ileon.com

Detenido un joven de 28 años tras huir de la policía a 160 km/h por la Ronda Este de León y sufrir un accidente

Detenido un joven de 28 años tras huir de la policía a 160 km/h por la Ronda Este de León y sufrir un accidente
Detenido un joven de 28 años tras huir de la policía a 160 km/h por la Ronda Este de León y sufrir un accidente

La Policía Local le achaca un delito contra la seguridad vial al triplicar esta madrugada el nivel de alcohol en sangre permitido.

Un joven de 28 años de edad ha sido detenido esta madrugada del lunes en la capital leonesa tras huir en un turismo de la Policía Local a una velocidad de 160 kilómetros por hora en la Ronda Este de León, limitada a 70, sufrir un accidente durante la persecución en la rotonda de los Hosp¡tales y dar positivo en el control de alcoholemia, por lo que se le achaca un delito contra la seguridad vial.

El suceso tuvo lugar en torno a las siete y media de la mañana de este lunes. Una patrulla de la Brigada Especial de la Policía Local de León que se encontraba por la zona del entorno de Carrefour, entre la avenida Fernández Ladreda y el acceso a Puente Castro, observó cómo un vehículo pasaba por el lugar cometiendo algunas infracciones de tráfico, por lo que se procedió a darle el alto, algo a lo que el conductor hizo caso omiso, según han confirmado fuentes del cuerpo municipal de policía.

Por este motivo, el conductor optó por continuar la marcha, a gran velocidad, al objeto de dejar atrás a los agentes, que dieron aviso a otras patrullas operativas para intentar detenerle y someterle a la prueba de alcoholemia. En algunos momentos de esa fuga, el coche llegó a circular por la Ronda Este LE-20 a una velocidad muy excesiva, de hasta 160 kilómetros por hora, cuando en esta carretera la limitación está fijada en 70.

Fruto de esa conducción tan temeraria, finalmente el turismo acabó sufriendo un accidente a la altura de la rotonda del cruce de los Hospitales, empotrándose contra una de las fincas aledañas. Las mismas fuentes aseguran que el vehículo que conducía sufrió algunos desperfectos pero el hombre salió ileso y no requirió atención sanitaria.

Durante la instrucción del correspondiente atestado se le fueron practicando las pruebas para determinar de manera fehaciente si el joven había conducido bajo los efectos del alcohol, algo que se comprobó al dar no sólo positivo sino registrar un nivel de 0,70 en la prueba de alcoholemia, cuando el máximo permitido está cifrado en 0,25, es decir casi triplicando la tasa.

El conductor quedó detenido por su temeraria conducción, que por fortuna no causó ningún otro problema a otros vehículos en su huida, bajo la acusación de un delito contra la seguridad vial, por lo que pasará a disposición judicial.

Comentarios