Portugal aumenta los peajes, tras rechazar quitarlos: Viajar de Salamanca a Aveiro por la A25 sube hasta los 12,75 euros

Portugal aumenta los peajes, tras rechazar quitarlos: Viajar de Salamanca a Aveiro por la A25 sube hasta los 12,75 euros
Portugal aumenta los peajes, tras rechazar quitarlos: Viajar de Salamanca a Aveiro por la A25 sube hasta los 12,75 euros

El Parlamento portugués dijo 'no' este viernes a la propuesta para quitar los peajes en vías como la A25, que conecta Fuentes de Oñoro con Aveiro a través de Viseu 

Viajar en estos momentos de Salamanca a Aveiro en coche por la carretera lusa A25 cuesta 12,75 euros, según confirma a SALAMANCA24HORAS la empresa estatal lusitana 'Infraestruturas de Portugal'. 

Los medios portugueses adelantaron, a finales del pasado diciembre, un incremento de las tasas por el trayecto de Fuentes de Oñoro (Vilar Formoso) a Aveiro, para los vehículos de 'clase 1', de los 11,65 euros a 11,90 euros en 2019. Sin embargo, 'Infraestruturas de Portugal' está cobrando, según ha informado este sábado 9 de febrero, 12,75 euros. 

La subida de los peajes portugueses ha llegado, además, después de que el pasado viernes el Parlamento luso rechazara la propuesta de algunos partidos para eliminar estos peajes, con motivo de que no existen vías alternativas adecuadas y de los graves perjuicios que los peajes están provocando entre la población afectada. 

En la provincia salmantina, estos peajes, que Portugal estrenó en 2010, han sido fruto de una controversia constante, como consecuencia de su elevado precio pero también de los complicados sistemas de pago, ya que se trata de arcos instalados sobre las vías, a modo de pórticos de telepeajes, en los que no hay cabinas para poder pagar ya que el vehículo no se detiene al pasar por debajo. 

El sistema es capaz de detectar las matrículas y también de realizar numerosas fotografías, y lo hace, incluso, con distintos ángulos, con el objetivo de obtener imágenes de diferentes partes de los vehículos, frontales y traseras. Aunque es la propia empresa la que controla las infracciones —especialmente en las áreas de las gasolineras— y la policía lusa no está interviniendo, la opción de no pagar puede traducirse en unas reclamaciones por impago, con el correspondiente recargo, que envían a los turistas a sus respectivos países de origen. 

La otra opción, la de pagar, supone enfrentarse a los caóticos sistemas electrónicos que ofrece Portugal para cumplir con los peajes Easytoll, Tollservice, Tollcard, VIA-T y Dispositivo temporal Vía Verde. 

Comentarios
Lo más