La Universidad de Salamanca se convierte en el centro nacional del debate por la plena inclusión y la reivindicación de derechos de personas con discapacidad intelectual

La Universidad de Salamanca se convierte en el centro nacional del debate por la plena inclusión y la reivindicación de derechos de personas con discapacidad intelectual
José Gómez, Enrique Cabero y Néstor Muriel
La Universidad de Salamanca se convierte en el centro nacional del debate por la plena inclusión y la reivindicación de derechos de personas con discapacidad intelectual

Desde este viernes y hasta el domingo, el Estudio salmantino acoge el IV Encuentro Estatal de Hermanos y Hermanas y Cuñados y Cuñadas de Personas con Discapacidad Intelectual de Plena Inclusión, que tiene como objetivo visibilizar el papel de estas personas como regeneradoras y luchadoras de los derechos de las personas con discapacidad

La Universidad de Salamanca acoge desde este viernes y hasta el próximo domingo el IV Encuentro Estatal de Hermanos y Hermanas y Cuñados y Cuñadas de Personas con Discapacidad Intelectual de Plena Inclusión. Unas jornadas que se celebrarán en el Edificio Histórico y que tiene como objetivo visibilizar el papel de estas personas como regeneradoras y luchadoras de los derechos de las personas con discapacidad.

En la presentación del encuentro han estado presentes el vicepresidente de la asociación Plena Inclusión, José Gómez; el representante de los familiares de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y patrono de la Fundación Asprodres, Néstor Muriel; y el vicerrector de Política Académica y Participación Social, Enrique Cabero.

Precisamente este fue el encargado de relatar que en estas jornadas también se pretende analizar la relación entre la universidad y las personas con discapacidad, ya que en los últimos años se vienen sufriendo importantes cambios (que se han de seguir produciendo) para avanzar “de manera acorde” para alcanzar una igualdad total y un desarrollo “normalizado”.

De hecho, Enrique Cabero valoró que es el momento idóneo para analizar el contexto actual respecto a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo ya que se ha tener en cuenta tanto el poder de influencia de los poderes públicos, que siempre han tenido gran importancia, como la incidencia del entorno familiar, algo que se trata de manera correcta en este encuentro que es “muy novedoso e interesante”.

Además, el hacerlo en la Universidad de Salamanca es, para el vicerrector, todo un éxito de la institución, que es “pionera e innovadora en materia de inclusión social”, algo que espera que continúe así. Asimismo, es Asprodes quien impulsa todo, lo que asegura una organización “extraordinaria” de las jornadas que conseguirán tener repercusión en los ámbitos de la empresa, el empleo o el ocio, “materias fundamentales en la igualdad y en la normalización”.

Salamanca y Castilla y León han liderado esta forma de trabajar con las familias

El vicepresidente de la asociación Plena Inclusión, José Gómez, resaltó de igual manera que “el entorno no podía ser mejor” ya que no sólo se celebra este IV Encuentro Estatal de Hermanos y Hermanas y Cuñados y Cuñadas de Personas con Discapacidad Intelectual en una universidad con 800 años de historia, sino que se hace en la ciudad de Salamanca.

Algo relevante puesto que fue en Asprodes donde nació este movimiento con una energía “que se fue contagiando por todas las provincias de Castilla y León” así como el resto de comunidades, si bien tanto Salamanca como Castilla y León “han liderado esta forma de trabajar con las familias”.

Plena Inclusión, que cuenta con más de 50 años de vida y donde están integradas 900 asociaciones con más de 235.000 familias, ha trabajado históricamente con las madres y padres de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, pero desde hace años lo viene haciendo también con el resto del entorno familiar, ya que su importancia es vital a la hora de consolidar el movimiento asociativo y reforzar el objetivo de alcanzar las condiciones de plena normalización en la sociedad.

Así, 10 años después de que hermanos de familiares de Asprodes empezasen a organizarse, Salamanca se convierte en un referente con este encuentro “que repasará los asuntos que preocupan con ponencias, diálogos, puntos de encuentros y debates y un manifiesto final que será un grito de guerra” y que llevará como título ‘No me puedes decir que no’, concretó José Gómez.

En definitiva, un “intenso” programa que tendrá importante representación a nivel nacional pero también una relevante presencia regional y local, puesto que el 42% de los asistentes (más de 90) harán de anfitriones de hermanos, hermanas, cuñados y cuñadas venidos de casi todas las comunidades autónomas.

Una Universidad abierta a la sociedad y que trabaja por la plena inclusión de las personas con discapacidad

El representante de los familiares de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y patrono de la Fundación Asprodres, Néstor Muriel, comenzó agradeciendo a todas las instituciones y entidades que hacen posible este encuentro y, de manera especial, a la Universidad de Salamanca y a Enrique Cabero, que ha facilitado todo.

Fue precisamente el grupo de hermanos de familiares de Asprodes que hace 10 años comenzó a organizarse quienes pidieron que este IV Encuentro nacional se realizase en Salamanca como “colofón” a su décimo aniversario.

Este viernes se comenzará con la “parte lúdica” del encuentro con una recepción en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Salamanca, donde se reunirán con la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Cristina Klimowitz. Posteriormente, disfrutarán de un concierto en el Convento de San Esteban ofrecido por el Coro de Niños y Jóvenes del Colegio Antonio Machado; y, por último, terminarán con un cóctel en el Museo de la Historia de Automoción de Salamanca que será ofrecido por Asprodes.

Ya a partir del sábado se comenzará a trabajar y a poner en común las diferentes ideas para sacar “conclusiones válidas para nuestros hermanos y para las asociaciones”, prosiguió Néstor Muriel. Así, durante toda la jornada, el Edificio Histórico de la Universidad será el foro donde alcanzar unos puntos de cohesión. La inauguración será a las 10:15 horas y allí ya estarán los 92 representantes de casi todas las regiones de España (salvo tres comunidades) y donde habrá hermanos, cuñados, primos, sobrinos y profesionales.

Ya el domingo será la clausura donde se leerá ese manifiesto “guerrero” que lanzará a “toda la sociedad, las asociaciones y las federaciones, y donde reclamamos que los hermanos tengamos más peso en la vida de las asociaciones”. Unos hermanos que, como insistió Néstor Muriel, tienen algunas frases acuñadas a hierro, como “venimos a aportar y no a apartar”.

“El entorno familiar y los amigos son a veces más importantes que familiares directos”

Néstor Muriel también recordó que fue en 2009 cuando, en Asprodes, “un grupo de hermanos nos juntamos porque era el momento de estar más involucrados en la vida de nuestros hermanos y de las familias” ya que, debido a la gran esperanza de vida de las personas con discapacidad intelectual, muchos de los padres “o ya son mayores o, por desgracia, no nos acompañan”.

Además, también detectaron que las asociaciones se estaban quedando anquilosadas y contaban con menos sentido reivindicativo, por lo que era “el momento perfecto para dar ese paso” que tuvo gran acogida. Poco a poco se fueron realizando encuentros regionales y nacionales y se fueron poniendo en marcha otros grupos de hermanos en otras asociaciones.

“Era una necesidad. No queríamos que llegara el tener que ocuparnos de nuestros hermanos sin saber cuáles son sus sueños y sus pretensiones o su punto de vista sobre muchas cosas”, continúa Néstor, quien insiste en que “teníamos que dar ese paso y lo dimos”.

Posteriormente, ese ‘grupo de hermanos’ se fue ampliando a cuñados, sobrinos, primos o amigos porque, como detalla Néstor Muriel, son figuras “tremendamente importantes”. Personalizando, puso el ejemplo de que su pareja tiene que convivir tanto con él como con su hermano “y si esas personas están preparadas para el mundo de la discapacidad, esa transición puede parecer más sencillo”, algo que no siempre es fácil.

Pero no sólo eso, sino que en muchas ocasiones, el cuñado o el amigo “a veces son más importantes que familiares directos como sobrinos o primos”, por lo que le pareció crucial que todos aquellos que puedan participar en la vida familiar y asociativa lo hagan, ya que “da la impresión de que todo está conseguido, y no”. Además, también expuso la idea de que los padres de las personas con discapacidad, que “montaron todo esto de la nada”, puedan disfrutar de la vida “y que el relevo lo tomemos nosotros”, que podrán también ofrecer una visión diferente a la actual puesto que “antes era más sobreprotección, y nosotros creemos que son iguales que todos”.

“Estamos satisfechos de cómo se gestionan los servicios en Castilla y León, pero siempre se puede exigir mucho más”

El vicepresidente de Plena Inclusión también respondió a la pregunta de qué necesidades se pueden atender en el ámbito regional para las personas con discapacidad intelectual y de desarrollo. Así, si bien coincidió en que están satisfechos, de manera general, en cómo se gestionan los servicios, sí aseguró que “siempre se puede exigir mucho más” y, de hecho, valoró que es bueno recalcar algunos puntos.

Por ejemplo, cree que se ha de trabajar más para que la inclusión de las personas con discapacidad “sea verdad” o facilitar la accesibilidad, también la cognitiva, que es “fundamental”. Igualmente, cambiar el concepto de residencia para que dejen de ser espacios cerrados y que sea más al estilo de una vivienda como otra cualquiera, así como la creación de nuevas figuras que pueden ser más generosas para la sociedad “como un asistente personal”.

“Se están elaborando y trabajando, en muchos casos con nuestra participación, y esperamos que el próximo Gobierno (Regional) que se forme siga trabajando en la misma línea”, afirmó José Gómez, quien también habló de mejorar el sistema de copagos o conseguir un empleo real para las personas con discapacidad intelectual, puesto que sólo hay una tasa de empleo del 20% y, de esos, muchos están en “enclaves protegidos”.

Eso sí, se sigue avanzando. Como recordó el vicepresidente de Plena Inclusión, más de 100.000 personas que antes no podían votaron en las últimas elecciones. Porque las asociaciones “por una parte somos prestadores de servicios pero, por otro, también somos reivindicadores”. Un movimiento al que ahora se han incorporado los hermanos, que ofrece un empuje vital para todas las personas.

Comentarios
Lo más