"Me dijo que una chica necesitaba ayuda. Después me puso un cuchillo en el cuello y me robó el coche"

"Me dijo que una chica necesitaba ayuda. Después me puso un cuchillo en el cuello y me robó el coche"
"Me dijo que una chica necesitaba ayuda. Después me puso un cuchillo en el cuello y me robó el coche"

Una pareja se enfrenta a ocho y siete años de prisión por el robo con violencia de dos vehículos en enero de 2019, así como por amenazar con un cuchillo a los clientes de un bar, nueve años antes.

Una pareja se ha enfrentado a ocho y siete años de prisión por diferentes delitos, después del juicio celebrado en la mañana de este jueves 20 de junio en el Juzgado de lo Penal número 2 de Salamanca. Por un lado, se les acusa del robo con violencia y amenazas de dos vehículos en enero de 2019; por el otro, de un delito de robo y amenazas que cometieron ambos nueve años atrás por entrar en un bar de la calle Meléndez con un cuchillo.

Todo se remonta nueve años atrás (concretamente el 29 de mayo de 2010), cuando J.C.B.N. –un español de origen Alemán- acompañado de su pareja C.D.C., entró en un bar de la calle Meléndez armado con un cuchillo, que había sido robado en otro establecimiento previamente, amenazando a clientes y empleados. Después comenzó a lanzar taburetes y puso un cuchillo en el cuello de un varón de origen chino, que entraba con su pareja en el establecimiento. Seis policías fueron necesarios para detenerle, sin embargo previamente los presentes logaron desarmarle y tirarle al suelo.  Se le acusa además de robar horas antes un vehículo que salía de la gasolinera de la avenida Juan Pablo II. Por estos delitos se pide para el varón tres años y seis meses de prisión, y tres años para su pareja.

A esa condena se suman los cuatro años y seis meses para J.C.B.N. y cuatro años para C.D.C. por delitos de robo con violencia de dos vehículos el pasado mes de enero.  Precisamente esos han sido los hechos que se han expuesto en el Juzgado de lo Penal nº 2 en la mañana de este jueves.

Antecedentes

El 11 y 12 de enero de 2019 los acusados procedieron al robo de dos vehículos, un Opel Astra y un Rover 45. El primero de ellos a plena luz del día, a las 15:00 horas en la C/ Aceña del Lazarillo (zona de Lasalle) y el segundo, en la madrugada del 12 de enero a las 3:00 horas de la madrugada.

En el primer robo, la victima afirma que se encontraba en su coche cuando vio acercarse a un varón con intenciones sospechosas “Yo aparqué para ir a trabajar sobre las 15:00 horas en la C/Lazarillo un poco más atrás de la gasolinera de Picosa. Contesté al teléfono móvil y vi que un hombre se acercaba directamente a mi vehículo.” Afirma la víctima, una mujer de mediana edad, que aseguró intentar buscar, sin fortuna, el botón de bloqueo de las puertas. El acusado “me abrió la puerta y forcejeamos. En el momento que vi que no podía con él, le dije que no me hiciera nada y me sacó del vehículo golpeándome con la puerta del mismo”. Según la víctima, el acusado le lanzó posteriormente sobre un montículo contiguo, mientras la pareja de este entraba en el asiento del copiloto.

A continuación, ambos acusados aseguraron utilizar el vehículo para llegar hasta Buenos Aires para consumir sustancias estupefacientes.

Otro robo de un vehículo en Pizarrales

A ambos se les imputa el robo de otro vehículo en la madrugada del día siguiente, concretamente a las 3:00, en la zona de Pizarrales.

Las víctimas afirmaron que cuando circulaban en su vehículo, a la altura de la calle Alfareros, un varón se colocó en medio de la calzada, obligándoles a parar el coche, solicitando ayuda para trasladar a la mujer que le acompañaba al servicio de urgencias del hospital, por necesitar atención médica. “Se metió en medio de la Carretera y me dijo que una chica necesitaba ir a Urgencias. Nosotros accedimos a colaborar y se montaron en el asiento trasero del coche. Acto seguido nos preguntaron si éramos policías” afirma la víctima, quien asegura que después le colocaron un cuchillo en el cuello y les obligaron a bajar del coche “Para ahí, bajad y darnos los móviles y las carteras” añade.  

Acto seguido, la pareja utilizó el vehículo para ir a una casa de Pizarrales para comprar y consumir drogas. A la salida, les detuvo la Policía.

Versión de los acusados

En ambos delitos los acusados aseguran no haber utilizado la fuerza, ni ningún tipo de arma blanca. En el primer supuesto niegan haber agredido a la mujer y aseguran que esta se encontraba fuera del vehículo.

En el segundo caso, aseguran no haber utilizado ningún tipo de cuchillo y modifican la versión presentada por los testigos. “Estos chicos estaban en Buenos Aires y nos preguntaron por algún sitio donde comprar droga. Como allí ya no nos dispensaban, les animamos a ir hasta Pizarrales. Ellos nos dijeron que en este barrio no querían que se les viera porque tenían familiares, por ello, yo me ofrecí a coger su coche para llevar a cabo la transacción” afirmaba el acusado.

En cuanto al cuchillo, afirman la total ausencia de este "En ningún momento utilizamos un cuchillo. Yo tenía una navaja que había comprado horas antes, pero que no la utilicé en ningún momento. El cuchillo lo encontró la Policía en una cloaca que alguien habría puesto allí, pero no era nuestro"

La defensa pide la reducción de la condena (8 años para el varón y 7 para la mujer) al creer que la violencia e intimidación a ambas víctimas por las que se les acusa, son de un grado menor y que reiteran la falta de intencionalidad de la apropiación de ambos vehículos.  Del mismo modo, admite que los acusados son "víctimas del sistema enganchados a las drogas, tienen un hijo en común y quieren dejar atrás su pasado".

El juicio, finalmente, ha quedado visto para sentencia.

Comentarios
Lo más