​Salamanca volverá a contar con artistas de referencia mundial en la segunda edición de su Festival Internacional de Jazz

​Salamanca volverá a contar con artistas de referencia mundial en la segunda edición de su Festival Internacional de Jazz
Carlos García Carbayo y Fernando Viñals
​Salamanca volverá a contar con artistas de referencia mundial en la segunda edición de su Festival Internacional de Jazz

Desde Kenny Barron hasta Sarah McKenzie pasando por Houston Person, se celebrará del 9 al 13 de julio. Todos los conciertos serán a las 22:30 horas y cambiará de ubicación hasta el Patio Chico

El Ayuntamiento de Salamanca ha presentado en la mañana de este jueves, 23 de mayo, el II Festival Internacional de Jazz, que se celebrará del 9 al 13 de julio y tendrá el Patio Chico como escenario de todos los conciertos, que comenzará a las 22:30 horas.

El alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, quiso agradecer al coordinador del Festival, Fernando Viñals, su trabajo “altruista y comprometido” ya que, gracias a su conocimiento del panorama musical internacional, logrará que este ciclo “sea un éxito como el primero”, algo de lo que están muy esperanzados todos los salmantinos, tal y como reconoció.

García Carbayo recordó que este Festival Internacional de Jazz de Salamanca nació con motivo del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca y “su intensa agenda cultural” en la que también colaboró el Ayuntamiento y que permitió a más de 7.000 asistentes disfrutar de cinco conciertos inolvidables “que cultivaron y cautivaron a un público entregado en el Patio de Escuelas”.

Pese a cambiar de ubicación, el II Festival Internacional de Jazz de Salamanca mantendrá tres de las señas de identidad con las que nació: contará con músicos internacionales de contrastada calidad; conciertos gratuitos que permitan acercar al jazz al gran público; y hacer del patrimonio histórico-artístico “el mejor de los escenarios para disfrutar de la buena música y convertirlo en un atractivo turístico”, recalcó el alcalde.

Además, García Carbayo también concretó que este Festival de Jazz es otra de las citas que abarca todo el período estival, junto al Festival de Luz y Vanguardias y al programa Plazas y Patios, y que demuestran que “Salamanca no cierra ni por vacaciones” logrando que no deje de venir turismo a la ciudad.

Desde Kenny Barron hasta Sarah McKenzie, cinco conciertos que abarcan “la mayor parte de formas de hacer jazz”

Fernando Viñals, coordinador del Festival Internacional de Jazz, reflejó que este es el tercer momento que tiene el jazz en Salamanca después de lo que se empezó con Pilar Fernández Labrador en los años 90 “y que fue la catapulta de todo lo que ha venido haciéndose en la ciudad” y que tuvo continuidad con Sebastián Battaner y la Fundación Caja Duero.

Así, este momento “no podemos dejarlo pasar y tenemos que hacerlo prevalecer en el futuro”, prosiguió Viñals, quien valoró que es muy importante para Salamanca el mantener este festival de forma fija. Con 88.000 euros de presupuesto, reconoció también que ha sido “complejo” realizar la programación porque han procurado abarcar “la mayor parte de las formas de hacer jazz”, puesto que se trata de una música compleja con diversas “tendencias y formas”, por lo que han buscado la fórmula “más numerosa y, dentro, las más atractivas para poder hacer un pequeño ciclo representativo y que guste a la mayor parte de la gente”.

Los conciertos empezarán con Kenny Barro, un pianista “de la talla de los mejores de siempre” que vendrá en forma de trío y que ya pasó por Salamanca en los años 80 en el Juan del Enzina, que fue cuando lo escuchó por primera vez Viñals. “Ha tocado con los mejores músicos del mundo y es un referente, teníamos que contar con él, y es el que probablemente tenga mayor tirón entre la gente más entendida”, ha opinado el coordinador del Festival.

Continuará con Fabrizio Bosso, un trompetista italiano que viene en formato de cuarteto y que “nos va a dar una línea y una expresión diferente” con música más moderna. Dará paso a Houston Person, “otro de los grandes padres de la música del jazz” y que, con más de 80 años, ha tocado con los mejores.

Aquí llega en formato de trío con un batería y con un órgano Hammond, un instrumento “casi desaparecido y que pocos se atreven a tocar”, puesto que hay que utilizar manos y pies, y que permite disfrutar de una música íntima “con fuerza basada en el blues”, algo que también facilita el Patio Chico y su acústica.

Asimismo, se proseguirá con Gypsy Swing de Stochelo Rosenberg y Costel Nitescu, acompañados por el trío de Biel Ballester. Con grandes influencias de Stéphane Grappelli, han sido alabados por diversos expertos en el jazz, e incluso por Woody Allen.

Cerrará el ciclo Sarah McKenzie, porque “no podía faltar una voz que romperá la estructura” ya que esta pianista canadiense, de gran dulzura, toca una música “bastante íntima” gracias al acompañamiento de su trío de metales que le otorga mucha personalidad. Además, ha ido madurando su estilo desde que empezase a hacer giras con Michael Bublé.

Festival jazz

Comentarios
Lo más