DÍA EUROPEO DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

Una glorieta recuerda a Antonio Heredero Gil, única víctima mortal de atentados terroristas cometidos en Salamanca

Una glorieta recuerda a Antonio Heredero Gil, única víctima mortal de atentados terroristas cometidos en Salamanca

El coronel del Ejército falleció el miércoles 2 de septiembre de 1992.

Desde el 2 de septiembre de 2013, 21 años después del atentado terrorista que acabó con su vida, una glorieta de Salamanca lleva el nombre de ‘Coronel Antonio Heredero Gil’. Está situada en la confluencia de la avenida de Portugal con el paseo de la Estación, a pocos metros del lugar del suceso.

Antonio Heredero Gil era un coronel del Ejército que desempeñaba su labor en el desaparecido cuartel de caballería Julián Sánchez, ‘El Charro’. Natural de Calatayud (Zaragoza), tenía 55 años, mujer y tres hijos en el momento de fallecer.

En la tarde del miércoles de 2 de septiembre de 1992, una bomba lapa adherida a su vehículo, un Opel Kadett, explotaba en la rampa del garaje situado en el número 38 del paseo de la Estación, causándole la muerte en el acto. Era la primera vez que se cometía un atentado terrorista en Salamanca (el segundo sería en 1995, contra Juan José Aliste) y la ciudad se volcaba para mostrar su repulsa ante esta barbarie acudiendo en masa a la capilla ardiente, situada en el cuartel General Arroquia, y al funeral, celebrado en la iglesia de María Auxiliadora.

Por su parte, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pusieron su empeño en encontrar a los culpables y sus colaboradores. Nunca se dio con ellos y el crimen está por resolver, si bien todos los indicios apuntan a la autoría de ETA.

Para recordar a todos los afectados por los atentados terroristas, varios municipios de la provincia y la propia capital cuentan con calles, monumentos o espacios dedicados a todas las víctimas del terrorismo o alguna en particular por tener vinculación con la localidad.

Comentarios
Lo más