Podemos reitera su contrariedad a la 'política de radares' del Ayuntamiento tras el nuevo 'escondite' de uno de ellos

Podemos reitera su contrariedad a la 'política de radares' del Ayuntamiento tras el nuevo 'escondite' de uno de ellos
Podemos reitera su contrariedad a la 'política de radares' del Ayuntamiento tras el nuevo 'escondite' de uno de ellos

Consideran que la política que llevan a cabo "no está diseñada para reducir la velocidad de los vehículos sino, por el contrario, para aumentar la recaudación vía multas"

Podemos Salamanca ha vuelto a criticar la 'política de radares' del Ayuntamiento después de conocer este miércoles la colocación de un radar en un vehículo multiusos "diseñado para cazar a los conductores y multarles cuando superen el límite de velocidad, colocados en la avenida Gonzalo Torrente Ballester", tal y como avanzó SALAMANCA24HORAS.

A su juicio, este hecho confirma que la política "no está diseñada para reducir la velocidad de los vehículos sino, por el contrario, para aumentar la recaudación vía multas" ya que este tipo de práctica "no sirve para disuadir o reducir la velocidad, solo sirve al interés recaudatorio del Ayuntamiento, en perjuicio del bosillo de las y los salmantinos". 

Desde Podemos Salamanca se ha recordado que “si se quiere reducir la velocidad de los vehículos, hay soluciones pasivas, seguras y 100% efectivas, como son los pasos de peatones elevados, que garantizan la reducción de la velocidad sin ningún tipo de multa sobre las y los conductores salmantinos.

Para Carmen Díez Sierra, vicesecretaria de Podemos Salamanca “se circula a más de 50 Km/hora en muchas vías salmantinas. Eso hay que evitarlo, pero la fórmula no es la de los radares móviles, la fórmula es elevar los pasos de peatones. La elevación a nivel de la calle de los pasos de peatones elimina barreras adquitectónicas, hace que la marcha a pie sea más segura y ralentiza la velocidad de los automóviles. Es lo más conveniente.”

Ignacio Paredero, secretario general de Podemos Salamanca ha indicado que “cuando vimos que el Ayuntamiento optaba por más radares y más multas tuvimos claro que su objetivo no era reducir la velocidad, sino recaudar. Hoy los hechos nos dan la razón”. 

Comentarios
Lo más