obispado defendió su trayectoria como “intachable”.

Comentarios
Lo más