La Lista Roja del Patrimonio incluye al Colegio de Carvajal por su estado "ruinoso"

La Lista Roja del Patrimonio incluye al Colegio de Carvajal por su estado "ruinoso"
La Lista Roja del Patrimonio incluye al Colegio de Carvajal por su estado "ruinoso"

Según comentan desde La Lista Roja del Patrimonio, "solo permanecen en pie su fachada principal, una pared con un gran vano rectangular asentada sobre la muralla romana, algunos restos de muros y estructuras interiores y parte de un tramo abovedado de lo que fue su capilla, que actualmente esta cubierto por una estructura de uralita".

La Lista Roja del Patrimonio ha incluido recientemente a su 'catálogo' el Colegio de Carvajal, sito en la plaza con el mismo nombre, inaugurado en 1662 y en estado "ruinoso tras el incendio, cuyas causas aún se desconocen". 

Según comentan desde La Lista Roja del Patrimonio, "solo permanecen en pie su fachada principal, una pared con un gran vano rectangular asentada sobre la muralla romana, algunos restos de muros y estructuras interiores y parte de un tramo abovedado de lo que fue su capilla, que actualmente esta cubierto por una estructura de uralita". 

El también llamado Colegio de San Antonio fue fundado, mediante testamento otorgado el 24 de octubre de 1649, por Antonio Vergas de Carvajal. "La tradición suele argumentar las razones de la fundación con la anécdota de que Antonio, al carecer de hijos, había otorgado testamento en favor del Hospital General, pero un día observó cómo un pobre zapatero sin apenas recursos adquiría una anguila por un elevado precio, que a juicio de Antonio no se podía permitir y que debería reservar el dinero para el caso de caer enfermo, a lo cual el remendón le contestó que si ese era el caso acudiría al Hospital donde le tratarían gratuitamente", dicen en La Lista Roja del Patrimonio. 

"El enfado de Antonio fue tal que canceló el testamento en favor del Hospital y otorgó el mencionado para la fundación del seminario, añadiendo la cláusula de que en él no fueran admitidos los hijos de zapateros. Su muerte, acaecida el 11 de octubre de 1659, inició la vida de este seminario que abrió sus puertas con veinticuatro colegiales elegidos por los patronos". 

El seminario, dirigido por un rector eclesiástico, tenía por objeto recoger niños huérfanos, mantenerlos y educarlos en las primeras letras, y atender sus necesidades básicas. Al llegar a la edad de aprender un oficio se les buscaba un maestro pagado por el seminario y cuando terminaban el aprendizaje abandonaban el colegio, con una pequeña cantidad de dinero. Si el niño era apto para el estudio, se le facilitaba una carrera. 

A finales del siglo XIX el edificio ejerció de escuela de instrucción primaria, admitiendo niños por una módica retribución pero sin perder el objeto de la fundación, cada vez más mermada en rentas. En 1893, también se estableció como academia de música para niños mayores de ocho años con 14 plazas: 12 de solfeo, una de violín y otra de piano. 

Hasta 1907, en uno de sus locales estaba establecida la imprenta Calatrava de carácter eclesiástico, que llegó a ser acusada de explotación infantil. En los años treinta del siglo XX, el colegio fue cerrado. En 1986 el edificio se adaptó para ser una residencia de ancianos. En el año 2000, un incendio acabó prácticamente con el edificio, dejándonos únicamente la fachada. El solar pertenece al obispado a través de la Fundación Colegio Niños Del Coro-Seminario Carvajal de Salamanca y sigue sin un destino claro. 

Comentarios
Lo más