Los salmantinos que iban a morir fusilados al día siguiente del 23-F

Los salmantinos que iban a morir fusilados al día siguiente del 23-F
Los salmantinos que iban a morir fusilados al día siguiente del 23-F


Más de un año después del 23-F, en agosto de 1982, un semanario tardofranquista de aquellos que poblaban los quioscos, de nombre Actual, comenzó a publicar unas listas negras, provincia por provincia, en las que aparecían las más de 3.000 personas que estaba previsto que fueran asesinadas al día siguiente y posteriores del triunfo armado ultraderechista 

Este sábado se cumple un nuevo aniversario del 23 de febrero más recordado de la historia de este país. Son ya 38 años de la tarde en la que Antonio Tejero y sus compinches mantuvieron en vilo a miles de españoles. El golpe de Estado no triunfó y los organizadores fueron arrestados. Pero, ¿qué hubiese pasado si llega a hacerlo? Algunos llegaron a plantearse en aquellas largas horas de tensión lo que habría ser de ocurrir la historia justo al revés. Y no era muy pacífico.

Más de un año después del 23-F, en agosto de 1982, un semanario tardofranquista de aquellos que poblaban los quioscos, de nombre Actual, comenzó a publicar unas listas negras, provincia por provincia, en las que aparecían las más de 3.000 personas que estaba previsto que fueran asesinadas al día siguiente y posteriores del triunfo armado ultraderechista. 

Incluso se hablaba en sus páginas de que la ejecución sumaria se iba a producir en el estadio Santiago Bernabéu, al más puro estilo del Chile de Pinochet. Treinta y nueve años después puede parecer una locura, pero muchas de las personas señaladas en aquellas listas tuvieron que tragar saliva y agradecer que los acontecimientos no tomaran aquella madrugada en el Congreso otros derroteros.

Revista Actual

El semanario Actual contaba que la lista de españoles que debían ser ejecutados fue elaborada durante una reunión que se celebró en Madrid el día 22 de diciembre de 1980. La confección del largo documento parece ser que estuvo a cargo de las Milicias Populares Patrióticas, una agrupación de por entonces nuevo cuño constituida por elementos violentos que se habían escindido de agrupaciones ultras como el Frente de la Juventud, Fuerza Nueva, Fuerza Joven, Falange Primera Línea y Juventudes Nacionales Revolucionarias. Unos meses antes, el 17 de octubre de 1980, la misma agrupación había consensuado una lista con personas denominadas "confiables" a las que había que proteger. Y esa lista no trascendió, o al menos no tanto.

En una carta al director de El País remitida el 28 de agosto de 1982 por el máximo responsable de la revista Actual, Agustín Valladolid, éste justificaba aquella importante información en que "estamos convencidos de que la publicación de las listas es una forma de alertar a los poderes públicos de una realidad que no tiene vuelta de hoja: la existencia de organizaciones armadas que, si pudieran, descargarían su odio lunático sobre un pueblo que en innumerables ocasiones ha demostrado que apuesta por la libertad, la democracia y la Constitución". 

Las listas de personas que iban a ser asesinadas estaban encabezadas por importantes intelectuales, desde escritores (Rafael Alberti, Francisco Ayala, Miguel Delibes, Camilo José Cela, Agustín García Calvo, Juan Marsé...), hasta actores y directores de cine (Juan Antonio Bardem, Ana Belén, Juan Diego, Fernando Fernán Gómez, Marisol, Antonio Gades, Lola Gaos, Tony Leblanc, Antonio Mercero, Pilar Miró, Paco Rabal, Concha Velasco, José Sacristán...), pasando por músicos (Luis Eduardo Aute, Luis Pastor, Paco Ibáñez, Paco de Lucía, Rosa León, Ramoncín, Miguel Ríos...) o periodistas (José Luis Balbín, Antonio Asensio, Juan Luis Cebrián, Mercedes Milá, Julián Lago, Enric Sopena, Eduardo Sotillos, Peridis o Forges). Entre los políticos no de izquierdas que integraban las listas figuraba Adolfo Suárez y el general Manuel Gutiérrez Mellado, que eran considerados traidores a la patria.

El recuerdo de dos de los salmantinos que integraron la lista

La lista de salmantinos señalados por los ultraderechistas que publicaba Actual era corta. Sólo la integraban siete personas. Una de ellas era Juan José Melero Marcos, veterano político socialista que fue secretario provincial de UGT, concejal del Ayuntamiento de la ciudad y presidente de la Diputación Provincial, entre otros cargos. Melero echa la vista atrás para recordar aquellos días con SALAMANCA24HORAS.

Lista Salamanca

"Me imaginé cuando se publicaron y las leí que se trataba de un documento que había sido elaborado a partir de las listas electorales, ya que aparecían muchos políticos que habían conformado las candidaturas de partidos de izquierda, como era el caso mío", explica Juan José Melero. "No le di mucha importancia porque aquellos días eran de locura, la situación era mucho más tensa y peligrosa que ahora y había muchos muertos ocasionados por el terrorismo. Eso sí, lo voy a recordar toda la vida. Ha sido con el paso de los años cuando me he dado cuenta que, de haber triunfado el golpe, seguramente me hubieran matado", cuenta el histórico militante socialista salmantino.

Y eso que Juan José pasó con bastantes nervios aquel 23 de febrero de 1981. "Me pilló en Madrid junto a Juan Antonio Pérez Millán y otros compañeros más, y en los primeros momentos nos refugiamos en la casa de la hermana de uno de ellos, que tenía un marido que trabajaba en la Marina. Pensábamos que nos podía proteger y que, al ser políticos salmantinos, en la capital de España íbamos a pasar más desapercibidos que en casa", rememora. 

Otro que integraba aquella lista era Jesús Málaga, el por entonces alcalde de la ciudad. "No te lo voy a negar. Me impresionó mucho aparecer en aquellas listas. Me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo y en la primera persona en la que pensé fue en Casto Prieto, el alcalde de Salamanca que fue fusilado en los primeros meses de la Guerra Civil. Me di cuenta que Casto y yo éramos el primero y el último de los alcaldes tras el Franquismo y habíamos estado a punto de correr la misma suerte", recuerda Málaga en conversación con SALAMANCA24HORAS.

"La amenaza fue real, pero en esos momentos del 23-F, quizá porque era un joven treintañero, traté de ser lo más valiente posible. A esas edades se es más inconsciente", ríe Jesús al recordar aquel día de hace 38 años. El alcalde vivió con intensidad el secuestro del Congreso de los Diputados. "No se me va a olvidar que aquel día se presentaron unos policías municipales en la puerta de mi casa. Abrí un poco asustado, pero el jefe de los agentes me dijo: "Señor alcalde, la Policía Local con la Constitución Española" , y colocaron un coche patrulla a la puerta de mi casa durante toda la noche". Jesús Málaga recuerda aquella escena también en sus memorias como alcalde, publicadas hace un par de años.

Otros miembros de aquella lista negra

Junto a Jesús Málaga y Juan José Melero, integraban aquella lista de los salmantinos que iban a morir el 24-F Lucía García Hernández, número 1 en la lista del PCE en Salamanca al Congreso en las elecciones generales de 1977. Inocencio García Velasco, catedrático de Derecho Internacional de la USAL y número 2 en la lista del PCE al Congreso en 1977 y número 1 al Senado en las de 1979. El bejarano Miguel Miñana Alonso, número 3 en la lista del PSOE en Salamanca al Congreso en las elecciones de 1977. Gonzalo Rivera Cebrián, número 3 del PCE al Congreso en 1977. Por último, también Fernando Galán, catedrático de Biología de la Universidad de Salamanca que recibió la Medalla de Oro de la ciudad en 1985. 

Comentarios
Lo más