SAN JUAN DE SAHAGÚN 2019

El obispo llama al amor y el "discernimiento" ante las "distracciones continuas" en la Festividad de San Juan de Sahagún

El obispo llama al amor y el "discernimiento" ante las "distracciones continuas" en la Festividad de San Juan de Sahagún
El obispo llama al amor y el "discernimiento" ante las "distracciones continuas" en la Festividad de San Juan de Sahagún

Aunó la importancia de ello en cinco manifestaciones del amor como son la paciencia, alegría, audacia, comunidad y la oración constante

El obispo de Salamanca, Carlos López, ha presidido este miércoles la eucaristía por la Festividad de San Juan de Sahagún y ha puesto el foco en su figura ante una cultura actual en la que la negatividad, el individualismo y la espiritualidad sin Dios, entre otros factores, tiene una importancia que se debe rebatir.

De este modo, el obispo ha centrado en cinco manifestaciones de amor el futuro de la espiritualidad y la vida en sociedad. Así, en primer lugar mencionó el “aguante, la paciencia y la mansedumbre” a la hora de soportar agresiones o defectos ajenos y en “luchar y estar atentos a inclinaciones egocéntricas y agresivas” que puedan llegar, para lo que mencionó las dificultades al respecto que se pueden encontrar en Intenet. De hecho, aseguró que se pueden llegar a perder los límites del respeto incluso en el ámbito católico. “Considerar a los demás indignos y dar lecciones es violencia”, anunció.

En segundo lugar, comentó la “alegría y el sentido del humor”, aunque “sin perder el realismo”. Eso sí, pronunció una alegría real, no aquella “consumista que empacha el corazón”. Por detrás de ello, también se refirió a la “audacia y el fervor” en el sentido de “superación del temor”. Una virtud que, en San Juan de Sahagún se pudo ver en la reconciliación de los Bandos, según aseveró. Al respecto, reconoció que la costumbre puede llegar a seducir “y llevar a pensar que no podemos hacer nada para cambiar lo que ha sido”. Sin embargo, frente a ello, animó a abrir el corazón para ver las necesidades de los hermanos y a tener arrojo para buscar siempre el bien.

Como dos últimas manifestaciones, comentó el “camino a recorrer en comunidad” y la “oración constante”, para no perder la claridad de la fe y el sentido de la vida y buscar los “pequeños detalles de la vida diaria que nos hace más hermanos”.

Todo ello lo aunó en un “discernimiento cada vez más importante” ante las “distracciones continuas” existentes que puede “convertirnos en marionetas de las tendencias”. “Nadie resiste si se conforma con poco”, concluyó.   

Comentarios
Lo más