La Guardia Civil confirma la identidad del cadáver de la mujer que apareció en junio de 2018 en El Encinar

La Guardia Civil confirma la identidad del cadáver de la mujer que apareció en junio de 2018 en El Encinar
La Guardia Civil confirma la identidad del cadáver de la mujer que apareció en junio de 2018 en El Encinar

El misterioso caso, finalmente, ha podido ser resuelto y, curiosamente, tal y como han afirmado fuentes de la Guardia Civil, se reactivó a raiz de una pregunta realizada por SALAMANCA24HORAS por el suceso a la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, y a la subdelegada, Encarnación Pérez, en una rueda de prensa que tuvo lugar para dar a conocer una gran operación desarrollada por el Instituto Armado de Salamanca a finales de noviembre del pasado año

La Guardia Civil de Salamanca ha podido confirmar finalmente la identidad del cadáver de la mujer que fue encontrada en junio de 2018 en las inmediaciones de la urbanización de El Encinar. Se trata de Francisca Marcos, una mujer desaparecida desde entonces cuya historia dio a conocer SALAMANCA24HORAS a finales de enero de 2019.

El misterioso caso, finalmente, ha podido ser resuelto y, curiosamente, tal y como han afirmado fuentes de la Guardia Civil, se reactivó a raiz de una pregunta realizada por SALAMANCA24HORAS por el suceso a la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, y a la subdelegada, Encarnación Pérez, en una rueda de prensa que tuvo lugar para dar a conocer una gran operación desarrollada por el Instituto Armado de Salamanca a finales de noviembre del pasado año. 

Tras leer en este medio lo ocurrido en El Encinar, un abogado de la ciudad pensó que la mujer desaparecida podía ser una cliente suya a la que hacía tiempo que no veía. Este letrado se puso en contacto con los familiares de la señora (en este caso, sus sobrinos, ya que no tenía hijos) y con la Guardia Civil. Semanas después se llevó a cabo un largo proceso de identificación con pruebas de ADN y registros de por medio que finalmente han conducido a los agentes a resolver el misterioso hallazgo.

Investigación de la Guardia Civil

Según han indicado fuentes oficiales de la Guardia Civil, el pasado 29 de junio de 2018 fueron hallados en el paraje denominado como Valdescobera, del término de Terradillos, restos humanos en un avanzado estado de descomposición y muy dañados por la acción de la fauna silvestre.

La inspección preliminar de los restos por Guardias Civiles de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Salamanca y miembros del equipo forense permitió determinar que se correspondía a restos de una mujer de edad avanzada. Tras la revisión de la base de datos y genética de personas desaparecidas FENIX y la realización de numerosas gestiones en la urbanización El Encinar del citado término municipal (núcleo urbano más cercado al lugar del hallazgo), no se obtuvieron indicios de la identidad del cuerpo.

El 29 de noviembre de 2018, coincidiendo con la rueda de prensa de difusión de la incautación por Guardias Civiles de esta Comandancia de 1.500 kilogramos de hachís, SALAMANCA24HORAS difundió de nuevo el caso, lo que permitió que un abogado de Salamanca, de cuya cliente no tenia noticias en varios meses, contactara con la familia de la misma ante la posibilidad de ser la misma persona.

Como consecuencia de dichas gestiones, el pasado 1 de diciembre de 2018 un familiar en tercer grado contactado por el reseñado letrado interpuso denuncia por la desaparición desde el mes de mayo del citado año (última ocasión en que contactaron con la desaparecida) de una mujer de características similares al cuerpo localizado. En ella se aportaba como información más importante que residía sola, empleando para ello tres domicilios ubicados en las provincias de Ávila, Terradillos (Salamanca) y Cáceres.

Ante la alta probabilidad de que la mujer fuera la fallecida, se procedió de inmediato a la remisión de muestras genéticas del familiar y del cuerpo al Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, lo cual en un primer momento aportó un resultado no concluyente como consecuencia de no haberse obtenido las muestras de un familiar directo.

Con el fin de obtener seguridad completa en el resultado comparativo del ADN de los restos, los agentes responsables de la investigación llevaron a cabo la obtención de muestras biológicas del domicilio de la desaparecida, siendo remitidas al citado Departamento de Biología para realizar una nueva comparación.

La tesis principal del fallecimiento es la muerte por causas naturales

Esta semana, según las mismas fuentes del Instituto Armado, con ocasión de la recepción del resultado de las comparativas de las muestras de ADN, se han tenido datos fehacientes que permiten determinar que el cuerpo corresponde al de la mujer de 85 años de edad denunciada como desaparecida, la cual residía de forma más habitual en Ávila.

Aunque la tesis principal de la causa del fallecimiento es la muerte por causas naturales, el Instituto anatómico forense de Salamanca está a la espera de la recepción del resultado de las últimas pruebas para poder determinarlo de manera oficial.

La desaparición de Francisca

Francisca Marcos vivía a caballo entre Salamanca y Ávila desde hacía muchos años. Nacida en un pueblo de la comarca de Guijuelo aunque ya sin lazos con él, residía en compañía de su hermana, una mujer que tenía movilidad reducida y que necesitaba de la ayuda de Francisca para poder disponer de cierta calidad de vida. Ambas eran muy reservadas e introvertidas, especialmente Francisca, que iba y volvía y nunca daba explicaciones. Sin más familia que unos sobrinos con los que tenía muy poca relación, la situación de Francisca se deterioró cuando hace un par de años y por el mes de mayo, falleció su hermana. Fue en ese momento cuando se recluyó en sí misma aún más.

"Sabíamos que lo estaba pasando mal, porque había fallecido la hermana con la que había vivido la mayor parte de su vida, pero ella seguía sin querer cambiar su modo de vida, pese a su edad. Viajaba de Hervás a Ávila y de regreso a El Encinar, donde tenía una casa, después de haber vendido otra que tenía en Salamanca", cuenta María, su sobrina, residente en Segovia. "Hasta hace unos meses cuando quería saber de nosotros nos llamaba por teléfono. Si lo hacíamos nosotros casi nunca atendía. Pero un día dejó de llamar", afirmó a SALAMANCA24HORAS la mujer.

Claro, sus sobrinos se preocuparon, y más cuando leyeron lo de la aparición del cadáver de El Encinar, por lo que primero hablaron con el abogado de Francisca, y después, en los primeros días de diciembre, se pusieron en contacto con la Guardia Civil de Salamanca para denunciar la desaparición de la anciana. Fue entonces cuando el Instituto Armado recibió la mejor pista para resolver la identidad del cuerpo aparecido en Terradillos.

Comentarios
Lo más