​La asociación de profesores ASPES se muestra en contra de la creación de Centros Docentes Integrales y no descarta acudir a los tribunales

Marisol Benito y Honorio Vega durante la rueda de prensa
​La asociación de profesores ASPES se muestra en contra de la creación de Centros Docentes Integrales y no descarta acudir a los tribunales

El pasado 1 de marzo se les presentó un borrador donde se hablaba de la posible gestación de estos centros, algo que desde la asociación consideran una “memez” puesto que consideran necesaria y fundamental la división por etapas de la educación

La Asociación de Profesores de Castilla y León (ASPES) han rechazado de manera completa la propuesta de la Junta de Castilla y León de la creación de Centros Docentes Integrales (CDI), ya que desde la organización entienden que “bajaría la calidad de la educación en Secundaria y Bachillerato” y, en los casos que se diese, de la Formación Profesional.

Así lo afirmó el presidente de ASPES, Honorio Vega, quien detalló que fue el pasado 1 de marzo en la Mesa Sectorial cuando la Consejería de Educación les presentó un borrador donde se recoge la idea y cuya tramitación se podría realizar “sin ninguna duda” antes de los próximos comicios electorales.

De hecho, el presidente de ASPES aseguró que la creación de los CDI “llevaría a degradar más aún las condiciones de los profesores y, en consecuencia la educación”, motivo por el que no dudó en afirmar que la asociación irá hasta los tribunales, si es necesario, para frenar esta idea.

Honorio Vega explicó que estos Centros Docentes Integrales es una idea que ya se comenzó a llevar a cabo con los Centros de Educación Obligatoria (CEO) a principios de siglo, algo a lo que también se opusieron “y el tiempo nos ha dado la razón”. Esos centros han sido “la inspiración divina” del consejero de Educación, Fernando Rey, para la creación de los CDI “y ampliar el modelo desde segundo de Infantil hasta Bachillerato”.

En el borrador se detalla que estos CDI “favorecerán la interrelación del alumnado, de los docentes y conseguirán sinergias en el aprendizaje gracias a una mayor facilidad para desarrollar proyectos colaborativos en un entorno de convivencia”, lo que para el presidente de ASPES son “memeces” que calificó de “imposibles”, porque no considera viable que niños de entre 4 y 6 años estén con adolescentes en un mismo lugar.

Pero no es sólo esa interrelación, sino que la educación necesita estar dividida por etapas tanto por la enseñanza del alumnado como por la especialización del docente, una idea en la que se viene trabajando en España desde hace más de 150 años, desde el Plan Pidal que ya tenía en consideración la división de los cuerpos y las etapas, prosiguió Honorio Vega.

“Entendemos que el consejero es muy amante de la enseñanza concertada y de privatizar, y a lo mejor quiere trasladar el modelo de enseñanza concertada a la pública”, algo con lo que ASPES no está de acuerdo y, en palabras de su presidente, considera “un disparate”, porque históricamente se ha dado una importante formación en las enseñanzas medias, que han sido las encargadas de preparar al alumno para el futuro adecuado, y que ahora podrían ser defenestradas con estos CDI.

No descartan ir a los tribunales si se comete “tamaño disparate”

Honorio Vega continuó insistiendo en que no es lo mismo la Educación Primaria, donde hay un maestro generalista, que la Secundaria, done el profesor está especializado. Esa es “la clave del éxito”, puesto que no se hace un totum revolutum.

Una idea que, en su opinión, no nace sólo del Consejero, sino que “tenemos unas organizaciones sindicales generalistas que probablemente pudieran estar de acuerdo” porque, recordó el presidente de ASPES, “han pedido el cuerpo único en las enseñanzas no universitarias”, lo que reiteró es “un gravísimo error”.

Por ello, y además de manifestarse contra ese cuerpo único y contra los CDI, Honorio Vega aseguró que se opondrán con todos los medios a los que tengan alcance, incluso acudiendo a los tribunales, como ya han demostrado en más de una ocasión, y todo con el fin de “evitar que se cometa tamaño disparate” y “la sensatez vuelva a este señor (Fernando Rey)”.

Es más, el presidente de ASPES aseguró que los criterios para la creación de los CDI no se fijan sólo en las zonas rurales y desfavorecidas, sino que sería según la planificación territorial, lo que podría afectar también a las zonas urbanas algo que no es necesario.

“Si no se pone en marcha el procedimiento de contratación de catedráticos, judicializaremos el proceso”

Honoro Vega también quiso hablar de otros temas de actualidad. Uno de ellos es la lucha que mantienen desde hace años para que salgan las Cátedras de Enseñanzas Medias y, si bien en diciembre, en la Oferta Pública de Empleo de Castilla y León, se reservaban 200 plazas para catedráticos, todavía no se ha desarrollado dicha oferta.

“Van tres mesas sectoriales y no se han dado las instrucciones básicas para que se desarrolle”, prosiguió, mientras que sí se ha hecho con las oposiciones de Maestro y a la Inspección. Por ello, “todo lleva a pensar que van a dar marcha atrás y no van a poner en marcha el acceso a esas 200 plazas”, por lo que tras un escrito de aviso a la Consejería, Honorio Vega aseveró que volverán a judicializar el proceso “para que se ponga en marcha de forma inmediata”.

Exigen a la Junta que devuelvan las condiciones de la jornada lectiva de 2012

El tercer tema que trató ASPES fue la jornada lectiva de los docentes tras la derogación de los recortes educativos acometidos en el 2012. Así, han exigido a la Junta que les devuelvan a los docentes las condiciones de la jornada lectiva que tenían por aquel entonces.

“Se nos dijo que era para una cuestión coyuntural de uno o dos años, y llevamos siete”, manifestó Honorio Vega, quien también lamentó que el Gobierno ha sido incapaz de imponer la regulación en toda España, dejando las responsabilidades en las comunidades, lo que ha provocado “nuevas discriminaciones” al aplicarse en algunas regiones (como Andalucía o Cantabria) y no en otras.

Marisol Benito, miembro del Comité Ejecutivo de ASPES, explicó que ese aumento de jornada (cifrado en unas tres o cuatro horas) supone atender a un grupo más. Es decir, a unos 25 o 30 jóvenes que conllevan, por tanto, una “responsabilidad añadida” sumándose además que “la atención no puede ser la misma” y, por tanto, se traduce todo en una peor calidad de educación.

Comentarios
Lo más