MEMORIA HISTÓRICA

San Fernando, el aeródromo salmantino en el que Francisco Franco fue elegido jefe del Estado y sobre el que ahora vuela el silencio

San Fernando, el aeródromo salmantino en el que Francisco Franco fue elegido jefe del Estado y sobre el que ahora vuela el silencio

Fue construido por el bando sublevado en Matilla de los Caños del Río durante la Guerra Civil. Poco a poco ha caído en el abandono.

Un búnker y los muros de la vacía y deteriorada Ermita de Santiago Apóstol, levantada en homenaje a Francisco Franco, son los únicos restos que quedan en lo que un día fue el aeródromo de San Fernando.

Con la intención de servir de base para su flota de aviones, el bando sublevado lo creó durante la Guerra Civil (1936-1939) en la finca de San Fernando, dentro de un espacio abierto denominado ‘Campo del Hospicio’, perteneciente a Matilla de los Caños del Río.

El lugar fue elegido por estar cercano a Salamanca (a menos de 40 kilómetros de distancia) y Madrid, además de por su orografía y vegetación, que permitían controlar al enemigo y camuflarse. Formaban parte de él una pista de tierra y ocho barracones. En uno de ellos, tras unas reunión en la que participaron doce generales, se nombró jefe del Ejército del bando sublevado y jefe de Gobierno a Francisco Franco, presente en la cita. Fue un 12 de septiembre de 1936, un mes después de que el aeródromo empezara a funcionar. Sin embargo, tuvo que aprobarse en otra reunión mantenida en el mismo lugar el 21 de septiembre, horas más tarde de que el bando republicano conociera lo que allí se tramaba y lanzara unas bombas que cayeron en fincas cercanas. El acuerdo se firmó en un decreto que detallaba: "El nombrado se llamará Generalísimo y tendrá la máxima jerarquía militar, estándole subordinados los militares y marinos de mayor categoría". El 28 de septiembre, Franco sumaba oficialimente el rango de jefe del Gobierno de Estado y el 1 de octubre se celebraba la proclamación en Burgos.

Aeródromo de San Fernando

El 30 de octubre y el 30 de noviembre de ese mismo año, la aviación republicana volvió a bombardear la instalación, pero no consiguió acabar con ella. Tuvieron que ser la acumulación de agua en el suelo, las mejores condiciones de la base aérea de Matacán y la conclusión de la contienda las que terminasen con su uso. En enero de 1940, decidió devolverse el terreno a sus dueños, la familia Pérez-Tabernero.

Bombardeo1

Bombardeo2

Sin embargo, en 1946, la Diputación de Salamanca, con la ayuda de varios municipios, construyó una ermita junto al sitio en el que se ubicaba el barracón en el que Franco fue nombrado jefe del Estado y del Ejército sublevado. También un monolito que recordaba este hecho. El propio dictador decidió que la capilla se dedicara a Santiago Apóstol. Se terminó de levantar en 1949 y se inauguró en 1956, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la reunión celebrada allí y que le convirtió en el líder de los contrarios a la República. Por eso, Franco acudió al acto.

Tras su fallecimiento en 1975, la llegada de la democracia propició el traslado, en 1981, de la escultura realizada en su honor. Desde entonces, el lugar cayó en declive. En la actualidad, la ermita se encuentra en ruinas, con el interior vacío, sin puertas ni cristaleras y con el techo a punto de derrumbarse. Del barracón en el que se eligió a Franco jefe absoluto y en el que se ubicó el monolito, solamente queda un espacio de piedras. Además, hace menos de 20 años se tapió el hueco que daba acceso al recinto y que fue aprovechado para saquear los objetos del interior a finales del siglo XX.

Escondido entre encinas, únicamente el viento, el piar de los pájaros o el mugir del ganado vacuno que durante algunas temporadas del año se acerca a la zona, rompen el silencio de un lugar destinado a la guerra en el que ahora reina la paz.


Comentarios
Lo más