El Ayuntamiento gastó 205.000 euros el año pasado en eliminar 2.885 pintadas vandálicas

El Ayuntamiento gastó 205.000 euros el año pasado en eliminar 2.885 pintadas vandálicas
El Ayuntamiento gastó 205.000 euros el año pasado en eliminar 2.885 pintadas vandálicas

Desde que el plan municipal se puso en marcha en 2013 se han eliminado 16.000 pintadas. A pesar de que la limpieza de los grafitis en edificios del casco histórico cuenta con la autorización de sus respectivas entidades, en el resto de edificios la obtención de las autorizaciones supone el principal obstáculo. Esta limpieza es totalmente gratuita

La ciudad de Salamanca cuenta con un plan municipal especial para la limpieza de pintadas vandálicas con el objetivo de conservar el patrimonio histórico y monumental. Así, desde 2013 este servicio especializado ha limpiado más de 16.000 pintadas, 2.885 solo en 2018. De estas hasta 800 se situaban en el casco histórico de la ciudad.

Así lo explicaba este lunes la concejala de Salud Pública y Medio Ambiente, María José Fresnadillo, en una visita a la calle Santa Clara para mostrar cómo se realiza este servicio de limpieza. Este servicio integral incluye no solo la acción frente a las pintadas, también la formación, disuasión y concienciación frente a un problema que afecta gravemente a la imagen de la ciudad: “Hay que quitar las pintadas, pero sería más deseable que no se hicieran porque afectan a toda la imagen de la ciudad”.

Con este plan se ha pretendido aunar esfuerzos entre todas las partes implicadas para que, por un lado, los bienes inmuebles, especialmente los de valor histórico, no sufran este tipo de agresiones, y, por otro, agilizar al máximo su limpieza cuando el acto vandálico ya se ha consumado, buscando la recuperación de su estado original. Por ello, existe un protocolo técnico avalado por la Comisión Territorial de Patrimonio en el que se fijan las técnicas y los materiales a utilizar para intervenir ante cualquier pintada para los edificios protegidos del casco histórico.

Para el resto de edificios, según recalcaba la concejala, el efecto limitante más importante es la obtención de autorizaciones para poder proceder a la limpieza de esas pintadas. Actualmente, el Ayuntamiento cuenta con permisos globales por parte de la Universidad de Salamanca, Universidad Pontificia, Junta de Castilla y León, Dirección de Educación, Gerencia de Salud, ADIF, Diputación y Ministerio de Fomento para actuar en edificios pertenecientes a estas administraciones.

Además, se ha establecido una colaboración con el Colegio de Administradores de Fincas para ofrecer este servicio totalmente gratuito a todas las comunidades de vecinos. También se han editado folletos con toda la información necesaria, que se distribuyen en centros municipales junto con el formulario de solicitud de limpieza. Y se ha simplificado el procedimiento, pues se ha incluido un punto para dotar de permanencia a la autorización y poder actuar siempre que haya pintadas en ese lugar si no se revoca la autorización.

Hasta 3.000 euros de sanción cuando las pintadas afectan al patrimonio

El Ayuntamiento de Salamanca aprobó a comienzos de 2014 la modificación de la Ordenanza Municipal de Limpieza Urbana y Gestión de Residuos para endurecer las sanciones por pintadas vandálicas con el objetivo de disuadir y penalizar más este tipo de comportamientos. Así, las pintadas en Bienes declarados de Interés Cultural y edificios catalogados en el Plan General de Ordenación Urbana conllevan una infracción muy grave la multa es de hasta 3.000 euros.

Las pintadas en los bienes no catalogados, situados tanto en el ámbito de la ciudad histórica y su entorno como en otras zonas de la ciudad, están consideradas como sanciones graves con multas de hasta 1.500 euros. Tal y como explicaba, el año pasado se pusieron aproximadamente 30 sanciones, “pero lo más importante es no llegar a ese punto y que no se realicen las pintadas”.

Cómo se retiran las pintadas

Para esta acción se tienen en cuenta varias cuestiones: es el material sobre el que se ha hecho el acto vandálico y con qué se ha hecho. De acuerdo de esto, la concejala detallaba que se utilizan diferentes métodos físicos y químicos que dañen lo menos posible el lienzo y que vuelva a su estado original. Uno de los más utilizados es el que combina agua con un material abrasivo como partículas de sílice.




Comentarios
Lo más