Las desapariciones de la Oficina de Objetos Perdidos acaban en el Juzgado ante la “inacción” de la jefatura de la Policía Local

Las desapariciones de la Oficina de Objetos Perdidos acaban en el Juzgado ante la “inacción” de la jefatura de la Policía Local
Las desapariciones de la Oficina de Objetos Perdidos acaban en el Juzgado ante la “inacción” de la jefatura de la Policía Local

La denuncia, según ha podido saber SALAMANCA24HORAS de fuentes judiciales, adjunta un importante dosier en el que se hace hincapié en el modo poco profesional en el que funcionó la Oficina de Objetos Perdidos. Además, enumera todos los enseres de valor y el dinero en efectivo que desapareció de las dependencias de la Policía Local

El Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca recibió hace unos días, concretamente el pasado 27 de febrero, una denuncia referente al caso de la desaparición de objetos de valor y dinero en metálico que fue conocida hace unas semanas y afecta a la Oficina de Objetos Perdidos de la Policía Local de Salamanca. La demanda hace las veces de recurso para poner de manifiesto la "inacción" de la jefatura de los policías municipales.

La denuncia, según ha podido saber SALAMANCA24HORAS de fuentes judiciales, adjunta un importante dosier en el que se hace hincapié en el modo poco profesional en el que funcionó la Oficina de Objetos Perdidos, cuyos enseres recogidos en muchos casos llegaban desde importantes dependencias públicas e instituciones de Salamanca en bolsas de basura y sin ningún tipo de control de entrada ni expedición de acta al respecto. Una oficina que contaba, además, con una puerta interior que guarecía diversos objetos de valor y que de forma habitual siempre estaba abierta, no existiendo en esas dependencias medios ni medidas de seguridad efectivas para realizar un control adecuado de lo allí depositado, por lo que podía entrar cualquier agente sin pasar ningún control de acceso, ya fuera custodio de los objetos perdidos o no, e incluso otro personal, como el de limpieza. 

En el escrito registrado en el Juzgado, también se afirma que las cámaras de grabación existentes en el cuartel, en el momento de tener lugar el caso de desaparición de objetos de valor, misteriosamente no funcionaban correctamente o ni siquiera grababan. La demanda indica a su vez que tampoco había un inventario pormenorizado de los objetos que se guardaban de menor valor y que, incluso, la oficina contaba con una vieja caja de tabaco Farias a modo de cajón de caudales, en la que había 170 euros que también era dinero extraviado en la calle y que se utilizaba para “gastos imprevistos” de los agentes.

La denuncia incide también en que en los últimos meses tuvo lugar en la Oficina de Objetos Perdidos —que se encuentra dentro de las dependencias que la Policía Local tiene en la avenida de la Aldehuela— una serie de variadas irregularidades. Los hechos se desarrollaron a partir de que una persona se pusiera en contacto el 4 de enero pasado para recuperar una cartera con 100,88 euros que había encontrado el 20 de octubre de 2016 en la calle Wences Moreno, y que entregó al dueño de una tienda cercana, que a su vez se la dio a la Policía. Tras pasar dos años y un día, la cartera ya pertenecía a la persona que la encontró, pero al ponerse en contacto con la Oficina, los agentes se dieron cuenta que ni la cartera ni el dinero se encontraba en las instalaciones.

La lista de objetos de valor desaparecidos

Pero no sólo esa cartera no estaba, tampoco otra que fue hallada el 18 de diciembre de 2016 en el paseo de Canalejas con 240 euros; ni otras muchas más. De hecho, faltaban todos los objetos relevantes perdidos del año 2016. Y la lista es amplia: un reloj Lotus, una medalla de la Virgen del Rocío, tres alianzas de oro, una cámara Nikon Coolpix 8.0 megapíxeles, un ordenador portátil Asus, una pluma Montblanc, un collar de perlas, un pasador de pendiente dorado, una cámara de fotos Lumix 10x y 683,90 euros en total.

Ese mismo día, los hechos ocurridos fueron puestos en conocimiento del jefe de la Policía Local y este, a su vez, solicitó la presencia del oficial encargado de la visualización de cámaras. Las pesquisas realizadas por los agentes llegaron a la conclusión de que el origen de la desaparición podía estar, o bien en los días 29 y 30 de diciembre de 2018, o en los días 2 y 3 de enero de 2019, por lo que se solicitó la revisión de las 96 horas de grabación de esos días, principalmente en una cámara que sí funciona y que enfoca la entrada de la Oficina de Objetos Perdidos y a la sala de recogida de lalves de los vehículos policiales.

Una figura oscura vestida de uniforme

Tal y como recoge la denuncia interpuesta en el Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca, a la que ha tenido acceso SALAMANCA24HORAS, en un momento dado de la grabación se observa a una figura oscura, vestida de uniforme, que accede a la sala de los objetos perdidos. La demanda indica que, con un tratamiento de imagen, el rostro del agente puede ser perfectamente visible, por lo que la denuncia interpuesta también persigue forzar a que se realice una investigación ajena a la Policía Local, para evitar que las grabaciones que ponen en el punto de mira a uno de los funcionarios pueda ser alterada. 

También considera que la “inacción” de la Policía Local por estos hechos y, por lo tanto, de su máximo mandatario, José Manuel Fernández, está ocasionando que se ponga en tela de juicio a todo el colectivo de agentes municipales de Salamanca.

Comentarios
Lo más