Una marea morada toma nuevamente las calles para culminar otro histórico Día de la Mujer

Una marea morada toma nuevamente las calles para culminar otro histórico Día de la Mujer
Vídeo de la histórica manifestación del 8M en Salamanca. VÍDEO JAVIER GRIMA
Una marea morada toma nuevamente las calles para culminar otro histórico Día de la Mujer

Más de 20.000 personas recorrieron el itinerario desde la plaza de la Concordia hasta la Plaza Mayor, que una hora después de que llegara la cabeza de la manifestación seguía recibiendo a la multitud, en el último acto de un nuevo histórico día de lucha por la igualdad

El Día Internacional de la Mujer volvió a culminar este año con una gran manifestación desde la plaza de la Concordia, como ya lo hiciera el año pasado. La marea morada tomó de nuevo las calles en el último acto de un día en el que volvió a haber una gran cantidad de actos durante toda la jornada. 

Así, si la histórica jornada del 8 de marzo de 2018 se recordará por casi la espontaneidad de la lucha en la calle, en esta, tras ese éxito, ya se esperaba multitudinaria. Aunque comenzó algo dispersa, la calle María Auxiliadora dictó sentencia en un nuevo éxito de convocatoria. 



Este culmen de la jornada festiva, eso sí, comenzó ya en la plaza de San Román donde durante toda la tarde hubo talleres y diferentes actividades para preparar la manifestación. De hecho, arrancaron a las 18 horas en dirección a la plaza de la Concordia, donde ya esperaba gente que puso voz y lucha por una igualdad real, por evitar la brecha salarial, los abusos y acosos, la violencia de género o los trabajos domésticos, entre otras cosas. 

JOTA1606

Un poco más tarde de la hora prevista comenzaron a marchar casi en línea recta con destino a la Plaza Mayor, donde culminará el multitudinario acto, como ya lo hiciera el año pasado. No cambió su recorrido como sí lo hizo la manifestación de la mañana, que ya mostró su fuerza. 

Salamanca, como el resto de España, se echó a la calle y copó, de esta manera, las vías desde la mañana hasta la noche, cuando la segunda manifestación del día culmina en la Plaza Mayor después de pasar por María Auxiliadora y calle Toro. 

Manifestación 8M Plaza de la Concordia (2)

Así, las personas se fueron uniendo al ver el éxito de la misma mientras transcurría por una calle María Auxiliadora donde no cabía nadie más. Imposible era ver el principio y el final a la vez de esta marea de gente de todas las edades que se desplazaron para reivindicar la igualdad real y efectiva. 

Comandada por mujeres en su mayoría, también hombres hicieron su aparición en una lucha en la que también llamaron la atención las múltiples pancartas que se pudieron leer por las calles de Salamanca. 

Mientras avanzaba la marabunta de personas, más se veía la repercusión de la misma. No en vano, mientras la cabecera ya llegaba casi a la Plaza Mayor, la parte final todavía se encontraba en la calle María Auxiliadora. 



Sobre las 20 horas los primeros llegaron a la Plaza Mayor, que se fue llenando de gente a medida que avanzaban los minutos en una manifestación más multitudinaria que la de 2018, en la que ya hubo 15.000 personas. Con un ambiente festivo, apoyado también por la gran cantidad de gente, los cánticos reivindicativos no pararon en ningún momento. Una hora después de llegar al ágora salmantino la cabeza de la manifestación, seguían llegando más personas.


En la Plaza Mayor, precisamente, realizaron una performance reivindicativa con la quema de zapatos de tacón, un mandil, una banda de premio o una corona de princesa, entre otros enseres, antes de leer un manifiesto en la que reclamaron la libertad, en su amplio sentido de la palabra, de la mujer. Denunciaron la violencia "sistemática que se ejerce sobre las mujeres y el "sistema heteropatriarcal que "nos quiere sumidas, dóciles, calladitas". 

Ante ello, aseguran, responde "combativas, gritando, haciendo ruido, alzando nuestras voces, unidas, ocupando nuestro espacio", en referencia a todas las mujeres. "También demandamos acabar con el suelo pegajoso y el techo de cristal. No nos engañan, la becha de género es responsabilidad del sector privado, público, político e institucional que perpetúan y reproducen esta desigualdad para satisfacer sus deseos y mantener sus privilegios". 








Comentarios
Lo más