Fiscalía pide 194 años de prisión para un acusado de distribuir pornografía infantil, investigado por el FBI

Fiscalía pide 194 años de prisión para un acusado de distribuir pornografía infantil, investigado por el FBI

Los hechos fueron cometidos entre 2014 y 2018. El juicio se celebra en Alicante

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Alicante ha comenzado a juzgar este jueves a un hombre acusado de 39 delitos de producción y distribución de material pornográfico pedófilo, y para el que Fiscalía pide penas que suman un total de 194 años y medio de prisión por hechos cometidos entre 2014 y 2018.

El acusado, que no ha reconocido todos los hechos antes de responder a las preguntas del fiscal, tenía varias denuncias previas al registro domiciliario practicado en su vivienda en Alicante y estaba siendo investigado por el FBI. Algunos de los delitos obedecen a la producción y distribución de material pornográfico con utilización de menores de 16 años.

Según relata la Fiscalía en su escrito, el acusado, utilizando diversos seudónimos, inició a través de las redes sociales conversaciones con cientos de menores de edad y los atrajo a salas de chat. Mediante técnicas de engaño, logró que se mostraran ante la cámara web de su ordenador y realizaran diversos tipos de prácticas sexuales.

Posteriormente, almacenaba todo el material para distribuir parte del mismo, además de lograr así la creación de archivos con diversas escenas de "alto contenido pedófilo" que, en ocasiones, emitía a través de plataformas digitales.

El acusado ha alegado durante su intervención que no recordaba algunos hechos pero sí ha reconocido la existencia de dicho material, además de que ciertos vídeos eran "rescatados de Internet" y otros eran de "producción propia". Asimismo, ha negado que participara de forma activa en muchos chats y páginas que visitaba pero sí que disponía de acceso a plataformas y aplicaciones tanto a través del ordenador como del teléfono móvil.

A preguntas del fiscal, el hombre ha reconocido que ocultaba su identidad y que utilizaba esos seudónimos en conversaciones con niñas de 12 y 13 años y que algunas no alcanzaban los 17. Además, el hombre ha indicado que tuvo conocimiento de dos denuncias previas, una de ellas del FBI, durante el interrogatorio en sede judicial tras su detención.

Problema de integración social

La defensa del detenido ha puesto de manifiesto su actitud colaborativa durante toda la instrucción y que accedía a estas plataformas pedófilas debido a un problema de "integración social". El propio acusado ha manifestado, a preguntas de su defensa, que sufrió "algún episodio traumático" en el pasado y que cuando más frecuentaba los chats era cuando no estaba pasando por un buen momento y necesitaba seguridad a nivel social.

Por su parte, el médico forense que atendió al detenido en sede judicial ha indicado que no tiene constancia de ninguna supuesta agresión sexual hacia el detenido cuando este tenía 8 años y que, en cualquier caso, "no tiene ninguna relación directa" con los hechos por los que responde ante el tribunal. "Los enfermos mentales pueden cometer delitos", ha afirmado el forense.

En ese sentido, la defensa también ha pedido la intervención de un psiquiatra especialista que ha puesto de manifiesto que el encausado puede padecer hasta tres trastornos distintos con rasgos depresivos y suicidas, algo que ha sido discutido por el forense judicial, quien ha recordado que el detenido conocía la naturaleza de los hechos.


Comentarios
Lo más