La nueva capilla de la Universidad Pontificia galardonada a través de varios premios

La nueva capilla de la Universidad Pontificia galardonada a través de varios premios
La nueva capilla de la Universidad Pontificia galardonada a través de varios premios

La nueva capilla de la sede central de la UPSA ha sido galardonada en 'The Architecture Masterprize' 2018 y en el 'X Premio de Arquitectura de Castilla y León' 

La intervención realizada en la Capilla de la sede central de la Universidad Pontificia de Salamanca, por el arquitecto Pablo Guillén Llanos, ha sido reconocida por el sector a través de varios premios, publicaciones y exposiciones

La obra, inaugurada en septiembre de 2017, ha obtenido -en la categoría de Interior Design Award- el prestigioso premio internacional The Architecture Masterprize 2018 (Los Ángeles. EEUU) conseguido solo por cuatro arquitectos españoles y cuya entrega tendrá lugar el próximo mes de octubre en el Guggenheim de Bilbao. Además, este mismo proyecto ha sido objeto de un accésit en el X Premio de Arquitectura de Castilla y León, reconocido en 2018 por el Colegio Oficial de Arquitectos de León (COAL), el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este (COACYLE) y la Junta de Castilla y León.

Además de estos galardones, la Capilla ha sido objeto de análisis en diversas publicaciones especializadas tales como el catálogo Tiempo y Arquitectura de la Universidad de Valladolid (2019); el catálogo de la edición 2018 de The Architecture Masterprize; el catálogo del X Premio de Arquitectura de Castilla y León (2019); la revista del Colegio de Arquitectos de Valladolid (2018) y en la revista digital Plataforma Arquitectura (2018).

 MR 1109 1La Capilla de la UPSA también ha sido protagonista de diferentes exposiciones, como las muestras realizadas con motivo del X Premio de Arquitectura de Castilla y León en el Museo de Palencia (2018) y en la sede de COAL de Burgos (2019). Actualmente, se puede visitar en la Biblioteca Pública de Zamora y en 2020 está previsto que se dé a conocer en la sala de COAL de Salamanca.

Además de estas citas, hay que destacar la presencia de la obra en la exposición sobre Patrimonio en uso, llevada a cabo en 2017 en la Real Academia de Bellas Artes de Valladolid; la muestra de Arte Sacro de Pequeña Escala, celebrada en 2018 también en la Real Academia de Bellas Artes de Valladolid, y la exposición que en estos momentos está abierta al público en el Museo de la Universidad de Valladolid bajo el epígrafe Tiempo y Arquitectura.

Pablo Guillén Llanos (1983) es arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid (2009) y forma parte del estudio Amas4arquitectura, integrado por los también arquitectos Javier López de Uribe, Fernando Zaparaín, Fermín Antuña y Eduardo García.

Detalles técnico-arquitectónicos de la Capilla de la sede central de la UPSA

El proyecto partió de la decisión de realizar una intervención discreta, con tintes actuales que respetara el estilo singular del edificio donde se ubica. Las paredes de piedra de Villamayor contrastan con la piedra caliza, de Campaspero, con la que se creó un muro que articula todo el conjunto-acceso, sacristía y capilla, que reparte los espacios y recoge en su interior las necesidades de cada uno. Con esta piedra se creó también un zócalo perimetral corrido que organiza el espacio de la capilla, a modo de anillo abierto, donde la comunidad se coloca en forma de herradura, dirigida hacia el centro donde está ubicado el altar elevado. El espacio cuenta con elementos de madera maciza.

El altar, la sede y el ambón se han tratado como elementos exentos del suelo, como bloques de piedra natural apoyados, con sus imperfecciones y belleza natural.

El retablo se concibió con forma escenográfica, cuya pared del frente tuvo un tratamiento superficial rugoso que hace de fondo de escena y sobre la que se colocaron dos tallas de madera y el sagrario, obras del escultor Javier Martínez. Los tres elementos se unificaron en tres tablas de pan de oro que los realzan, obras del artista Francisco Orejudo. La tabla del Cristo cobra mayor protagonismo por su tamaño y por la policromía de la cruz realizada a través de la técnica del estofado. La cruz, al igual que el resto de piezas, tuvo una ubicación y proporción adecuada a la concepción espacial del conjunto de la obra. En el diseño del retablo se prestó especial atención a la escena representada, al tratamiento de la luz, a los materiales, a la proporción de sus elementos y al público universitario que actualmente lo frecuenta.

Comentarios
Lo más