Carne sin envasar, retrasos y alimentos sin procedencia: Liquidado el contrato del comedor del centro infantil 'Los Pizarrales'

Carne sin envasar, retrasos y alimentos sin procedencia: Liquidado el contrato del comedor del centro infantil 'Los Pizarrales'
Carne sin envasar, retrasos y alimentos sin procedencia: Liquidado el contrato del comedor del centro infantil 'Los Pizarrales'

Se ha llegado a esta decisión después de constatar incumplimientos de los pliegos del contrato en varios aspectos. Había retrasos en el pago de las nóminas y en la entrega de suministros, con cambios en el menú constantes. Los trabajadores no disponían del curso de manipulador de alimentos y no se les renovó uniformes y utensilios. Desde el Ayuntamiento aseguran que se han realizado todos los controles necesarios para garantizar la seguridad alimentaria

El Ayuntamiento, a través de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, ha decidido resolver el contrato del servicio de comedor de la escuela infantil municipal 'Los Pizarrales' después de varios compromisos no ejecutados que estaban recogidos en los pliegos por parte de la empresa concesionaria. 

De esta manera, según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, los incumplimientos se vienen dando en los últimos meses en el suelo de los trabajadores y en la provisión de los alimentos que se dispensan en los menús para los alumnos y alumnas que cursan sus estudios en dicho centro. 

De hecho, la propia Dirección de Los Pizarrales ha manifestado en varias ocasiones que se producen retrasos continuados en el cobro de las nóminas de los trabajadores, de manera que estos lo reciben pasada la mitad del mes, cuando en el pliego de condiciones se recoge que se debe abonar en los primeros cinco días. 

Sin embargo, lo más grave viene con los propios alimentos que, según alegaba la Dirección, también se producía un retraso de los suministros e, incluso, falta de ellos en alguna ocasión, para poder realizar los menús que se ofrecían. Así, en ocasiones debieron hacer cambios sobre la oferta primera, lo que provocaba un lógico malestar entre los familiares. 

Ante estos hechos, y debido a la falta de respuesta de la empresa adjudicataria, se realizó una inspección municipal en la cocina en la que se acreditó que no se conocían, si quiera, la procedencia de los alimentos, lo que podía provocar un problema de salud pública. El propio Ayuntamiento, a través de una nota de prensa, ha asegurado que se han realizado todos los controles necesarios para garantizar la seguridad alimentaria de los usuarios y que se incrementó la vigilancia sobre la empresa una vez conocidos estos hechos. 

Así, incluso se procedió a la devolución en algunos casos de los alimentos recogidos, ya que a todas luces no tenía los mínimos de garantías de salud para los alumnos como en el caso de la carne, que llegaba envasada en papel sin fecha de compra o garantía. 

Además, los propios trabajadores no habían recibido la preceptiva formación en manipulador de alimentos, ni se habían realizado análisis de los materiales utilizados en la cocina ni del agua. Por otro lado, pese a cambiar los proveedores, no se comunicó al propio centro por lo que no se ha realizado la trazabilidad de estos alimentos. 

También, y en lo que se refiere a los trabajadores, no se realizó la renovación de los uniformes ni de los utensilios de cocina, pese a las peticiones por el deterioro producido por el paso del tiempo. 

Por todo ello, y ante la falta de respuesta por parte de la empresa, se ha decidido dar por terminado el contrato suscrito hace más de tres años y a incautar casi 6.000 euros de la garantía depositada. 

Comentarios
Lo más