​Los estudiantes de Medicina, “en pie de guerra” ante el nuevo plan de estudios de la Universidad de Salamanca

​Los estudiantes de Medicina, “en pie de guerra” ante el nuevo plan de estudios de la Universidad de Salamanca
El decano de Medicina, segundo por la izquierda, junto al consejero de Sanidad de la Junta y a las vicerrectoras de Docencia y de Planes Especiales en Ciencias de la Salud
​Los estudiantes de Medicina, “en pie de guerra” ante el nuevo plan de estudios de la Universidad de Salamanca

Este martes se concentrarán frente a la Facultad para protestar porque, tras la nueva normativa aprobada, el alumnado sólo podrá matricularse de 62 créditos y no de 72 como hasta ahora, lo que podría llegar a suponer un año más de carrera y un perjuicio a la hora de preparar el MIR o disfrutar de una beca de intercambio

Nuevo problema en la Universidad de Salamanca, esta vez con los estudiantes de Medicina y Odontología, que han convocado un concentración el próximo martes, 26 de marzo, a las 13 horas frente a la Facultad para protestar contra el nuevo plan de estudios del Estudio salmantino.

Concretamente, la nueva normativa aprobada supondrá que el alumnado sólo se pueda matricular de hasta 62 créditos ECTS en primera matrícula y no de 72, como ocurría hasta ahora, lo que perjudica a todo el colectivo de la Facultad de Medicina y Odontología ya que les podría llegar a suponer un año más de carrera además de perjudicarles a la hora de preparar el MIR o de disfrutar de una beca de intercambio (ya sea Erasmus, Sicue o un traslado,ya que en cualquiera de las tres opciones tendrían que cursar un año extra "con casi total seguridad").

La convocatoria del martes se realiza para protestar por cómo se han desarrollado los hechos durante estas semanas de negociación con el Decanato, el Vicerrectorado y la negativa a atender las 1.074 firmas recogidas de un total de 1.409 estudiantes que conforman la Facultad de Medicina y Odontología, según detallan, lo que les lleva a estar “en pie de guerra”.

Y es que a partir de ahora, el colectivo estudiantil de Medicina y Odontología de la Universidad de Salamanca partirá en desventaja, según lamenta, frente a otras facultades de España, y explican que el cursar asignaturas “de gran calado” el último curso de carrera (sexto) supone un lastre a la hora de comenzar a preparar el examen de acceso a la residencia.

El Decanato asegura que se ha hecho por petición de la Acsucyl y estos lo niegan

La nueva normativa se aprobó el pasado 27 de junio por parte de la Junta de la Facultad de Medicina y por el Consejo de Gobierno de la Universidad de Salamanca, y entrará en vigor el próximo curso.

Así, la Asamblea de Estudiantes mantuvo, desde entonces, diversas reuniones tanto con el Decanato como con el Vicerrectorado de Política Académica y Participación Social, del que es responsable Enrique Cabero, siendo todas estas de “resultados insatisfactorios para los alumnos” porque no encontraban un beneficio para ambas partes.

Fue, tras una reunión de la Asamblea de Estudiantes, cuando se decidió llevar a cabo la citada recogida de firmas para “hacer visible la negativa por parte del alumnado de la Facultad de Medicina a esta nueva medida y la capacidad de movilización del estudiantado” ante una situación que consideran “injusta”.

Por todo ello, ahora se han dirigido al Rectorado y a toda la comunidad universitaria recordándoles que la nueva normativa perjudicará a todos los que cursan estos estudios en la USAL.

WhatsApp Image 2019 03 23 at 21.07.16


Sin embargo, desde el Decanato, al que le remitieron las firmas, les contestaron, en un escrito firmado por el decano, Francisco Javier García Criado, que el cambio era necesario porque “un número elevado de alumnos” podría llegar a contravenir la normativa europea si finalizasen sus estudios un año antes de lo permitido (seis años para Medicina y cinco para Odontología), algo de lo que ya avisaron al anterior equipo rectoral (el de Daniel Hernández Ruipérez), según afirman.

Igualmente, explican que la Agencia Para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (Acsucyl) les había exigido una modificación “urgente” de la actual regulación de matriculación para, precisamente, garantizar el cumplimiento de la normativa europea.

Sin embargo, y según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, los estudiantes de Medicina y Odontología se pusieron en contacto con la Acsucyl, concretamente con su presidente, y este les aseguró que “en ningún momento” se había pedido una modificación de los ECTS de primera matrícula, así como tampoco lo exige la normativa europea.

“A menos que se lo diga el rector, no cambiará la matriculación” porque “la Universidad está falta de recursos”

Por último, en el escrito del Decanato también se aseguraba que el hecho de que hasta ahora se hubieran podido matricular de 72 créditos en primera matrícula ha provocado “serias distorsiones en actividades docentes” porque, en su opinión, los alumnos tenían “el objetivo de llegar al último curso con el menor número de asignaturas posibles”.

Todo esto, según se enumera, ha resultado en “un incremento inadecuado de matriculados en muchas materias, la coincidencia de docencia teórica/práctica programada en la matrícula de muchos alumnos y, por lo tanto, la imposibilidad de garantizar su asistencia, o la necesidad de organizar grupos especiales que distorsionan el correcto funcionamiento docente de la Facultad”.

Además, y según ha tenido constancia este medio, los estudiantes también se reunieron con el decano “que no quiere torcer el brazo”, comentan, y les ha afirmado que “a menos que se lo diga el rector, no cambiará la matriculación”.

Asimismo, tres estudiantes representantes de la Facultad se reunieron con el Vicerrectorado de Docencia y Evaluación de la Calidad (de la que es responsable Izaskun Álvarez), recibiendo, según denuncian, un trato “bastante deplorable” y siendo sus quejas “desoídas”, ya que se les dijo que las reivindicaciones “no tenían sentido, que la Universidad está falta de recursos” y que se quejen a la Junta o a Acsucyl ya que “no van a cambiar la (nueva) normativa”.

Un mayor coste económico tanto para los estudiantes de fuera así como para los que lleguen a suspender

A esta concentración se ha sumado el Frente de Estudiantes, quienes han recordado que ya de por sí, estudiar en la Universidad de Salamanca supone un gran coste respecto a otras facultades de Medicina, puesto que Castilla y León cuenta con las terceras matrículas más caras de toda España en esta materia, lo que no se traduce en recursos porque “apenas contamos con profesorado para nuestras prácticas”, lamentan.

Pero el problema de limitar la matriculación a 62 créditos ECTS puede suponer para muchos alumnos y alumnas el cursar un año más de carrera, lo que siendo de fuera supondría un mayor desembolso económico para ellas y sus familias, han sentenciado.

Comentarios
Lo más