Dicyt/INVESTIGADORES

Una tesis doctoral identifica la estructura molecular de los edulcorantes y qué produce su sabor dulce

Una tesis doctoral identifica la estructura molecular de los edulcorantes y qué produce su sabor dulce
Una tesis doctoral identifica la estructura molecular de los edulcorantes y qué produce su sabor dulce

Elena Alonso ha recibido el galardón GEFAM 2018 por su investigación en el Grupo GEM de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid

Elena Alonso ha recibido el Premio GEFAM 2018 por la tesis 'Biomoléculas y moléculas interestelares: estructura, interacciones y caracterización espectroscópica, realizada en el Grupo de Espectroscopia Molecular (GEM) del departamento de Química-Física y Química Inorgánica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid. Este galardón lo concede el Grupo Especializado de Física Atómica y Molecular de la Real Sociedad Española de Física y la Real Sociedad Española de Química.

La investigación se ha centrado en dos temáticas diferentes: por un lado, ha realizado un estudio para identificar las moléculas y biomoléculas de los edulcorantes artificiales como el sorbitol, el dulcitol y la sacarina, cuya propiedad común es el dulzor. La identificación del patrón estructural que produce este sabor, permitiría el diseño de nuevos edulcorantes artificiales con un menor costo de producción y disminuir y eliminar las contraindicaciones que algunos presentan.

Por otro lado, ha llevado a cabo estudios experimentales de moléculas que pueden estar presentes en el espacio y cuya presencia o no, permitiría entender cómo se crean moléculas complejas como por ejemplo un aminoácido natural como la glicina, lo que podría llegar a explicarnos cuál es el origen de la vida en nuestro planeta, ya que los amino ácidos son las unidades básicas que forman las proteínas.

“Nuestro objetivo es detectar nuevas moléculas a través de mediciones experimentales en el laboratorio, que se llevan a cabo en el mismo rango de frecuencias en el que dichas moléculas emiten señales desde el medio interestelar y que son captadas por los radiotelescopios. Estas medidas son imprescindibles para que los astrofísicos puedan determinar si la molécula está presente o no en el medio interestelar, ya que nuestras medidas son directamente comparadas con las emisiones captadas por los observatorios de ALMA (Chile) e IRAM (Granada) procedentes de diversas regiones del medio interestelar (Sagitario y Orion principalmente)”, explica Elena Alonso.

Ambas temáticas han sido desarrolladas con las técnicas de espectroscopia de rotación, a las que Elena Alonso accedió por primera vez en unas residencias estivales que ofertaba el parque científico de la Universidad de Valladolid en el Grupo de Espectroscopia Molecular (GEM) dirigido por el profesor José Luis Alonso, tal y como recuerda. “Durante aquel verano antes de empezar el 4º curso de Licenciatura en Química, tuve la oportunidad de comprender por primera vez en qué consistía el mundo de la investigación, colaborando en el estudio de una primera molécula, concretamente un amino ácido, el ácido aminoisobutírico (Aib). Al año siguiente repetí la experiencia, esta vez con el estudio de una molécula que es candidata a estar presente en el medio interestelar, el ácido acrílico, aquí surgieron las dos temáticas que componen mi tesis”.

Una tesis que ha marcado el camino de esta investigadora que no ha hecho más que empezar y en el que espera encontrar nuevas moléculas. “Aún quedan muchas moléculas y biomoléculas de las que no hay datos precisos acerca de su estructura. El reto es estudiar moléculas de mayor tamaño, dentro de lo que nos permite nuestra técnica, y poder determinar con precisión su estructura y su relación con las propiedades que posee. En cuanto a las moléculas que pueden estar en el medio interestelar, es muy importante la labor de identificar una especie completamente, con la finalidad de poder eliminar líneas de los registros de observación de especies ya detectadas, haciendo una labor de limpieza que facilite enormemente la detección de posibles nuevas especies", ha detallado.

"Cada molécula que se estudia es una sorpresa para cualquier investigador en este campo. El poder desvelar cuales son las estructuras más estables que tiene una molécula o saber que puedes proporcionar datos que sirvan para poder detectar una molécula en el medio interestelar no dejan a nadie indiferente”, concluye la premiada.

Elena Alonso ha realizado esta investigación al amparo de los proyectos del Plan Nacional y de la Junta de Castilla y León con los que se ha desarrollado y construido una nueva instrumentación que combina la ablación láser, expansiones supersónicas y técnicas de microondas. Y en ella ha participado la Unidad Asociada CSIC en el proyecto europeo ERC-SyG-NANOCOSMOS, construyéndose en los laboratorios del GEM de la Universidad de Valladolid nuevas configuraciones instrumentales en regiones de altas frecuencias que han facilitado el descubrimiento de nuevas especies del ISM.

Comentarios
Lo más