Castilla y León supera las cien horas anuales de absentismo laboral por trabajador

Castilla y León supera las cien horas anuales de absentismo laboral por trabajador
Castilla y León supera las cien horas anuales de absentismo laboral por trabajador

Es la cuarta comunidad en la que más horas de trabajo se pierden. Se encuentra por encima de la media española, que está en el 5,3% en su tasa más alta de la historia

Esta semana se ha publicado el VIII Informe sobre Absentismo publicado por Adecco y refleja que durante 2018 se perdieron, cada mes, más de 100 millones de horas de trabajo, que traducido a valor económico suponen 1.350 millones de euros, según comentan. 

De esta manera, como reflejan, la tasa de absentismo se define como "el porcentaje de las horas no trabajadas respecto a la jornada pactada efectiva", sin contar vacaciones o festivos. Así, con los datos de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral del INE, esta ha aumentado en los últimos años un 5,3% desde 2014, lo que ha situado a este en un nuevo máximo histórico en España. En un impacto real, como comentan, equivale a que 753.000 asalariados no trabajaron en todo el año, en un aumento ligado a la actividad económica. 

Por comunidades autónomas, Castilla y León vio incrementada su tasa de manera amplia. De hecho, forma parte de una de las cuatro regiones donde la pérdida por abstentismo y asalariado es superior a las más de cien horas anuales. 

De esta manera, País Vasco (7,9%), Navarra (6,9%), Castilla y León, Asturias (6,3% en ambos casos) y Aragón (6,1%) son las cinco comunidades autónomas en las que más del 6% de las horas pactadas efectivas se pierden por razones de absentismo. Solo en dos regiones la proporción de horas pactadas efectivas que se pierden por absentismo es inferior al 4%: Baleares (2,6%) y Andalucía (3,9%).

Atendiendo a las horas no trabajadas, los escasos movimientos observados tanto en las horas extraordinarias como en las no trabajadas por vacaciones y días festivos explican que las horas pactadas efectivas (horas pactadas totales + horas extraordinarias – horas no trabajadas por vacaciones y festivos) hayan evolucionado de forma paralela a las pactadas. Dentro de una tendencia decreciente, las casi 1.750 horas pactadas efectivas de 2000 se han reducido a 1.630 en 2018.

Hay tres comunidades autónomas en las que las horas pactadas efectivas anuales superan las 1.650: Canarias, la Comunidad de Madrid y Baleares. En la situación opuesta, aparecen tres autonomías con menos de 1.600 horas pactadas efectivas por año: Extremadura, Andalucía y el País Vasco.

Las mayores reducciones de las horas pactadas efectivas entre 2000 y 2018 se observan en Extremadura, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana. Las menores se presentan en Canarias, Baleares y el Principado de Asturias.

Comentarios
Lo más